Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES www. abc. es deportes ne que hacer es enfadarse consigo mismo. Hemos hablado de que aquí son tan importantes los que juegan como los que están en el banquillo. El ambiente es extraordinario. ¡Claro que se tiene que cabrear Torres! Y el detalle de David Villa muestra la cohesión que hay en este grupo Posiblemente todo quede en el clásico incidente propio del JUEVES 12- -6- -2008 ABC Luis no quiere caras largas ni fisuras El seleccionador corta por lo sano el enojo de Torres por el cambio ante Rusia para que no se repita lo del Mundial JULIÁN ÁVILA NEUSTIFT (AUSTRIA) Desde hace tiempo la selección española está instalada un escenario cainita, siempre expuesta a los debates más acalorados. Aquí todo lo que se sale del guión de la normalidad se eleva a la categoría de bronca, de problema grave, de disputa... Se gane, se empate o se pierda, siempre hay una corriente de alto voltaje preparada para electrocutar al personaje de turno. Como era previsible, ya hay el primer debate: la sustitución de Fernando Torres. Otra vez Luis y El Niño cara a cara, como antaño, atrapados en una relación complicada, padre- hijo difícil. El cambio del 9 por Cesc en el partido de Rusia, cuando España estaba perdiendo el control en el medio del campo, dejó una fotografía confusa. El seleccionador extendió la mano al jugador y éste ni se inmutó. Se metió en el banquillo con el gesto torcido y la mirada perdida en un punto indefinido del estadio, a la vez que maltrataba una sudadera y una botella de agua. El fantasma de las caras largas del Mundial de Alemania, donde Raúl, Míchel Salgado y Cañizares montaron un pequeño motín, sobrevoló la concentración. Y Luis Aragonés no quiere que se repita la historia porque este grupo está limpio de antiguas rencillas. Quizás ha aprovechado la foto de Torres para dejar bien claro que si aparecen las fisuras en el equipo no habrá manera de pelear por el título. Ayer, Luis tuvo que responder al posible enojo del ariete porque Villa, en un gesto de compañero, se acercó al banquillo para dedicarle su tercer tanto. Y el seleccionador fue ambiguo al principio y contundente un minuto más tarde: Esas cosas son internas, pero las cosas no se quedan así... No se dejan pasar las cosas. Yo entiendo que el jugador se enfade. A mí me ha pasado en mi etapa de jugador. Lo primero que tiedesarrollo del juego. Luis Aragonés sabe que el delantero del Liverpool es una de las piezas angulares del proyecto y que debe mimarlo porque su trayectoria en la selección ha estado salpicada de muchos sinsabores. En una ocasión, El Niño llegó a decir que siempre me toca a mí porque su dorsal siempre aparecía el primero en la tablilla de los cambios. El delantero reconoció en la zona mixta el cabreo, a la vez que estimó la duración del mismo en 5 minutos. Torres es fijo para Luis. Lo dice la hemeroteca. Ha disputado 40 partidos con él y ha sido titular en 31. Sólo en nueve ocasiones salió desde el banquillo. En este periodo ha marcado un total de 14 goles, tres de penalti. Y Luis le ha mantenido en el once pese a las rachas de sequía anotadora que ha sufrido. Una confianza que sirvió para rescatarlo con la roja. Son internas, pero las cosas no se quedan así... Yo entiendo que el jugador se enfade. Lo primero que tiene que hacer es enfadarse consigo mismo dijo ayer Aragonés OJO CRÍTICO Enrique Ortego CONTRAGOLPE AL PODER a han desfilado todas las selecciones por el escenario de la Eurocopa y el contragolpe se ha convertido en el arma preferida para llegar a la victoria. No sólo tenemos el claro ejemplo de España, a la que el partido se le puso en esa tesitura y la supo aprovechar como si toda la vida hubiera estado jugando de esa forma. Los equipos han jugado generalmente encogidos por el miedo del primer partido. Recordemos. Portugal apuntilló a Turquía con la velocidad de Cristiano Ronaldo. Alemania pulverizó a Polonia y su defensa adelantada con la inteligencia y rapidez de Klose y Podolski, muy bien lanzados por Ballack. Holanda fue el mejor ejemplo de esta táctica. Parapetó al equipo con seis hombres fijos por detrás del balón y lanzó sus misiles contra Italia. Su segundo gol hubiera conseguido matrícula de honor en un concurso de contragolpe. Gio sacó el balón bajo su larguero y se proyectó por su banda para dar el pase que resultó letal. Y Fernando Torres y Sergio Ramos, durante el entrenamiento de ayer AFP