Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14 s 6 s 2008 SALUD 91 TRABAJAR CON CÁNCER DE PIEL Hay quien se trata un cáncer de piel y lo primero que pregunta es cuándo podrá volver a tomar el sol nológico de la piel, sin toxicidad ni efectos secundarios. -Lo que tenemos ahora es real. Ya tenemos trabajos que demuestran que no solo protege frente al eritema solar sino frente a las mutaciones producidas por las radiaciones ultravioletas, lo que pasa es que es más difícil de medir. También hemos demostrado que preserva la morfología y el número de estas células de inmunovigilancia, las que rechazan las células mutagénicas que pueden degenerar en un cáncer. Este mes hemos publicado un estudio en el que demostramos que el extracto de helecho favorece la fotoinmunosupresión. Y ése puede ser el mecanismo que inhibe parcialmente el desarrollo de cáncer cutáneo. ¿Y por qué no despega? Salvador González observa una lesión sospechosa de la piel en su consulta de Madrid Los productos de protección solar deberían estar financiados Salvador González s Dermatólogo en el Sloan Kettering Cancer Center Este militante contra el sol ha hecho de la lucha contra el cáncer de piel una prioridad en su vida. Prevención y protección son las dos palabras que más repite, sobre todo cuando está en España donde el bronceado aún se considera un estado saludable POR N. RAMÍREZ DE CASTRO FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. El dermatólogo Salvador González vive a caballo entre Madrid y Nueva York. Al otro lado del Atlántico encontró el apoyo para protagonizar investigaciones punteras. Desarrolló una técnica pionera que permite realizar biopsias de lunares sin bisturí y halló una fórmula para prevenir los efectos de la radiación solar con una pastilla. En Nueva York forma parte del equipo directivo de Dermatología del Sloan Kettering Cancer Center, uno de los centros oncológicos de mayor prestigio. En Madrid compagina la atención de pacientes con la asesoría a los hospitales Ramón y Cajal y La Princesa. Allá donde esté habla de sus enemigos: el sol y el cáncer de piel. -Pero no protege frente al melanoma, el cáncer más peligroso. ra protegernos todo el año? Sobrevivir al sol Factor 20 todo el año. La mayor parte de las radiaciones dañinas se absorben fuera de las vacaciones. Fotoprotección oral: Como el Polypodium leucotomos que combate el cáncer de piel. Debe combinarse con cremas solares. No ahorre crema: Désela siempre 20 minutos antes de tomar el sol y con la piel seca. Sea generoso, repita cada 3 horas. -El precio de las cremas con filtro solar tampoco anima a usarlas. ¿Una buena medida de prevención sería contar con una financiación pública, como si fuera un medicamento? -Sí, si no se financia totalmente, al menos en parte. En población de riesgo, con piel muy blanca, antecedentes de cáncer o con enfermedades que se agravan con la luz solar, debería formar parte de los productos que se utilizan para la salud de su piel. La verdad es que los productos son caros y si queremos aplicar la cantidad suficiente, necesitaríamos un bote completo, unos 50 mililitros para un día. Nadie lo hace. -Sin duda. Nos incomoda la quemadura solar, la que produce la radiación ultravioleta B. Pero la ultravioleta A produce un daño silente que está presente todo el año. También en días nublados o cuando estamos en el interior del coche. -Tenemos asumido que hay que hacerse una mamografía para detectar a tiempo el cáncer de mama. En el cáncer de piel, ¿basta con la autoexploración? -Sí ayuda, pero son más útiles las visitas periódicas al dermatólogo. Igual que se va al dentista para controlar caries que no se sienten, que no producen dolor, habría que hacer visitas periódicas al dermatólogo. Bastaría con una cita anual, si no hay especial riesgo. -El melanoma es otro tipo de cáncer. En este caso el principal factor de riesgo es genético sumado a la radiación ultravioleta. Un fotoprotector solar ayudaría en lo que compete al factor causal desencadenante. Pero el factor genético está allí, si el paciente tiene una mutación que da lugar al melanoma ese riesgo esta ahí. -Existe una mejor educación pero aún es deficitaria. El tratamiento preventivo por excelencia son los fotoprotectores tópicos y tienen limitaciones. Por ejemplo, en el envase no nos indican que deberíamos aplicarlo 20 minutos antes de exponernos al sol, ni la cantidad para que sea efectivo. -Ambas cosas. A mi consulta vienen pacientes a tratarse de un carcinoma y lo primero que me preguntan es cuándo po- -Sabemos que el sol es peligroso, pero buscamos el bronceado. ¿Qué debe cambiar para mejorar la prevención? drán volver a tomar el sol tras la cirugía. Nos queda mucho que aprender de otros países más sensibilizados como Australia. -Debería ser una parte de una asignatura. La radiación solar la tenemos todos los días del año y buena parte del día. Nos protegemos más durante las vacaciones, pero dos tercios de la radiación solar los sufrimos en época no vacacional. -Hay investigaciones que advierten de que el exceso de celo contra el sol también favorece un déficit de vitamina D, implicado en otros tipos de cáncer. ¿Debemos aprender a temer el sol desde la infancia? -Ha patentado un extracto de helecho que protege por vía oral. ¿Cómo actúa? ¿Falla la información más que el gusto por estar bronceado? -En un país mediterráneo como el nuestro ¿deberíamos aplicarnos productos con filtro solar pa- -Funciona como un doble protector solar: aumenta la tolerancia solar y protege el material genético de la piel. Al entrar en contacto con la radiación reduce el riesgo de eritema y protege el sistema inmu- -Sí, es un tema muy controvertido. Lo que está claro es que el sol produce cáncer y verdaderamente la cantidad que necesitamos de vitamina D es muy pequeña. Con que expongamos las manos o los brazos al sol unos diez minutos nos basta para obtener los dosis de vitamina D necesaria. Además siempre se pueden tomar suplementos de vitamina D sin ponernos en riesgo. Más información www. mskcc. org