Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES VIERNES 13 s 6 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) J. L. Sánchez Izquierdo (Deportes) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera CONSENSO EN EL PP VASCO s una buena noticia para el PP la designación de Antonio Basagoiti como candidato de consenso para presidir la formación de centro derecha en el País Vasco. Después de tantas turbulencias, el sentido común parece imponerse en las filas populares, buscando soluciones razonables a los problemas. La salida de María San Gil fue tal vez el momento culminante de una etapa convulsa que, por fortuna, está siendo encauzada con tiempo suficiente para que el congreso de Valencia inicie un nuevo rumbo centrado en la labor de oposición. Conviene recordar que la votación en el seno de la Ejecutiva del PP vasco dejó muy claro que existen posiciones distantes entre sí y que en esa misma reunión San Gil renunció a ser proclamada en el acto como candidata para las elecciones autonómicas. Basagoiti es hombre de consenso, cuenta con una trayectoria impecable al servicio de la democracia y las libertades y representa el estilo que los populares quieren imponer a su forma de hacer política. Llegan tiempos difíciles en el País Vasco, con el frente abierto por el desafío soberanista que impulsa el lendakari y con unas elecciones de resultado incierto en un horizonte ya cercano. La designación de Basagoiti permitirá dar estabilidad al PP en el País Vasco y es un buen precedente para los nuevos tiempos del partido a escala nacional, que deberán concretarse en la lista que presente Mariano Rajoy con los miembros de un equipo abierto e integrador. E MÁS DIÁLOGO CONTRA LA CRISIS L presidente del Gobierno ha anunciado, con retraso respecto a su compromiso inicial, que el próximo 18 de junio el Gobierno se empezará a reunir en La Moncloa con sindicatos y empresarios para afrontar el llamado diálogo social El momento escogido por el jefe del Ejecutivo para su anuncio no es inocente. Acuciado por la caída en picado de los principales indicadores de nuestra economía y acorralado por el progresivo deterioro de la confianza de la opinión pública en una rápida y eficaz solución a la crisis, Rodríguez Zapatero pretende hacer otra finta a la realidad en un momento de alarmante pérdida de credibilidad recurriendo a su expresión talismán: diálogo Ahora, superado por su inútil empeño de insuflar optimismo, el propósito de Rodríguez Zapatero es aparentar que por fin está dispuesto a remangarse y a implicarse personalmente en el apaciguamiento de los ánimos poniéndose al frente de la negociación con patronal y centrales sindicales. Sin embargo- -y pese a que, en efecto, el diálogo social ya figuraba en la agenda del Gobierno- es tarde para más consideraciones de marketing político. La preocupación ciudadana ante la crisis es real; la negociación de esta nueva fase del diálogo social empezará cargada de dificultades porque en momentos de serio deterioro económico las concesiones de las partes son imprescindibles, pero a la vez más complicadas y exigentes que nunca; y por si fuera poco, tal y tal como adelantó ABC días atrás, la pasividad demostrada por Zapatero hasta ahora, con mensajes tan confusos como poco sinceros sobre la marcha de la economía, está causando un soterrado malestar en el PSOE. Algo se ha ganado, al menos en sinceridad. El peso de la evidencia por el desproporcionado encarecimiento del nivel de vida en muy pocos meses ha obligado al Gobierno a admitir, aunque sea a regañadientes, su error de haber reaccionado sin la previsión y la eficacia necesarias. En definitiva, tarde y mal. A estas alturas, lo de menos es el debate técnico- semántico sobre si lo que aqueja a la economía es E una desaceleración- -acelerada, profunda... según qué ministro hable- si es una recesión, si son dificultades objetivas -el máximo nivel reconocido por Zapatero- o si es una crisis, como al fin se ha atrevido a definirla Pedro Solbes, aunque ayer mismo quiso rectificar tal expresión, sumiendo así al Gobierno en una ridícula e irrisoria espiral terminológica. Lo de más es que el Gobierno ha pretendido retardar artificialmente las consecuencias de una situación que tarde o temprano iban a sufrir en sus bolsillos todos los españoles. Si lo hizo por un error de cálculo o por un exceso de buenismo malo por negligencia e indolencia. Y si lo hizo de manera consciente para ganar tiempo en época preelectoral, peor porque el Gobierno habría jugado a capricho con la incertidumbre de los ciudadanos. En cualquiera de los dos casos, el resultado es idéntico: ineficacia. Ahora sólo cabe esperar que el diálogo social que comienza sea generoso y fructifique en proyectos realizables y medidas solventes. Sin embargo, sindicatos y empresarios acuden a la cita con excesivos flancos abiertos. Los rimbombantes planes de choque- -tan improvisadamente modificados en apenas semanas- -no tienen visos de satisfacer plenamente a las partes. Son insuficientes y además no están calando en la mayoría de ciudadanos. La consecución de acuerdos estables y de futuro en una negociación que a buen seguro será tensa y muy compleja es imprescindible para paliar los efectos de la crisis. No así los andamiajes de la oportunista propaganda gubernamental. Zapatero ya sabe que para combatir los efectos de la inflación, la insatisfacción salarial, las cifras del paro, el coste de las hipotecas, el incremento del precio de los combustibles, la caída del consumo o el cierre de empresas no basta con su sonrisa y una campaña de imagen para negar la evidencia. Ahora tiene una nueva oportunidad de demostrar con la patronal y los sindicatos que aquella peculiar expresión que acuñó- la cintura es la esencia de la democracia -sirve de verdad para algo. LIBERTAD L Y TERRORISMO a decisión del Gobierno laborista británico de extender hasta 42 días el periodo de detención sin cargos es un paso inédito en materia de lucha antiterrorista, que levanta no pocas dudas desde el punto de vista del respeto a las libertades individuales. Gran Bretaña es uno de los países que son objetivo prioritario de los terroristas islámicos y los ataques de los que ha sido objeto Londres y los que la Policía ha logrado afortunadamente desactivar a tiempo son razones que justifican un interés fundamental en la lucha contra este tipo de criminalidad. Sin embargo, la escasa diferencia por la que ha sido aprobada la nueva medida- -a la que se opone la oposición conservadora- -indica que en el país no existe un apoyo indiscutible, tal como habría sido deseable. El primer ministro laborista, Gordon Brown, ha optado por satisfacer los requerimientos de la Policía a pesar de lo incierto de los resultados, y es natural que le corresponda a él asumir las consecuencias indeseables que puedan producirse.