Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 14- -6- -2008 ABC RESULTADO DEL REFERÉNDUM 46,6 %53,4 SÍ NO 53,1 Participación El no irlandés al Tratado vuelve a bloquear la integración europea La mayor participación en las urnas que en consultas anteriores complica la repetición del referéndum EMILI J. BLASCO ENVIADO ESPECIAL DUBLIN. Los dirigentes europeos se apresuraron a abrir ya ayer las rondas de contactos para intentar salvar el proceso de reforma de la UE tras el revolcón del referéndum de Irlanda. No por temidos, los resultados de la consulta irlandesa sobre el Tratado de Lisboa dejaron de recibirse con profunda decepción por todos los Gobiernos europeos y la Comisión. No va a ser fácil una salida del atolladero. No está claro en absoluto hacia dónde hay que ir trasladó el Ejecutivo irlandés a Bruselas. La difícil situación no tiene rápido arreglo proclamó el primer ministro, Brian Cowen. Dublín, en cualquier caso, quiso descartar cualquier posibilidad de una Europa de dos velocidades. El Tratado de reforma fue rechazado por el 53,4 por ciento de los votos, frente a un apoyo del 46,6 por ciento. La victoria del no fue por un margen de 109.964 papeletas, al conseguir 862.415 frente a las 752.451 del sí El pronunciamiento de los irlandeses fue claro, remarcado por una significativa participación del 53,1 por ciento, una de las más altas registradas en Irlanda para un referéndum, lo que complica una repetición de la consulta popular. Contrariamente a lo que se había especulado, la disminución de la abstención no benefició al sí sino al no No fue el sector de la ploblación más radicalmente en contra del Tratado de Lisboa, que en cualquier caso pensaba a acudir a las urnas, el que inclinó la balanza, sino la banda ancha central de la sociedad movilizada durante al campaña. Tampoco fueron solamente las áreas rurales, donde es posible que se impusieran los argumentos más simplistas contra Lisboa, las que lideraron el rechazo, sino que en la mayoría de los distritos de Dublín triunfó también el voto contrario, llegando al máximo del 65,1 por ciento en una de sus áreas. En el conjunto de la capital, el no obtuvo el 51 por ciento de los votos, frente al 49 por ciento del sí El Gobierno irlandés resolvió una situación similar respecto al anterior Tratado de Niza con un nuevo referéndum. En 2001, con una participación de sólo el 34,6 por ciento, los irlandeses votaron en contra de Niza. Una nueva negociación con Bruselas permitió introducir algunas variaciones al texto y convocar una nueva consulta popular, justificada también por la necesidad del pronunciamiento de mayor número de irlandeses. En el referéndum de 2002, la participación ascendió al 48 por ciento y el Tratado de Niza quedó aprobado. El Gobierno irlandés acepta su derrota pero reafirma el compromiso del país con Europa ¿Cómo vamos a ir a negociar (a Bruselas) cuando los otros 26 países están con el texto? se pregunta el ministro irlandés Quienes esta vez defendían el voto negativo como una nueva ocasión para reenviar el texto a Bruselas y renegociar cláusulas más favorables a Irlanda- -ésa fue la principal carta jugada por el bando del no -pueden haber muerto de éxito. Su argumento ha convencido a tantos que al final pueden ser excesivos por hacer poco justificable una nueva votación. Incluso aunque ésta finalmente se produjera, la campaña no podría ser muy distinta, pues muchas de las demandas en realidad ya están atendidas en el Tratado de Lisboa en forma de salvaguardas y vetos reconocidos a Irlanda. El primer ministro ha recibido ahora el mandato de ir a Nueva negociación Un irlandés lee la noticia del no en el referéndum Europa a negociar otra vez insistió en cualquier caso Declan Ganley, el empresario que con su plataforma Libertas ha llevado en buena parte la voz cantante contra Lisboa. El Gobierno de Dublín admitió que la gente se había pronunciado de forma distinta a como reclamaba tanto el Ejecutivo como la mayoría de los partidos, las cúpulas sindicales y empresariales y las instituciones. Pero habida cuenta de que los contrarios al Tratado de Lisboa no desean una salida de la UE, ¿cómo gestionar el no El ministro para Europa, Dick Roche, indicó que no está claro en absoluto hacia dónde hay que ir ¿Cómo vamos a ir a renegociar si los otros 26 países están con el texto? se preguntó, recordando que 18 Parlamentos nacionales han ratificado ya el Tratado y que el resto puede seguir adelante con el proceso a pesar de lo ocurrido en Dublín. La ronda de declaraciones fue cerrada por el primer ministro, Brian Cowen, quien indicó que la UE no debería actuar de modo inmediato sino tomarse una pausa para reflexionar. Añadió que la situación no es nueva y que siempre la UE ha sabido salir adelante. Cowen defendió que la voluntad expresada por los irlandeses no era la de apartarse de la UE y expresó el compromiso de su país a seguir en el corazón de Europa, sin querer quedar al margen en una Unión de dos velocidades. POSIBLES SALIDAS AL LABERINTO OPCIÓN 1 OPCIÓN 2 OPCIÓN 3 Los irlandeses buscan su propia solución Los demás países de la Unión Europea ratifican el Tratado de Lisboa e Irlanda busca la fórmula para aprobar la ratificación en un segundo trámite, referéndum o no, tal como sucedió con el Tratado de Niza actualmente en vigor Contagio del no y fracaso del Tratado Los que ya preveían una ratificación difícil fracasan también o aprovechan la situación para eludirla, pero cargando la responsabilidad sobre los irlandeses. La aplicación del Tratado de Lisboa es imposible Una Europa de dos velocidades La idea de una reforma institucional a 27 se abandona por el mecanismo de cooperaciones reforzadas y la llamada Europa a dos velocidades opción que está liderada por un grupo de países pioneros.