Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 12 s 6 s 2008 CIENCIAyFUTURO 91 El primer vuelo privado a la Estación Espacial saldrá en 2011 Sergey Brin, cofundador de Google, viajará a la ISS con otros cuatro turistas, que pagarán 20 millones de dólares cada uno ABC NUEVA YORK. El primer vuelo totalmente privado a la Estación Espacial Internacional (ISS) será lanzado en 2011, según anunció ayer la empresa norteamericana Space Adventures, especializada en ofrecer vuelos turísticos al espacio. La misión ha sido acordada por la empresa con la agencia espacial rusa y se realizará en una nave Soyuz (del mismo tipo que las que se utilizan para el reabastecimiento de la ISS) especialmente preparada para el transporte de turistas. De momento, los cinco billetes para este vuelo han sido vendidos, a razón de veinte millones de dólares cada uno, a cinco turistas, entre ellos el cofundador del gigante de internet Google, Sergey Brin. Según Space Adventures, esta misión privada no interferirá con el programa de construcción de la ISS ni con las obligaciones de la agencia espacial rusa, cuyas naves Soyuz cumplen importantes tareas de abastecimiento. Sergey Brin, que ya hizo una entrega de 5 millones de dólares en concepto de reserva de plaza, ahora tiene que entrenarse. Creo firmemente en la exploración y el desarrollo comercial del espacio y considero la posibilidad de participar en un vuelo espacial ha declarado el propio cofundador de Google, informa Afp. Brin ya participó en el financiamiento de otro programa de Space Adventures, Cero G que organiza vuelos parabólicos con gravedad cero que parten del Centro Espacial Kennedy en Florida (sudeste) y del aeropuerto nacional de Las Vegas (oeste) Unas 200 expediciones de ese tipo ya tuvieron lugar en aviones Boeing 727- 200 entre 2004 y 2008, permitiendo a unos 5.000 pasajeros experimentar la ausencia de fuerza de gravedad quince veces de 30 segundos cada una en un vuelo de hora y media, precisó Peter Diamandis, director de Space Adventures. Esos vuelos cuestan unos 135.000 dólares para grupos de 35 personas, es decir casi 4. 000 dólares cada uno. En un vídeo, Brin apareció flotando en uno de esos aviones. Llegado de niño a los Estados Unidos procedente de la Unión Soviética, Brin es hijo de emigrantes judíos y, según dijo en alguna ocasión, a causa del antisemitismo, su padre nunca pudo realizar el sueño de trabajar en la investigación espacial en su país por ser un sector considerado secreto militar. Una vez que concluya su entrenamiento, Brin despegará de la base de Baikonur en Kasajstán, ex república soviética de Asia central. Todos los rusos de mi generación soñaron con convertirse en cosmonautas dijo Sergey Kostenko, director de la rama rusa de Space Adventures, que nunca viajó, pero recibió el entrenamiento cuando era más joven. Space Adventures ya transportó a cinco turistas del espacio a bordo de un Soyuz hasta la estación ISS, incluido Dennis Tito. Luego. también viajaron el sudafricano Mark Shuttleworth (2002) el estadounidense Greg Olsen (2005) la también norteamericana, de origen iraní, Anousheh Ansari (2006) y su compatriota de origen húngaro Charles Simonyi (2007) Los tenistas desarrollan su visión para ser más eficaces AFP La capacidad visual del tenista mejora su juego en la cancha Un ojo más preciso le ayuda a tomar decisiones rápidas bajo presión N. R. C. MADRID. La potencia, la agilidad o el juego de muñeca no es lo único que deberían enseñar en las escuelas de tenis. Las habilidades relacionadas con la vista y la percepción también deberían estar entre las asignaturas obligatorias de los futuros campeones. Un estudio, realizado por la Escuela Politécnica Federal de Laussane (Suiza) ha demostrado que la capacidad visual de estos deportistas es lo que permite que sean más precisos a la hora de reconocer objetos en movimiento y tomar decisiones muy rápidas bajo presión. Si estas capacidades se pudieran entrenar se contaría con una nueva fórmula para mejorar el juego de muchos tenistas. La investigación se publica en la revista científica PLoS ONE Sólo si se piensa en esa supervisión de los tenistas, se puede entender cómo se puede responder con eficacia a una pequeña bola que vuela a más de 200 kilómetros por hora. Y si el que la lanza es el tenista estadounidense Andy Roddick, la pelota puede superar los 240 kilómetros hora. A estas conclusiones han llegado los investigadores suizos tras realizar un curioso experimento en el que se contó con 18 tenistas, 18 triatletas y 19 voluntarios que no realizaban deporte de forma habitual. Todos eran varones y no llegan a los 40 años. El estudio consistía en realizar siete pruebas visuales con la ayuda de un ordenador. Los participantes debían pulsar un botón, en función de lo que exigiera cada ejercicio. En las pruebas se comprobaba la percepción del movimiento, cómo se procesaba, la detección de objetos, la atención o la rapidez de la vista. Los tenistas fueron más rápidos y certeros al procesar las imágenes, al situarlas en el tiempo y a tomar decisiones bajo presión. Estas habilidades sólo son útiles en las canchas. Quizá por su especial entrenamiento, los tenistas respondieron mejor cuando las imágenes que llegan de frente, como sucede en la pista. Estos jugadores profesionales destacaron menos cuando el objeto que aparecía en la pantalla de su ordenador rotaba o se alejaba. Los científicos, liderados por Leila Overney, están convencidos de que su trabajo abre una nueva vía de investigación para mejorar los resultados de los tenistas. Aunque el español Rafa Nadal no lo necesite. Ausencia de gravedad Llegado de niño a los Estados Unidos procedente de la Unión Soviética, Brin es hijo de emigrantes judíos Más información: http: www. spaceadventures. com Dentro de la pista Más información en: http: www. plosone. org Sergey Brin (en el centro) prueba la sensación de gravedad cero antes de lanzarse al espacio AP