Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS VIERNES 13 s 6 s 2008 ABC Marías reúne sus artículos más personales en Aquella mitad del tiempo I. G. V. MADRID. Aquella mitad de mi tiempo. Al mirar atrás (Galaxia Gutenberg Círculo de Lectores) recopila muchos de los artículos de Javier Marías agrupados por temáticas, además de una entrevista inédita en castellano realizada para The Paris Review Una buena manera de conocer al autor, a través de sus experiencias vitales y de sus reflexiones, pero sin sensiblería como destaca Marías. El libro podría ser una autobiografía involuntaria como señala su hermano Miguel en el prólogo. Las vidas de los escritores no son particularmente apasionantes señaló Marías, para explicar porque no tiene pensado escribir su propia biografía. Además, en el libro hay un especial homenaje a las mujeres mayores que han marcado la vida de Marías y que él llama mis viejas como su abuela. Son las verdaderas transmisoras, las personas que más paciencia han tenido para enseñar Carmen Conde, una voluntad creadora en la Biblioteca Nacional Una exposición homenajea a la escritora y académica en el centenario de su nacimiento. La muestra incluye el legado del Ayuntamiento de Cartagena IRENE G. VARA MADRID. La Biblioteca Nacional inauguró ayer la exposición Carmen Conde. Voluntad creadora con la que se conmemora el centenario del nacimiento de la escritoria murciana. La muestra, que ya ha podido verse en Cartagena (su ciudad natal) y en Murcia, pretende mostrar la fuerza de voluntad de una mujer que luchó por afirmar sus capacidades intelectuales y académicas, que sobrevivió a la persecución política y que logró situarse en el primer plano de la actividad académica y literaria de la España de posguerra. Francisco Javier Díaz de Revenga, comisario de la exposición, aseguró ayer en la presentación de la muestra en Madrid que Carmen Conde refleja muy bien el tipo de mujer literata e intelectual del siglo XX y destacó que tuvo que plantar cara a un mundo formado por hombres. Conde tuvo que ofrecer su obra no como mujer, sino como escritora señaló. Además, destacó su excelente relación con otras mujeres escritoras e intelectuales como Rosa Chacel o Ernestina de Champourcín. Por su parte, Carlota Álvarez Basso, de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) afirmó que con esta exposición se cierra un ciclo de la deuda de España con Carmen Conde y añadió que la muestra sitúa a la escritora en el lugar donde le corresponde Jorge Guillén, Camilo José Cela, Vicente Aleixandre o Dámaso Alonso. La muestra se divide en cuatro apartados, que hacen un recorrido por la vida de la escritora. En primer lugar se repasa la niñez y juventud de Carmen Conde en Cartagena y Melilla, durante la República. En el segundo apartado se recrean sus viajes y trabajos durante la Guerra Civil, la posguerra y el desarrollo de su actividad literaria oculta en Madrid, en los años cuarenta. En el tercero, se analiza la etapa de plenitud de la escritora, en torno al medio siglo, cuando escribió su mejor poesía y obtuvo numerosos premios. El último apartado aborda la faceta académica de la escritora, una vez que ingresó en la Real Academia Española en 1979, hasta su muerte. Su vida Poeta, novelista, dramaturga, ensayista, bibliotecaria y mujer emprendendora apasionada por la cultura. Colaboró en prensa y fue autora de libros infantiles y juveniles. Nació en Cartagena en 1907 y murió en Madrid en 1996. Fundó la Universidad Popular de Cartagena junto a su esposo durante la República. Su marido, Antonio Oliver Belmas, también fue poeta, profesor y escritor. Fue la primera mujer que ingresó en la Real Academia Española, en 1979. Rosa Chacel y María Moliner se quedaron fuera. Vivió en Cartagena, Melilla, Madrid. Tuvo amistad con Juan Ramón Jiménez, Gabriela Mistral, Azorín, Jorge Guillén, Camilo José Cela, Miguel Hernández, Vicente Aleixandre, Dámaso Alonso, Rosa Chacel o Ernestina de Champourcín. Su biblioteca personal estaba formada por casi 10.000 volúmenes, entre ellos algunas valiosas primeras ediciones. Carmen Conde. Voluntad creadora reúne casi trescientas piezas y estará abierta en la Biblioteca Nacional hasta el 17 de agosto. Amistad con escritores Juan Cruz le escribe una carta de amor al Periodismo ANTONIO ASTORGA MADRID. El periodismo es su pasión absoluta; quien alimenta su vida. Cuando Juan Cruz Ruiz era barbilampiño escribía en columnas, y sentía amor irrefrenable por la letra impresa. Comenzó con 13 años en Aire libre un periódico deportivo, y después ingresó en la Escuela de Periodismo de El día tinerfeño, donde aprendió de la maestría de Alfonso García Ramos, Ernesto Salcedo, Luis Álvarez... Lo primero que le encargó su director fue una entrevista a Julio Caro Baroja: Don Julio me dictaba las respuestas. Me veía tan chiquito que debí parecerle un amanuense recuerda. Juan Cruz Ruiz saca a la luz ahora esa memoria íntima y personal en Muchas veces me pediste que te contara esos años (Alfaguara) la carta de amor al Periodismo de un artesano de las palabras. ¿Se desvirtúa el periodismo hoy? Yo creo que sí- -escruta- Se ha dejado penetrar por la confidencia, por el rumor y por la falta de verificación, y eso es un peligro enorme. El Periodismo o tiene cierto romanticismo o se desfleca La exposición, que podrá verse hasta el 18 de agosto en Madrid y que viajará después a Melilla, incluye libros, revistas e impresos publicados, junto con numerosa documentación inédita, como los manuscritos de sus textos más relevantes o su correspondencia con los principales autores de la época. Casi trescientas piezas componen la muestra, entre las que se incluye parte del legado cultural que la escritora cedió al Ayuntamiento de Cartagena. La SECC, el consistorio de Cartagena y la Consejería de Cultura de Murcia han organizado esta exposición, que se completa con retratos de Carmen Conde, pinturas de su colección, esculturas, fotografías de su vida pública y familiar, grabaciones audiovisuales de entrevistas que la escritora concedió a programas de radio y televisión y objetos que forman parte de su ámbito personal. A partir de todos estos documentos, se refleja la relación de Carmen Conde con escritores contemporáneos como Juan Ramón Jiménez, Azorín, Labor educativa Carmen Conde desarrolló una de las más sigulares carreras literarias del siglo XX, especialmente en el campo de la lírica, aunque fue también novelista, dramaturga, colaboradora en prensa, ensayista y autora de libros infantiles y juveniles. Además, su producción literaria se completó con una labor educativa y cultural, que culminó con la fundación de la Universidad Popular de Cartagena, en 1931, junto con su marido y también escritor y profesor, Antonio Oliver Belmás. La exposición forma parte del programa de actividades diseñado con motivo del X Congreso Internacional Interdisciplinar Mundo de Mujeres, organizado por la Universidad Complutense de Madrid. La Fundación Ortega rinde homenaje a la hija del filósofo ISAAC RISCO MADRID. La tarea llevada a cabo durante los últimos 28 años por Soledad Ortega Spottorno, hija de José Ortega y Gasset y una de las gestoras más eficaces del legado del filósofo, es algo imposible, pero real Con esa alusión al título del último número de la Revista de Occidente se refirió Fernando R. Lafuente- -secretario de redacción de la revista y director de ABCD las Artes y las Letras- -a la intelectual y escritora durante el homenaje que la Fundación Ortega celebró ayer en Madrid a iniciativa de la Asociación Española de Mujeres Universitarias, seis meses después de su muerte, que tuvo lugar en noviembre de 2007. Las palabras hacían especial referencia a la cuarta etapa de la publicación orteguiana, a partir de 1980, marcada de especial manera por la acuciosa labor de Soledad Ortega. La jornada- -dividida en un acto inaugural y una mesa redonda sobre el papel de la mujer en el siglo XX español, y cerrada con la escenificación de una obra teatral en el jardín de la fundación- -giró sobre todo en torno al papel de Soledad Ortega como divulgadora de la obra del filósofo. Formada en un entorno familiar tan rico como el orteguiano- -señaló Juan Pablo Fusi, presidente de la Comisión Académica de la Fundación- Soledad encontró en la difusión de esa herencia su verdadera vocación Se convirtió en su vida auténtica agregó el historiador, con otra referencia a la obra de Ortega. José Juan Toharia, catedrático de la Universidad Autónoma, también fue generoso con los calificativos. Tenemos la obligación de ser enanos dignos dijo al señalar con una metáfora que avanzamos sobre hombros de gigantes Una tarea fundamental de la fundación debe ser la de preservar el legado de doña Soledad y, a través de ello, el de Ortega, agregó. La aparente imposibilidad de la tarea- -y dificultad primordial, en todo caso- -no se limita únicamente a haber sacado a la luz la obra inédita del filósofo desde muy temprano, sino al haberlo conseguido en tiempos en que su condición de mujer era aún una traba. Soledad Ortega es un ejemplo de la presencia destacada de la mujer en la sociedad española, señaló Jesús Sánchez Lambás, secretario general de la fundación al respecto. El papel de la mujer