Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MADRID JUEVES 12 s 6 s 2008 ABC Casi 1.700 viviendas de Centro piden ayuda para rehabilitarse La reforma en el casco de Hortaleza cuesta 1,5 millones y empieza a fin de año s Anuncian la transformación de ocho calles S. M. MADRID. Calles históricas del corazón de Madrid, como Libertad, Válgame Dios, Gravina, Piamonte o San Lucas, serán rehabilitadas a partir de este mismo año. Durante 10 meses, se llevarán a cabo obras de reforma, dentro de la segunda fase de rehabilitación del casco de Hortaleza. El coste: 1,5 millones de euros. La iniciativa, aprobada ayer en el consejo de Administración de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) tiene un importante seguimiento de los vecinos: ya hay 1.700 viviendas cuyos propietarios han solicitado ayudas a la rehabilitación. Los trabajos previstos por la EMV que comenzarán en el último trimestre de este año, recuperarán la trama urbana degradada, ampliarán las zonas peatonales y permitirán el paso de vehículos para residentes. Se renovarán, de paso, las redes de riego, y se implantarán sistemas de distribución por goteo, para ahorrar agua. El tráfico se templará- -para que los coches circulen más despacio- -mediante la instalación de adoquinado, y también se pondrán distintos tipos de pavimentos para diferenciar las zonas destinadas a la circulación rodada y las de peatones, todas al mismo nivel para evitar barreras arquitectónicas. Además de las ya citadas, otras calles afectadas por esta rehabilitación serán las de San Gregorio, Belén y Regueros, también en torno a Hortaleza. Todos estos trabajos se realizan merced a un convenio a tres bandas, firmado por el Ayuntamiento con la Comunidad de Madrid y el Ministerio de la Vivienda. De paso que se realizan las mejoras antes anunciadas, también se aprovechará para renovar en esta zona las redes de alumbrado público, riego y saneamiento, y las de suministro de agua, electricidad, gas y telecomunicaciones. No será esta la única actuación que se siga en el centro de Madrid: la EMVS va a construir dos nuevos edificios- -tras derribar los antiguos- -en la plaza del General Vara del Rey, 12 y la calle Olmo, 21. También rehabilitará íntegramente un inmueble declarado en ruina en la calle Tribulete, número 19. AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano PIQUETES l otoño más caliente se nos ha presentado en Madrid con la primavera más fría, sin que los piquetes del cambio climático den señales de vida, no sea que tengan que devolver la subvención. En Madrid, las aceras son de los piquetes de los parquímetros, y las carreteras, de los piquetes de los camiones, aunque, bien mirado, los peores piquetes, por latosos, son los del tomaseo, una especie de mulas pardas, o de camisas pardas, que, al hilo de los toros, te agreden si no consientes en repetir con ellos y altito, que yo lo oiga que el Tomás es más grande que el Marcial, o sea, el más grande, con Dragó pasando lista oficial para chivarse a la seño, y todo porque el tal Tomás, por primera vez desde su reaparición, se ha impuesto a un compañero de terna, en este caso el imperial Javier Conde. La verdad es que, desde los locos días de los Pecos, uno no había E Adoquines en las calles Se rehabilitarán calles históricas de la zona, como Válgame Dios, Libertad, Gravina, San Lucas o Piamonte visto una histeria igual, y lo normal es que estos tíos del tomaseo sean los mismos que aquellos que, con veinticinco años menos, se desgañitaban con el ¡queremos ver a Pedro y a Javier! (Uno de los dos acabaría siendo vecino de chalet del Fary, que hacía footing por la urbanización en chándal colorado y botos de tacón cubano, para estupor de uno de los dos) Pero en los conciertos de los Pecos no le pegaban a nadie por decir que prefería a Simon y Garfunkel. O a Juan y Junior. O a Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán. La histeria manda en España, y el marujerío histérico que no va a los toros va al supermercado a acaparar huevos por si la huelga, cuando aquí, en huelga, sólo están los piquetes. ¿Hice bien o mal al proceder como lo hice? se preguntaba Largo Caballero tras escaquearse de sus responsabilidades en la huelga revolucionaria del 34. ¿Debía entregar a la voracidad de la justicia burguesa a un defensor del proletariado? Mi conciencia está tranquila. Estoy convencido de haber cumplido con mi deber, pues ofrecerme como víctima sin beneficio alguno para la causa del proletariado hubiera sido tan inocente como inútil El que es piquete no cambia nunca.