Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE XLSemanal unque la climatología haya convertido el verano en un artículo de fe, ya estamos a las puertas. Así que mañana podemos hacer planes con la guía del especial que ha preparado XL Semanal, el suplemento que se ofrece con ABC, lleno de propuestas: lo último en ropa de baño, cómo renovarse antes de las vacaciones, cuáles son las mejores compras de la temporada y, sobre todo, dónde ir: qué rincones naturales son los más atractivos (nos los descubre un experto en documentales) qué destinos los más interesantes y nuevos... Para los estresados, nada como las Islas Vírgenes... y para los urbanitas, Nueva York, siempre Nueva York. Y hay más cosas: los DÍAS DEJÚBILO La grave juventud uando éramos chicos, la gravedad parecía patrimonio de los viejos y la vejez se asociaba a la cuarentena. De ahí en adelante, la suerte diría cuánto podría durar. La juventud, o su tópico, era la liviana alegría de vivir. Esta anticuada visión de las cosas ocupó mi memoria mientras contemplaba unos anuncios de modas y perfumes con modelos muy jóvenes. Suelen tener una severa seriedad. Las chicas parecen mirar fijamente a un profesor de filosofía que les asesta una explicación sobre Heidegger. Los muchachos aparentan considerar una conferencia de mister Bernanke o monsieur Trichet sobre la crisis financiera mundial. Fue entonces cuando corregí mi apresurado recuerdo. A los de mi quinta nos tocó ser jóvenes en los sesenta: amor a la revolución, a las exposiciones con arte de neovanguardia, los embrollados filmes de la nouvelle vague las guerras coloniales de Vietnam y Argelia y el primer sacudón petrolero. Recalifiqué lo recordado: éramos graves, quizá A punto de verano C A Blas Matamoro secretos de una vuelta al mundo en esos ambicionados años sabáticos las experiencias maternales de Jennifer López, la buena estrella de Charlize Theron... no tanto como los modelos de Boss y de Armani, ni tan guapos ni tan bien vestidos. Tal vez tengan razón los ceñudos anunciantes. Un joven, hoy, puede estar pensando en las arenas movedizas de su mundo: ocupaciones inestables, hipotecas basura, el petróleo bailoteando sus precios en las pizarras de los mercados, el Euríbor idem de lienzo, las guerras interminables de Irak, Somalia, Sudán... Y, sobre todo, un largo futuro, una pesada extensión de años, días y horas para asumir y resolver. ¿Se habrán invertido las calificaciones y resultará que los veteranos llevamos la parte ligera de la vida? En cualquier caso, nos queda menos que asumir y resolver. Pisamos, o creemos pisar, con mayor seguridad las arenas movedizas que nos sostienen. Desde luego, podemos contar más historias, batallitas reales o inventadas. La vida nos ofrece menos caminos para seleccionar no porque no veamos todos los existentes sino porque si algo nos ha dejado la experiencia es saber por dónde no conviene enfilarse.