Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Golpe de Irlanda a la construcción europea Frank- Walter Steinmeier Ministro alemán de Exteriores Naturalmente que estamos decepcionados, es un duro golpe. Sin embargo, estoy convencido de que necesitamos este tratado. Por lo tanto, seguimos con nuestro objetivo de que entre vigor. El proceso de ratificación del Tratado de Lisboa debe continuar Franco Frattini Ministro italiano de Exteriores Ha sido sin duda un varapalo a la construcción europea, que en estas condiciones no permitirá adoptar decisiones esenciales sobre seguridad, inmigración, la política energética o la defensa del medio ambiente. El camino de la integración europea no debe sin embargo frenarse SÁBADO 14 s 6 s 2008 ABC Inquietud en todo el continente Jean- Pierre Jouyet Viceministro francés para Europa Personalmente estoy hundido. Hay que levantar acta de la decisión del pueblo irlandés y respetarla, pero al mismo tiempo debemos lamentarnos por ella. Las prioridades de la presidencia francesa para su semestre no se verán sin embargo afectadas El tratado no está muerto El presidente de la Comisión esboza un camino que salve el Tratado de Lisboa a través de un atajo pactado con el Gobierno irlandés. El Consejo Europeo de la semana que viene será clave ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. Trece y viernes, una combinación que a los españoles no nos dice gran cosa, pero que en el resto de Europa es señal de día de mala suerte para unos o de buena para otros. En Bruselas, lo único importante es que era viernes y eso significa que de las instituciones europeas salen huyendo como todos los fines de semana, miles de funcionarios y ni siquiera la confirmación del temido no de los irlandeses cambió ese panorama tan habitual. Prácticamente el único que se quedó fue el presidente de la Comisión José Manuel Durao Barroso, que como se esperaba salió a la sala de prensa a decir que como representante de una institución que apoyaba el Tratado esperaba otro resultado pero que a pesar de las apariencias el Tratado de Lisboa no está muerto y que lo mejor sería que los ocho países que aún no lo han hecho siguieran con el proceso de ratificación como si no pasara nada. Los gobiernos de Francia y Alemania publicaron un comunicado conjunto que recoge el mismo espíritu: continuar con el proceso de ratificaciones y buscar con el Gobierno irlandés una solución específica para remontar este resultado. Para Barroso, lo más importante es que el voto negativo no ha sido un voto contra Europa sino que cree que se puede consolar pensando que hasta los partidarios del no han explicado que su postura no tenía nada en contra de la pertenencia de su país a la Unión. Uno de los eslóganes más efectistas de la campaña del no se ha basado precisamente en el hecho de que puesto que Irlanda ha obtenido hasta ahora tales ventajas de su pertenencia a la UE bajo las estructuras actuales, por eso mismo lo más razonable desde ese punto de vista ha sido dejar las cosas como están. En la misma sala de prensa en la que hace tres años declaró que el proyecto constitucional se congelaba después del rechazo francés y holandés, el presidente de la Comisión afirmaba ahora que lo más importante es que el proceso continúe ahora. Con Irlanda ya son 19 los países que se han pronunciado, y solo uno lo ha hecho en contra de la ratificación. Es justo que se dé la oportunidad a los demás de expresar su opinión Al fin y al cabo, el Tratado ha sido firmado por los gobiernos de los Veintisiete y por ello Barroso persiste en su opinión de que se trata de una responsabilidad que obliga a todos los gobiernos a buscar una solución. La semana que viene se cele- Países que han ratificado el Tratado Países donde el procedimiento de ratificación está en marcha REINO UNIDO Suecia: Voto del Parlamento, noviembre 2008 Finlandia: Voto del Parlamento, otoño 2008 Estonia: Voto del Parlamento, verano 2008 LETONIA Irlanda: Referéndun, vence el NO Bélgica: Voto del Parlamento, julio 2008 Holanda: Voto del Parlamento, otoño 2008 España: Voto del Parlamento, otoño 2008 DINAMARCA LITUANIA POLONIA ALEMANIA Rep. Checa: Voto del Parlamento, otoño 2008 ESLOVAQUIA FRANCIA AUSTRIA HUNGRÍA RUMANÍA BULGARIA ESLOVENIA LUXEMBURGO PORTUGAL Italia: Voto del Parlamento, otoño 2008 GRECIA MALTA Chipre: Voto del Parlamento, verano 2008 ABC Solución en común El presidente del Ejecutivo comunitario es partidario de que prosiga el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa en el resto de los estados miembros, como si no hubiera pasado nada Para Durao Barroso, el camino para encontrar una solución comienza por escuchar primero al Gobierno irlandés, que deberá explicar a sus colegas de los 27 las razones por las que sus ciudadanos rechazaron la Constitución bra el Consejo Europeo que pone fin a la presidencia eslovena y los jefes de Estado y Gobierno tendrán que devanarse los sesos para determinar el camino a seguir. La pista que daba Barroso ayer es que lo mejor sería escuchar primero al Gobierno irlandés para que explique el mensaje de los que han dicho que no es decir, que exponga cuáles pueden ser las fórmulas para contentarlos y lograr que acepten el Tratado. No sé lo que hay que hacer ahora, pero lo que sea hay que contemplarlo con el Gobierno irlandés Lo que no quiso hacer fue especular sobre la posibilidad de que ese camino pueda llevar a una repetición del referéndum en Irlanda, tal como ya sucedió con el Tratado de Niza al que por cierto debería sustituir el de Lisboa. Lo único claro para el presidente de la Comisión es saber que el no no sirve para resolver los problemas institucionales que tiene la Unión Europea lo que se interpreta como un enunciado equivalente a decir que la situación no puede quedarse como está en estos momentos y que de todos modos considera que la UE está obligada a organizarse de otra manera. Barroso no ha aceptado ninguna responsabilidad por el fracaso de un referéndum en el que la UE se jugaba tanto. Sobre su actitud prácticamente clandestina en todo el proceso que ha precedido al referéndum, se defendió con el curioso argumento de que las autoridades irlandesas le habían pedido que no hiciera campaña electoral, lo cual es ya bastante revelador sobre todo lo que los gobernantes creen de la opinión que tienen los ciudadanos sobre las instituciones europeas. Yo no puedo aceptar ninguna responsabilidad ni para la Comisión ni para el Parlamento Europeo se limitó a decir Barroso.