Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CULTURAyESPECTÁCULOS JUEVES 12 s 6 s 2008 ABC DANZA CLÁSICA Felicitas Guión: Elio Marchi. Música: Sergio Vaininkoff. Vestuario: Renata Schusseheim. Escenografía: Tito Egurza. Coreografía: Ana María Stekelman. Intérpretes: Cecilia Figaredo, Igor Yebra, Raúl Candal y Ballet Argentino. Direción: Julio Bocca. Lugar: Teatro Compac Gran Vía, Madrid Juventudes Musicales Obras de F. Poulenc, O. Messiaen, M. Duruflé y A. Bruckner. Int. The English Baroque Soloists Monteverdi Choir (Dir. Sir J. E. Gardiner) Lugar: Sala Sinfónica del Auditorio. Fecha: 5- 06- 08 La luz sigue encendida JULIO BRAVO Parecía que- -afortunadamente- ese momento no iba a llegar nunca, pero a finales del pasado año Julio Bocca colgaba, desgraciadamente, las zapatillas y se cortaba la coleta (su versión fue raparse la cabeza) Pero la grandeza de este artista va mucho más allá de su propio talento como bailarín, y bien lo saben en Argentina, porque su carisma ha logrado convertir al ballet y a la danza en un arte popular, y su impulso y su iniciativa se ha traducido en diversos proyectos. El más destacado, este Ballet Argentino que el público español conoce muy bien, y que ahora afronta su año I. d. J. Felicitas es un ballet creado para Cecilia Figaredo- -durante muchos años pareja artística de Bocca y ahora primera figura de la compañía- -prácticamente por el mismo equipo que creó Adiós, hermano cruel que sirvió de despedida al bailarín argentino. Está basado en una historia real ocurrida en Buenos Aires a finales del siglo XIX y en la leyenda que se generó tras el suceso, y tiene todos los ingredientes para hacer una buena pieza de danza dramática. Al espectáculo, sin embargo, le falta redondez, intensidad, no termina de emocionar, y es en buena parte por una música que, salvo en momentos puntuales, no está a la altura (tampoco el sonido) En la coreografía de la siempre magnífica Ana María Stekelman hay momentos de gran hermosura; sabe, especialmente en el trabajo de los solistas, convertir en pasos y movimientos los sentimientos de los personajes, y mueve a los conjuntos con habilidad y sencillez. Cecilia Figaredo baila con calidad, soltura y suficiencia técnica, que dibuja con claridad su difícil y comprometido personaje. A Igor Yebra es difícil verle hacer de malo Aquí llena sus intervenciones de vuelo lírico y su interpretación de matices. Raúl Candal, un veterano bailarín que se retiró hace años, compone con peso específico sus papeles. Se echa de menos, claro, a Julio Bocca, pero la luz sigue encendida en el escenario. Programa rompecabezas ANTONIO IGLESIAS Siempre es necesario que los programas respondan a la verdad en su relación con el público seguidor de los mismos; nada se diga si se trata de Juventudes Musicales y sus primordiales propósitos educativos. No es, ciertamente, la más idónea la ofrecida en el correspondiente al último de sus conciertos, donde además de olvidarse de las partes en que las obras se dividen, consignando sus textos, se anuncia por los altavoces de la sala un nuevo orden del impreso, con voz inaceptable por gangosa e impotente... Ello fue causa de un evidente desbarajuste, que pudo sólo disculparse ante la categoría suprema de sus intérpretes: The English Baroque Soloists y Monteverdi Choir, conjunto de 35 voces mixtas bien seleccionadas, incluyendo cinco becarios del segundo de ellos (ejemplo de una educación musical de altura) No pueden cantar mejor ni, lo más importante todavía, saber obedecer tan plenamente cuanto esperaba de ellas Sir John Elliot Gardiner, con sus manos admirables en la justeza y la exigencia, manos, pues dirige sin el acostumbrado adminículo de la batuta. Así, pues, en todo momento, espléndida audición de obras nada trilladas, debidas a los franceses Messiaen, Poulenc y Duruflé, páginas siempre saturadas del savoir faire que distingue a los músicos vecinos. Porque en cuanto a la Misa núm. 2, en Mi menor del austriaco Anton Bruckner, interpretada por el total de voces de los grupos citados, sin órgano, cuerda, flauta, sin percusión ninguna, las voces sólo mantenidas y arropadas con la destreza que es consustancial con su autor, nos sirvió como demostración de sabiduría, al utilizar únicamente parejas de oboes, clarinetes, fagotes, trompetas, tres trombones y cuatro trompas, nos dejaros admirar una vez más al Bruckner sabio, que así decidía una composición que debería ser interpretada al aire libre. Entonces, me habré referido a una sesión brillante en su aspecto interpretativo, interesante por los compositores que integraban el programa, confuso hasta la inconveniencia y su deficiente rectificación. La duquesa de Alba, filmada por Welles mientras presencia una corrida de toros ABC Estrenan un documental con imágenes inéditas de Welles Muestra la España subdesarrollada de los años cincuenta y desvela la fascinación que sentía el cineasta por Goya VANESSA JOB VALLE MADRID. Era a finales de los años cincuenta cuando el cineasta norteamericano Orson Welles recorría con su cámara de 16 milímetros la España subdesarrollada. Capturaba las imágenes cotidianas para venderlas a las televisiones italiana e inglesa y financiar el rodaje de Don Quijote A su paso por los caminos de España logró atrapar la esencia del país: su fascinación por los toros, sus tradiciones, sus fiestas, las procesiones, sus pueblos, sus calles y su gente, que aún sufría el hambre bajo la opresión de la dictadura. Las imágenes capturadas por el creador de Ciudadano Kane llegaron a manos de Emilio Ruiz Barrachina, a través de la última viuda del cineasta, Paola Mori, quien guardaba una caja con las localizaciones de El Quijote grabadas entre 1957 y 1961. Con éstas, Ruiz Barrachina creó un documental en el que muestra la España de los cincuenta, a la vez que relata las coincidencias biográficas, temáticas y técnicas entre Welles y Goya. En el material inédito de Welles se descubre su fascinación por el pintor, al que dedicó horas de grabación de sus cuadros expuestos en el Museo del Prado. El documental, de 52 minutos, cuenta que ambos artistas en su juventud, Goya en Zaragoza y Welles en Sevilla, quisieron ser toreros, acudieron a escuelas taurinas e incluso llegaron a figurar en algún cartel. Además, establece paralelismos entre sus trabajos. Welles admiraba el uso que Goya daba de la perspectiva, como en la pintura La carga de los mamelucos por lo que esa misma técnica fue empleada por primera vez en el cine en Ciudadano Kane Y no sólo eso, sino que Welles también se sentía atraído por el empleo de las luces y las sombras que caracterizó a Goya, como en el cuadro Los fusilamientos del 3 de mayo donde un candil situado en el suelo ilumina toda la escena. El cineasta estadounidense reprodujo esta misma iluminación en sus películas. El documental se acaba de presentar en el Instituto Cervantes y se anunció su proyección en el Festival de Montreal a finales de agosto. Posteriormente el documento fílmico podrá ser visto, vía satélite, en toda Europa y en cualquier parte del mundo vía internet. La fecha está por cerrar, pero se espera que sea a finales de año. Carmen Caffarel, directora del Instituto Cervantes, y Pepe Quilez, director de Aragón Televisión, coinciden en que el propósito de apoyar este proyecto es rescatar la obra de Goya. Para el director de la Academia de Televisión, Manuel Campo Vidal, el valor del documental está en descubrir nuestro país: Es narrar una España que permaneció oculta por la dictadura, porque la mayoría de las imágenes que nos han llegado de aquellos tiempos eran las oficiales. Todo fue recogido de manera muy parcial De su trabajo, Ruiz Barrachina piensa que el documental sirve para que los jóvenes tengan una mirada de la España en la que vivieron sus padres, aquélla donde no había los mismos derechos de los que ahora ellos gozan. Irá al Festival de Montreal Del 9 al 15 de junio, Semana del Viajero Barceló. Infórmate de ofertas exclusivas en tu tienda Barceló más cercana.