Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos DOMINGO 15- -6- -2008 ABC Políticos versus Diccionario Los lingüistas y vigías de las palabras de la Real Academia Española consideran una barbaridad, un disparate morrocotudo que una ministra de Igualdad quiera desmembrar el lenguaje POR ANTONIO ASTORGA FOTO: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Evocando al inolvidable maestro de energía periodística Jaime Campmany- -que nos dejó huérfanos de talento el 13 de junio de 2005, el viernes hizo tres años- en Bibiana Aido el verbo irregular se ha hecho carne. Como en Rosa Conde, a la sazón portavoz del Gobierno de Felipe González, el pensador inglés Thomas Hobbes- -cuya obra Leviatán fundó la mayor parte de la filosofía política occidental- -se le transmutó en carne de Job, y al santo paciente bíblico le atribuyó una sentencia que Hobbes tomó de Plauto: Homo homini lupus El político a es un lobo a para la política lo político. Luego, pasa lo que pasa- -escribirá desde su séptimo cielo don Jaime- que llega un ministro de Cultura, Javier Solana, y anuncia que va a hacer entrega del catorceavo premio Mayte. Y se queda tan ancho. O nos abruma con su incontinencia verbal ante el Senado la ministra de Cultura Carmen Calvo confundiendo o no entendiendo la diferencia entre un ratón y el verbo dicois- ere, dixi dictum. Durante una sesión en la Cámara Alta, en febrero de 2005, Calvo fue interrogada por el senador popular Juan Van- Halen Acedo acerca de las medidas previstas por el Ejecutivo para frenar la crisis en el cine español que perdió muchos espectadores mientras gobernaba el PP periodo negro, Calvo dixit según leyó Van Halen. La ministra, en la réplica, se mostró ofendida por no haber sido llamada su señoría por el señorío diputado -diría el Libro gordo de Aído- -Van Halen, según la fórmula habitual, e increpó al senador diciendo que, para ella, él nunca será Van Halen Dixi ni Pixi será su señoría El linguista Manuel Seco La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, durante su comparecencia en el Congreso el pasado día 9 Porque los miembros y miembras de esta Comisión... miembra en el Diccionario de la Real Academia porque se utiliza en Iberoamérica ¿Que dice que debería estar miembra en el Diccionario? ¡Claro! Y debería haber junto a padre una ¡padra! también. Es un disparate morrocotudo. Inconcebible. Deberían hacerla dimitir solamente por eso. La Academia no puede admitir eso porque tendríamos que dimitir todos los académicos Luis Mateo Díez se incorpora a la membrana del debate Aído: Es una gran falta de seriedad, de sentido común, y de conocimiento de causa. Es entrar ahora en unas valoraciones léxicas de las terminaciones en- a y de las terminaciones en- o, y con un sentido que no está en la lengua clara. La lengua tiene mucha más naturalidad que las manipulaciones que se quieran hacer con ella Al escritor leonés le parece que la carga del Ministerio de Igualdad, doña Bibiana Aído- -en vez de cargo- -ha metido la pata. Hay que ser extremadamente cuidadosos. La lengua se merece un respeto. Yo creo que los femeninos y masculinos en la lengua están perfectamente determinados. Una salida de madre como la de miembra causa estupor desde quien lo dice. Yo creo que en el Ministerio de Igualdad tienen cosas más importantes que hacer, aunque no deja de ser estrambótico que haya un Ministerio que se llama de Igualdad. Parece que los ministerios encuentran las soluciones en la no- Naturalidad o manipulación La ministra Bibiana Aído, en una reciente comparecencia sostiene que no hay que tomarla en consideración (a la miembra del Gobierno Aído) porque los políticos no son nadie para imponer o proponer normas sobre el uso de la lengua. Si alguien dice una ocurrencia que ha tenido respecto a determinada palabra, pues allá él o allá ella con su palabra. Pero no tiene trascendencia. El uso es el uso, lo hacen los hablantes, no lo hacen los ministros Luego llega Felipe González, en su época de presidente de Gobierno, a una escuela extremeña y, al acariciar el pelo de un niño deslumbra: ¿Te llamas Héctor? ¡nombre bíblico! Los políticos hablan demasiado- -añade Manuel Seco- y como están en el escaparate y los periódicos y los medios de comunicación están siempre atentos a lo que dice cualquier político, pues ya lo que digan, sea bueno, malo o mediano, es objeto de comentario. Y a veces parece que los periodistas no tienen nada que comentar A otro maestro de la lingüística, Valentín García Yebra, el hecho de que una ministra se pierda por esos cerros de membresía en el Congreso lo considera una barbaridad ¿Qué opina sobre la sugerencia de su señoría Aído de que no estaría mal incluir la palabra Deberían hacerla dimitir Irene Lozano PALABRAS QUE HUELEN MAL a ministra Bibiana Aído se refuta a sí misma. Un día nos innova el español a bocajarro expeliendo un miembra maloliente, y al siguiente explica que ha traído el palabro de Centroamérica, donde, según su testimonio, todo el mundo habla de miembras y testigas. Sucede, por desgracia, que allí las muje- L res de a pie aran la tierra con un bebé colgado a la espalda. Centroamérica es posiblemente el lugar de mayor arraigo del machismo de toda la cristiandad, lo cual demuestra que duplicar el género gramatical no asegura la liberación de las mujeres, o bien que los gobernantes recurren a ese artificio cuando son incapaces de propiciar la igualdad real. Ellenguajees una sutil herramienta con la que inocular ideología; sin embargo, no creo que se halle agazapada en el uso del masculino como genérico. Más bien, habría que buscarla en expresiones como crimen pasional sustituida por violencia machista cuando la sociedad ya no contempla los asesinatos de mujeres como pertenecientes al ámbito íntimo de las parejas, si- no como fruto de la dominación. En realidad, el asalto al vocabulario más amenazador hoy es la simplificación deconceptos políticos complejos: en el discurso dominante, la democracia queda reducidaal sufragio; y lalibertad, a la delmercado. En cuanto a la igualdad, nos la están despojando de su promesa universal para restringirla al género, y más en concreto al gramatical. Y así, empequeñecida, comprimida en un pequeño sufijo que nunca erosionará las desigualdades realmente existentes, se empaqueta en colores vistosos, a mayor gloria delos expertos en marketing político. Forjadores de frases a mi sueldo los llamaba Napoleón. A ver qué acuñan ahora para disipar el retorno maloliente dejado por esa miembra que ara con su hija a la espalda.