Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA VIERNES 13 s 6 s 2008 ABC PARENTESCO DEL AGRESOR CON LA VÍCTIMA En porcentaje 60 50 40 30 20 10 0 Una travesía en una rueda Una botella de agua, una bolsa de cacahuetes y dos aletas fue el único equipaje que llevaban dos jóvenes marroquíes para atravesar el Estrecho en un neumático hasta la tierra prometida. Tres días duró su penosa travesía. Y para colmo, ya han sido repatriados mente nada de comida, ni siquiera un botiquín de primeros auxilios, que los dos inmigrantes marroquíes sí se acordaran del teléfono móvil en medio de semejante situación. Gracias a él alertaron a la familia de uno de ellos en Albacete, que inmediatamente contactó con la Policía para advertir del peligro que corrían. Cuando llegaron a puerto era el único número que tenían grabado en el terminal. A las seis de la tarde del miércoles el viento y la marea los había llevado hasta Málaga. El Servicio de Emergencias 112 desplegó un amplio dispositivo para acudir en su auxilio. La patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, ya en alerta, los localizó a 15 millas al sur de Marbella. No se lo podían creer. Cuando llegaron al puerto pesquero ya eran las nueve de la noche. Estaban deshidratados, exhaustos, y agradecidos. Presentaban quemaduras por todo el cuerpo, algunas del calor y otras del contacto con la propia goma de la rueda. Cinco voluntarios de Cruz Roja estuvieron hasta las once y cuarto de la noche curándoles las heridas aunque no hizo falta su traslado al hospital. Les dieron mantas, un té calentito, algo de comida, ropa y un kit de aseo personal, que se llevaron a la Comisaría, donde permanecieron hasta su repatriación. Cabe suponer que, después de lo que han tenido que pasar, estos dos jóvenes volverán a intentarlo. 60,0 22,8 11,4 2,9 Hijos Parejas Nueras o yernos Sobrinos 2,9 Hermanos POR MARÍA JOSÉ CRUZADO MARBELLA. Hay estar muy desesperado para atravesar el Estrecho en una patera. Si además se hace en una rueda de camión con temporal incluido, la cosa se complica. Pero esa es la historia de dos jóvenes marroquíes que demostraron que la realidad supera siempre a la ficción. Decidieron emprender su particular odisea a la tierra prometida armados de una botella de agua, una bolsa de cacahuetes y un par de aletas en los pies. La fortuna, o quizá la tenacidad hizo que llegaran la noche del miércoles al puerto pesquero de Marbella sanos y salvos. Fue tal la alegría que les dio llegar a tierra firme después de recorrer cincuenta millas sobre una rueda que hasta agradecieron ser arrestados y posteriormente repatriados a su Tánger natal. Cuando el domingo al filo de las doce de la noche decidieron salir de Punta Malabata eran tres. Uno de ellos dio media vuelta en mitad del Estrecho llevado por el pánico. Se levantó temporal y, arrepentido de la idea suicida, decidió girar la rueda y chapotear a ritmo de aleta hasta casa. Un barco mercante lo interceptó en alta mar y lo entregó en Sevilla a Cada año, 60.000 ancianos son maltratados en sus hogares Edad, dependencia y aislamiento social agravan su situación de vulnerabilidad LUZ DERQUI VALENCIA. La mayoría son mujeres, con más de 74 años y algún problema físico o enfermedad crónica. Sufren todo todo tipo de agresiones físicas y psíquicas, negligencia y abusos económicos y sexuales. Cada año, unos 60.000 ancianos en toda España son víctimas del maltrato y, lo que es más grave, en la mayoría de casos el agresor es un familiar, principalmente los hijos. El Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia de Valencia puso ayer sobre la mesa los dramáticos datos y sacó a la luz un problema que se vive en el ámbito familiar. El informe revela que aunque en España el maltrato es menor que el registrado en otros países, afecta a uno de cada cien ancianos. Además, cinco de cada diez cuidadores reconoce haber agredido a la persona mayor que estaba a su cargo. Los motivos que llevan a estas personas a maltratar son muy variadas, y van desde el consumo de alcohol o drogas, hasta el síndrome de bourn out (profesional quemado) ya que muchos cuidadores afirman estar en una situación insostenible y se sienten sobrepasados por las circunstancias. Pero lo que más preocupa a los expertos es la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los ancianos, que según el estudio suelen ocultar el maltrato ya sea porque no son conscientes de la agresión o por tener miedo al estigma social que eso supone, aunque también suelen sufrir el llamado síndrome de indefensión aprendida y muchos sienten miedo a empeorar aún más su situación, según destacó ayer la coordinadora científica del Centro Reina Sofía, Isabel Iborra, quien señaló que sorprendentemente y a pesar del maltrato, ocho de cada diez víctimas encuestadas calificaba sus relaciones familiares de satisfactorias la Policía. Todavía le quedaba una pequeña provisión de cacahuetes. Cuando la Guardia Civil le intercepta se inicia un dispositivo de búsqueda. La llamada de alerta del hermano de uno de ellos que vive en Albacete, hizo el resto. Al parecer los dos jóvenes, de 23 y 30 años, alcanzaron a contactar vía teléfono móvil con su familia en La Mancha, que alertaron a las Fuerzas de Seguridad. Ya sólo quedaba encontrarlos. Pero para eso aún faltaban dos días. Se les acabó el agua, las fuerzas para seguir aleteando y hasta los cacahuetes. Resulta sorprendente que no llevaran casi agua, práctica- A 15 millas Lograron llamar a un familiar que vive en Albacete para contarles su situación y de inmediato comenzó la búsqueda Cuando llegaron a Marbella, agotados, tenían quemaduras en todo su cuerpo Perfiles Víctima: Mujer, con más de 74 años, dependiente y con problemas físico o enfermedad. Agresor: Mujer, con relación familiar con la víctima y con síndrome de burn out Relaciones satisfactorias Factores de riesgo Víctima: Aislamiento social, dependencia y depresión. Agresor: Estrés, dependencia económica, consumo de alcohol o drogas y psicopatologías El 4,6 por ciento de los cuidadores reconocen que han maltratado a un anciano y alegan que la situación les sobrepasa En la imagen, la rueda y las aletas utilizadas por los inmigrantes irregulares FRANCISCO JIMÉNEZ