Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 13 s 6 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 89 Radiohead seducen a 20.000 personas con sus experimentos en el filo del rock DAVID MORÁN BARCELONA. Mucho ha llovido desde que Radiohead andaban por el mundo mirándose la puntera de los zapatos y trenzando himnos para inadaptados. Los británicos, epítome del rock con gancho popular y vocación experimental, son ahora una banda capaz de revolucionar el mercado discográfico, justificar la existencia de un festival hecho a su medida y mantener en vilo a algo más de 20.000 personas, según datos de la organización, con sus tirabuzones experimentales y sus saltos al vacío de la vanguardia. Cinco años después de su última visita a España, los de Oxford reaparecieron anoche en el Fòrum de Barcelona para poner el broche al festival Daydream y exhibir en directo todas las mutaciones que la banda ha venido sufriendo durante los últimos años. Así, de 15 Step a Planet Telex Thom Yorke y los suyos se dedicaron a descifrar ese jeroglífico en el que se ha convertido su discografía mientras el escenario exhibía un exquisito diseño de luces formado por centenares de tubos luminosos que colgaban del techo y una pantalla fragmentada proyectaba imágenes de cada uno de los miembros del quinteto. Los últimos restos de luz diurna acompañaron el inicio de un concierto que se fue abriendo camino a través de las melodías abstractas y tenuemente sintetizadas de In Rainbows álbum con el que la banda reivindica su presente interpretándolo de forma íntegra y que, en su escala barcelonesa, se convirtió en la brújula para moverse a través de la jungla de guitarras afiladas, teclados etéreos y voces sobrecargadas emocionalmente. A partir de ahí la banda no tuvo más que encajar las piezas de Airbag Pyramid Song Optimistic Lucky There There y Paranoid Android para, como quien cambia de careta, modular sus emociones y conseguir sonar intensos, dramáticos, abstractos, barrocos, progresivos e incluso ortodoxos, como ocurrió con The Bends rescate de uno de sus primeros trabajos. Con todo- -y antes de que el traqueteo electrónico de Idioteque marcara uno de los puntos álgidos de la noche- -el clímax de la velada llegó con The National Anthem con todo el escenario teñido de rojo y la batería abriéndose paso a través de voces sampleadas de informativos en castellano y catalán. Tengo la suerte de atrapar a lectores de todas las edades Cornelia Funkes Escritora La autora, conocida como la Rowling alemana presenta estos días en la Feria del Libro Madrid el volumen que cierra su trilogía Mundos de tinta POR LUCÍA DORRONSORO FOTO: SIGEFREDO MADRID. Cornelia Funke (Alemania, 1958) visita este año por primera vez la Feria del Libro de Madrid y lo hace para presentar Muerte de tinta (Siruela) la tercera parte y el esperado punto y final de su trilogía de literatura fantástica Mundos de tinta aunque durante la rueda de prensa previa a esta conversación dejó en el aire la enigmática posibilidad de un continuará Risueña, seductora y tan alemana en su aspecto como en sus márgenes horarios- -sólo quince minutos de entrevista- la escritora firmará mañana ejemplares en la caseta de Ediciones Siruela. Eloy Urroz, autor mexicano del crack: Me encanta desafiar al lector I. RISCO MADRID. Lo cortés no quita lo valiente y, menos aún, lo irreverente. Eloy Urroz (Nueva York, 1967) miembro de ese grupo de escritores mexicanos que se hacen llamar la generación del crack -a la que pertenecen también autores como Jorge Volpi e Ignacio Padilla, y que buscó, con un sonado manifiesto en 1996, romper con la portentosa herencia literaria del boom latinoamericano- -indica con placer cuáles son las principales deudas de su última novela, que presenta durante estos días en Madrid. Fricción (Alfaguara) señala el autor, es un homenaje al boom Y pertenece- -añade- -a la estirpe de Cervantes y, sobre todo, de Rabelais Con esas palabras brinda Urroz, por último, las claves para entender el libro, una obra irreverente, lúdica, que busca deliberadamente la interacción con el lector. Me interesa hacer una literatura que yo llamo libérrima carnavalesca, que recuerde a la novela desaforada y experimental de los años 50 en América Latina dice Urroz. La irreverencia es una constante en el libro, no sólo por los truculentos episodios de las fricciones constantes y a menudo carnales entre los seres humanos, sino por las llamadas de atención directas al Lector- -así, con mayúscula- si no te interesa, déjalo ya, deja el libro... Lo que a mí me interesa es desafiar al lector, cuestionar y desmantelar presupuestos: la civilización, la tradición, la religión, todo lo que se da por sentado dice Urroz. Por la novela desfilan personajes tan dispares como el revolucionario Pancho Villa, el filósofo griego Empédocles, la bisnieta de Gargantúa o el pensador del racionalismo crítico, Karl Popper. El escritor mexicano no se limita a celebrar la irreverencia intelectual, sino que consigue aunar en el mundo peculiar de su novela conceptos tan dispares como la filosofía presocrática, la idea del caos postmoderno y el rigor racionalista. No podemos soslayar a Cervantes, Dante o Goethe dice Urroz, y deja claro con ello que la búsqueda estética de la nueva narrativa latinoamericana no tiene ningún problema con la tradición literaria. Sólo con el concepto de arte como mero entretenimiento. Esto es un juguete añade señalando su libro, pero también un desafío. Basta ya de novelas donde se subestima al lector ¿A quién le habría pedido Cornelia Funke de niña una dedicatoria? ¿Y ahora? ¿A quién perseguiría entre sus colegas? -Seguro que a Michael Ende, Otfried Preussler, C. S. Lewis, Astrid Lindgren... Y a los clásicos del género de aventuras, no leía libros para chicas. Cornelia Funke, ayer en Madrid do en español, es una historia parecida a Mundos de tinta pero por primera vez el protagonista no es un niño. -Tengo la suerte de que mis libros atrapan a lectores de todas las edades, y eso es lo que me interesa. De lo único que tengo que preocuparme es de que cada uno de ellos- -niños, padres y abuelos, dice con orgullo- -encuentre en mis libros un personaje o historia con la divertirse e identificarse. -Me hizo muy feliz tener una copia firmada de Don DeLillo, Philip Pullman, Saint- Simon... Y me encantaría conseguir una de Mauppasant (risas) aunque me temo que no va a ser posible. -La verdad es que ninguna de las dos cosas. Comenzar un libro es la sensación más excitante del mundo, cuando consigues sentarte a escribir, con las ideas más o menos claras, los personajes delineados... Y siempre sé cuando una historia está llegando a su fin. Es como si se cerrara un círculo, algo muy orgánico. ¿Qué le resulta más difícil empezar o terminar una historia? ¿Pero seguirá dirigiéndose a un lector infantil- juvenil? bles, y a usted le han tocado dos de los grandes del género fantástico: Michael Ende y J. K. Rowling. ¿Cuál de ellas prefiere? -Las comparaciones son inevita- -He leído que su película favorita es El laberinto del fauno de Guillermo del Toro. Ambos coinciden en la mezcla del mundo real con otro imaginario... -La de J. K. Rowling (sin dudarlo) Desde niña adoro a Michael Ende, pero no quiero escribir como él. Me siento más cerca de los narradores ingleses, como la autora de Harry Potter o de sus clásicos, como C. S. Lewis, Tolkien, Dickens... -Estoy metida en dos proyectos: el primero, The knight and the boy es una historia de fantasmas para los más pequeños; el segundo, Restless un proyecto más maduro y con el título provisional de Atrevi- -Después de su trilogía, ¿qué pueden esperar sus seguidores? A veces es mucho más fácil acercarse a los problemas de la vida real a través del mundo de la fantasía -Me fascinó su película, creo que, como narrador, entiende tan bien cómo funciona el mundo de la imaginación... A veces es mucho más fácil acercarse a los problemas de la vida real a través de la fantasía. Es como si al llevar un disfraz pudiéramos ver con más claridad nuestro mundo, porque nos permite distanciarnos de la realidad.