Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14- -6- -2008 El Papa agradece a Bush su defensa de los valores morales fundamentales 33 Los tories aprovechan y piden una consulta en el Reino Unido El Partido Conservador exige que se paralice la tramitación del Tratado y se respete la decisión de los irlandeses E. J. B DUBLÍN. El rechazo al Tratado de Lisboa en el referéndum irlandés ha dado alas a los euroescépticos de otros países, singularmente del Reino Unido, donde el 64 por ciento de la población reclama poder pronunciarse en las urnas como ha hecho Irlanda. Según una reciente encuesta realizada por la BBC, en esa hipotética consulta popular, el 40 por ciento votaría en contra y el 32 a favor. El Partido Conservador británico, que no ha conseguido forzar la celebración de un referéndum propio, planteó ayer, nada más proclamarse los resultados de Irlanda, que se paralice la ratificación del Tratado de Lisboa en los países en los que aún no ha sido respaldado por los parlamentos nacionales. En el caso del Reino Unido, donde el proceso se encuentra ahora en la Cámara de los Lores, pidió la inmediata paralización de la tramitación. El Tratado debía entrar en vigor el 1 de enero del próximo año. Sólo los irlandeses han tenido la oportunidad de dar a conocer su opinión. Si la democracia significa algo en la Unión Europea, la decisión de los irlandeses debe ser respetada indicó William Hague, responsable de Exteriores de los tories Para el líder del partido, David Cameron, no escuchar a los irlandeses es arrogancia Otras voces de diputados conservadores corearon que el Tratado de Lisboa está muerto do de Lisboa ha proclamado Downing Street. Pero el premier ha dado esas garantías con la boca pequeña, sin grandes alabanzas al Tratado de Lisboa, que en su día firmó de tapadillo, consciente de su poca aceptación entre los británicos. Brown llegó tarde a la cumbre portuguesa para no tener que participar en la firma solemne, y estampó luego la rúbrica en solitario sin la atención de las cámaras. AP La presión sobre el primer ministro, Gordon Brown, se produce cuando éste ha asegurado a otros dirigentes europeos que mantendrá firme su compromiso de ratificación, a menos que en el Consejo Europeo de jueves y viernes de la próxima semana se acuerde otra posición conjunta. Es intención de este Gobierno completar el programa legislativo que ha empezado en relación al Trata- Programa legislativo Brown controla la mayoría en el Parlamento (los Comunes rechazaron en marzo la convocatoria de un referéndum; los Lores, aunque por menos amplitud, hicieron lo propio este miércoles) pero la sorpresa la puede dar la Justicia. El Tribunal Superior debe pronunciarse sobre la denuncia de un millonario inglés, Stuart Wheeler, que exige que el Gobierno cumpla su palabra, pues Tony Blair prometió un referéndum sobre la Constitución europea. Brown alega que el Tratado de Lisboa no es la Constitución, pero el asunto queda a la libre interpretación de dos jueces. Esta semana se han reservado su veredicto, probablemente esperando los acontecimientos en Irlanda. Recurso judicial