Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA DOMINGO 15 s 6 s 2008 ABC Alex no irá el lunes, es un violador Hincha del Español y buen trabajador. Así define su último jefe a Martínez Singul, el segundo violador del Ensanche, ya en prisión. ABC reconstruye sus últimos meses de camarero respetable POR JANOT GUIL FOTO ELENA CARRERAS CARDEDEU (BARCELONA) A la una del mediodía, José Mendoza está en hora punta. Ya asoman por la puerta de su bar- restaurante, el Can Canyes de Cardedeu (Barcelona) una cuadrilla con aspecto de pintores de brocha gorda dispuestos a zamparse su menú antes de volver al tajo. Trabajadores, el tipo de clientes que habitualmente llenan las mesas que son servidas por el propio José, su hijo y, hasta el lunes pasado, por el segundo violador del Ensanche Alejandro Martínez Singul. Increíble. Nos hemos llevado un palo enorme al enterarnos de quién era. Nos ha caído un jarro de agua fría explica José a ABC, mientras supervisa la puesta en escena de platos y manteles para dar de comer a los hambrientos. No tengo mucho tiempo porque es mala hora, tenemos trabajo espeta de entrada al periodista que acude a su local. Mas luego, a los pocos segundos, se suelta. Necesita explicarlo. Aunque nunca alcance a comprenderlo. Comenzó a trabajar aquí hace tres meses. Su novia, que hacía la limpieza en un casa al lado de otro bar que tengo, se enteró de que buscaba un camarero y él se presentó aquí. Me dijo que se llamaba Álex Martínez y que había trabajado de camarero en un bar de Barcelona. No presentó ningún currículum, aunque no me importó. Le di unos días de prueba y enseguida demostró que tenía experiencia en servir recuerda José, que no duda en elogiar a su ex empleado. Era un número uno. Trabajaba muy bien. Precisamente ahora se le terminaba el contrato de tres meses y ya tenía decidido renovarlo explica Mendoza, que le pagaba en total unos mil euros al mes. En cuanto al trato personal, su ex jefe retrata a Martínez Singul, de 42 años, como una persona correcta, educada, con la que solían hablar, en los Bar de Cardedeu donde el violador servía comidas poco antes de ser detenido. Arriba, imagen de Alejandro Martínez Singul descansos del trabajo, de fútbol Era del Español Alejandro Martínez Singul recaló en el restaurante de José hace tres meses, tras un largo camino de sobra conocido. Cumpliendo estrictamente la ley, pudo saldar con 16 años una condena de 65 por más de una decena de agresiones sexuales a niñas y adolescentes; y abrazó la libertad en mayo de 2007, pese a que se alertó de que no estaba rehabilitado. Huyendo del acoso mediático, llegó a Perpiñán (Francia) donde residió en un piso tutelado por una congregación religiosa que ayuda a ex presidiarios. Vigilado de cerca por los Mossos d Esquadra. un piso de Cardedeu (Barcelona) donde vivía junto a su pareja sentimental, María Ángeles, y la madre de ésta, Rosa, viuda. Me enteré de su detención al día siguiente recuerda José. Le esperábamos para entrar a trabajar y me llamó por teléfono su novia. Me dijo: Álex no vendrá a trabajar porque ayer le detuvieron y no sabemos por qué No le pedí más explicaciones dice Mendoza, quien ató cabos cuando su mujer le informó a las pocas horas de que la tele y los periódicos contaban que el día antes habían detenido a un famoso violador en Cardedeu. Cuando vimos su imagen por la televisión y le reconocimos, nos quedamos de piedra A juzgar por sus acciones, el segundo violador del Ensanche no ha cambiado por dentro en los últimos 17 años, aunque sí, y mucho, por fuera. El enjuto joven con gafas y cabello que posaba en 1991 para la Policía, ha mudado en un hombre de 42 años obeso, calvo y con perilla. Un cambio de look inevitable o intencionado, que, unido a un comportamiento correcto, le sirvió para pasar desapercibido en Cardedeu, una apacible población de 17.000 habitantes. No se sabe si todo su pasado era una incógnita para su pareja sentimental y la madre de ésta, o quizás sólo una parte. Con todo, se explica que Alejandro conoció a María Ángeles por carta cuando él estaba en prisión; y que cuando le vinieron a detener los Mossos el pasado lunes musitó a su novia: Esto es por aquello de Francia También circula una versión según la cual el contacto por carta entre el violador y su novia fue fruto de un programa de rehabilitación que consiste en que agresores sexuales que cumplen condena se carteen con víctimas de estos abusos. Ni María Ángeles, una mujer de unos cuarenta años que trabaja haciendo labores de limpieza en Correos y en otras partes, ni su madre, Rosa, aportan luz sobre el caso. Parapetadas en su piso, responden con silencio al acoso mediático. No queremos decir nada. Gracias replicó Rosa, a través de la puerta cerrada de su casa, cuando ABC llamó al timbre. Una monja que le cuidó en prisión fue quien alertó a los Mossos de que Singul había reincidido Tres meses de camarero Revelación de una monja Al parecer, una monja de esta congregación, la misma que cuidó a Singul durante su presidio y le acompañó a Perpiñán, fue quien reveló a los Mossos- -que la llamaban periódi- camente- que el ex recluso había vuelto a la senda del horror. Según confesó el propio Singul a la religiosa, poco más de un mes después de llegar a Francia había abordado a una niña en unos lavabos públicos, enseñandole sus genitales. Juzgado por este caso enFrancia- -en su ausencia porque el violador regresó a España tras cometer esta agresión- -se le condénó a un año de cárcel que cumplirá ahora, en nuestro país. El lunes pasado por la tarde los Mossos cumplieron el mandato de la justicia francesa y detuvieron a Martínez Singul en Una incógnita Un cambio físico que facilitó el anonimato No es de extrañar que en los próximos meses afloren más denuncias por agresiones sexuales cometidas por Alejandro Martínez Singul tras salir de la cárcel, en mayo de 2007. La difusión en algunos medios de su aspecto actual- obeso, con perilla y calvo- que contrasta con la imagen de su ficha policial de 1991, puede contribuir a que alguna víctima suya le reconozca. De hecho, ya ha ocurrido. La denuncia por un intento de agresión cometido por él en una estación de tren de Barcelona el pasado mayo, que ahora se investiga, ha sido propiciada porque la víctima, una joven, reconoció a su agresor tras ver estos días su nueva imagen.