Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ECONOMÍAyNEGOCIOS Finanzas DOMINGO 15 s 6 s 2008 ABC Al mal tiempo, buena Caja Una vez afianzados los clientes del mercado español y con una amplia red de oficinas, las cajas de ahorros españolas no han esperado para lanzarse a la expansión internacional y la captación de fondos POR CRISTINA JIMÉNEZ ORGAZ MADRID. ¿Cuántas formas hay de evitar una crisis crediticia mundial? Imposible saberlo. Sin embargo, el arte desplegado por las cajas de ahorros españolas para esquivar efectos nocivos puede darnos una pista. No en vano, el primer trimestre de 2008- -y pese a las turbulencias financieras mundiales- -el conjunto de las 45 cajas de ahorro que configuran la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha obtenido un beneficio de 2.806 millones de euros. Esto supone un 4 más que el mismo periodo del año anterior. El pasado mes, Juan Ramón Quintás, presidente de CECA, se desmarcaba de la cascada de datos económicos negativos afirmando que para las entidades que agrupa su institución, 2007 fue un año verdaderamente feliz, en el que se alcanzó el récord histórico de beneficios Algo que no están viviendo con idéntica suerte otras entidades del sistema financiero europeo. Pese al panorama internacional, las cajas no han dudado en aventurarse en la captación de recursos propios a través de formatos hasta ahora reservados a los bancos. Estos movimientos corporativos, orientados a propiciar un mejor posicionamiento de las cajas, se alejan de la conservadora gestión de años anteriores. De este modo, 2007 arrancó en el sector de las cajas con el inicio de la actividad de Cajasol, fruto de la fusión entre El Monte y Caja San Fernando. Habituadas a operar en el sistema andaluz, este movimiento supuso una mejora de la competitividad de cara al mercado español e internacional. Le siguieron otras operaciones como la de La Caixa, que al vender su participación industrial en Suez no sólo obtenía plusvalías de más de 2.000 millones sino que aumentaba su liquidez para reforzarse ante las turbulencias internacionales iniciadas con la crisis subprime en EE. UU. No dejó tiempo la entidad catalana para que el mercado asimilara esta desinversión cuando inició otra operación de importante calado. El 10 de octubre debutaba en Bolsa Criteria CaixaCorp, el holding que aglules- -5,66 -o Enagás- -5 Por su parte, Caja Madrid ha consumado recientemente sus planes para salir al exterior con la compra el pasado mes de abril del 83 del City National Bank of Florida. Esta expansión internacional le permitirá seguir con tasas de crecimiento que, por saturación, no puede obtener en el mercado español. En esto La Caixa vuelve a ser pionera, ya que en 2007 compró un 4 de Bank of East Asia- -del que ya tiene algo más de un 8 el quinto mayor banco por activos y la mayor entidad local independiente de Hong Kong. Sin duda, uno de los mayores riesgos asumidos por una caja es el de someter su gestión al escrutinio del mercado. La Caja de Ahorros del Mediterráneo, CAM, ha optado por esta opción, y en las próximas semanas emitirá al mercado cuotas participativas. Este instrumento financiero es similar a las acciones, aunque carecen de cualquier derecho político. Ya sean fusiones, cuotas participativas o salidas a Bolsa, las cajas de ahorros han apostado por movimientos estratégicos de riesgo, que sin duda tienen el respaldo de una eficaz gestión y altas cotas de solvencia. De otra manera estas entidades no habrían considerado someterse a las exigencias del Banco de España que ha puesto como condición para autorizar la expansión internacional que se sometan a la valoración del mercado concluye un experto financiero. Carmelo Tajadura Economista DEL MERCADO EL ESCRUTINIO No es díficil encontrar cajas, y no precisamente las grandes, que crecen a un ritmo de dos dígitos, entre ellas: -Caja Jaén: aumentó un 18 sus beneficios en los tres primeros meses del año. -Unicaja: obtuvo un 17,3 más que el mismo periodo de 2007- Caja Navarra: eleva un 16,2 el beneficio en lo que va de año. -Bancaja: incremento del 15,12 en el primer trimestre de 2008. -BBK: aumenta un 15,1 su beneficio entre enero y marzo de este año con respecto al anterior. Las que más ganan tina su cartera de participaciones empresariales. El mismo camino siguió Bancaja, aunque la salida a Bolsa de sus participadas se producirá previsiblemente este verano. Con ello, la caja de ahorros de Valencia, Castellón y Alicante quiere poner en valor parte de su cartera accionarial. La entidad posee participaciones significativas- -superiores al 5 en compañías que cotizan en el Ibex 35, como Iberdrola- -6,03 NH Hote- PRINCIPALES CAJAS DE AHORROS Recursos de clientes a 31 de diciembre 2007 Caja de Ahorros La Caixa Caja Madrid Bancaja CAM Caixa Catalunya Caja Galicia Ibercaja Unicaja Caja Sol BBK Millones de euros 187.450.603 126.006.855 64.883.458 56.873.881 49.179.171 36.190.822 35.012.851 26.517.269 23.626.477 ABC Distintas vías abiertas 20.724.323 a estructura de las cajas de ahorros en España, pertenecientes a una serie de instituciones públicas en casi todos los casos, les ha llevado a unos órganos de gobierno con un importante componente político. Ello no ha sido óbice, sin embargo, para que- -de manera continuada y durante muchos años- -las cajas hayan crecido más que los bancos, en un contexto económico expansivo. La imagen social de las cajas, sobre todo de cara a la clientela particular, y también su buena calidad de servicio, han constituido armas decisivas para ello. Pero, es verdad que la influencia política y la ausencia de un contraste de mercado sobre la bondad de su ejecutoria definen un contexto proclive a decisiones de gestión que, en algunos casos, pudieran no haber sido las más eficientes. Por ejemplo, la asunción de determinados riesgos no justificados económicamente, bien en forma de créditos o de participaciones accionariales; o quizás la excesiva concentración en algunos sectores o empresas; o, en fin, -en algunas entidades- -el excesivo peso de los gastos de transformación. Por tanto, un contraste objetivo por el mercado de la gestión de las cajas mejorará su comportamiento. Para ello, resultará útil el desarrollo de una figura ya existente pero no utilizada. Se trata de las cuotas participativas, que vienen a ser unas acciones sin voto pero con derechos económicos, a las que se retribuiría en función de los resultados de la caja. Cotizarían en Bolsa, de forma que el mercado establecería su precio (y, en definitiva, el de la propia caja de ahorros) en función de cómo se percibiera la ejecutoria de la entidad y sus perspectivas de futuro. Ello permitiría ese contraste de la gestión por parte del mercado, aparte de suponer un refuerzo de la mejor calidad para los niveles de capitalización de las cajas, muy conveniente tras una crisis financiera como la actual o, eventualmente, para una expansión. Se ha aducido también como posible vía para ese contraste de mercado la salida a Bolsa de los holdings de las cajas de ahorros en los que se ubican las participaciones empresa- L riales de estas entidades financieras. Sin embargo, esta es una solución muy parcial y poco válida ya que la evolución en el mercado de esos holdings será independiente de la mejor o peor gestión del negocio básico de las cajas de ahorro. Esa opción se está empleando más bien como una fórmula de obtener recursos sin perder el control de las participaciones, aunque vendiéndolas a bajo precio ya que los holdings cotizan con un fuerte descuento (al menos del 25 sobre el valor de los propios activos. En definitiva, sacar los holdings a Bolsa es una vía complementaria de la de las cuotas participativas, pero no alternativa. Entre los motivos que se han aducido hasta ahora para no emprender la emisión de cuotas participativas destaca el temor a que lleve a la privatización de las cajas. No es un argumento técnico sino político y la ausencia de derecho de voto lo invalida; aunque, la privatización no tendría por qué ser ningún anatema siempre que se preserve la obra social. Se aduce también que para las cajas, estos títulos resultarán más caros que otras emisiones, como las preferentes o subordinadas. No puede ser de otra manera, porque también suponen mayor calidad como recursos propios. Además, cotizarán con descuento sobre el PER de bancos comparables al no tener derecho de voto y carecer del elemento especulativo de aquellos. En todo caso, se trata de un instrumento de inversión complejo y novedoso para los inversores. Por ello, las cajas deberán realizar esfuerzos de marketing antes de emitirlas. Y, desde luego, no colocarlas indiscriminadamente a clientes sin cultura financiera que no sepan realmente lo que están adquiriendo. Probablemente, habrá que esperar al fin de la crisis financiera actual para que se puedan producir emisiones significativas. En definitiva, las cajas de ahorros tienen que someter su gestión al escrutinio del mercado. Cuando la actual crisis financiera quede atrás sería conveniente generalizar las cuotas en el subsector de cajas de ahorros, porque representan el medio ideal para ello. Adicionalmente, esta fórmula supondría una vía muy interesante para captar recursos propios que, sin duda, serán necesarios. Cuando la actual crisis financiera quede atrás sería conveniente generalizar las cuotas en el sector de cajas