Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES JUEVES 12 s 6 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) J. L. Sánchez Izquierdo (Deportes) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera UN GRAN ALIADO DE ESPAÑA L a visita de Estado que realiza el presidente Felipe Calderón ha de ser la ocasión para reforzar la alianza estratégica que une a España y México. Con esta gran nación hermana compartimos los principales valores políticos y culturales, somos buenos socios comerciales- -a pesar de las inmensas potencialidades aún sin explorar- -y tenemos una larga historia en común. España necesita un aliado firme y seguro entre los principales países iberoamericanos y México, a un defensor de sus intereses en Europa; es difícil hallar mayor grado de complementariedad entre dos países. Precisamente en estos momentos de turbulencias, cuando en el continente americano se han desatado fuerzas populistas que intentan desestabilizar la región, es más importante que nunca la influencia positiva de México. México a su vez necesita seguir avanzando en la modernización de sus estructuras políticas para lograr el país que los mexicanos merecemos como lo describió el propio Calderón en su discurso solemne en el Congreso. México es un país rico en el que habitan todavía demasiados pobres. Ojalá que Calderón pueda ser el presidente que lleve a cabo las reformas políticas e institucionales que permitan a la nación librarse de las lacras de la corrupción y la violencia asociada al narcotráfico. España está obligada a ofrecer toda la ayuda que esté en sus manos a este país hermano cuya amistad tanto nos enriquece. GOBIERNO SUPERADO A segunda legislatura de Zapatero no ha hecho más que empezar y su Gobierno ya exhibe una inquietante impotencia ante una etapa económica y política que requiere lo que los socialistas no están en condiciones de dar: confianza y seguridad. Los bloqueos en las carreteras y los desabastecimientos de bienes de consumo y de gasolina en las ciudades son episodios que pueden herir de muerte a cualquier Gobierno, por mucho que se crea ungido por el optimismo antropológico, si no replica con un ejercicio de más autoridad, simultáneo a un imprescindible despliegue negociador. Es evidente que Zapatero no tiene la culpa de la subida del petróleo y de los tipos de interés, pero sí es responsable exclusivo de la estrategia de confusión que está llevando a cabo su Ejecutivo desde hace un año, al negar a los ciudadanos, primero, que el ciclo favorable estaba llegando a su fin y, ahora, que la situación económica está claramente inmersa en una crisis. Zapatero y Solbes ya no se enfrentan a los vaticinios de instituciones financieras y gabinetes de estudio, sino a la realidad que constatan los ciudadanos en los costes habituales de su vida familiar y profesional. El Gobierno se refugia en la escalada de precios del petróleo y los alimentos para amparar su inactividad, pero ésta viene de lejos, antes incluso de que el barril de crudo superara los cien dólares, cuando los avisos de que el ciclo alcista de la economía estaba llegando a su fin eran más que evidentes. El Gobierno no ha fallado en sus previsiones: simplemente las hizo engañosas, lo que a la mala gestión añade el desprestigio de quienes deberían dar soluciones. El equipo económico que dirige Solbes auguró para primavera- -o dicho con otras palabras, para las pasadas elecciones de marzo- -la moderación de la inflación y la recuperación del empleo. Por supuesto, los intereses hipotecarios habían tocado techo en otoño de 2007 y según la anterior ministra de Vivienda, Carme Chacón, sólo unos pocos tenían que apretarse el cinturón. Quienes mostraban más realismo- -y, por L tanto, hacían previsiones más pesimistas- -eran tachados de antipatriotas o se les negaba solvencia técnica en sus cálculos, luego todos confirmados e incluso superados por los acontecimientos. Los resultados de las últimas votaciones en el Senado, donde el PP sumó el apoyo de CiU para aprobar diversas mociones sobre financiación local, empleo y tarifas eléctricas, demuestran que el Gobierno socialista se encuentra obligado a buscar con mayor realismo y sinceridad el acuerdo con los demás grupos parlamentarios, sobre todo en una coyuntura que requiere pactos a gran escala para dar a la sociedad un mínimo de seguridad frente a tanta incertidumbre. Sin embargo, el presidente del Gobierno sigue enrocado en un discurso desacreditado, como el que exhibió ayer en las sesiones de control parlamentario al negar a las cosas el nombre que tienen. La opción de Zapatero es negar la crisis para no tener que actuar en coherencia, pero los datos son tozudos y si no reacciona a tiempo, el deterioro económico puede pasar por encima de su Gobierno de manera implacable. La imagen de ausencia y de incompetencia que está transmitiendo el Ejecutivo socialista- -pese a los intentos de última hora de Rubalcaba por poner al fin orden en las carreteras con multas y detenciones de miembros de piquetes violentos- -azuza los temores de los ciudadanos. Toda sociedad aspira en momentos de preocupación a contar con un liderazgo fiable, capaz de crear un contexto de buen gobierno en el que los sacrificios propios de toda crisis tengan un sentido. Pero Zapatero- -y Solbes y Magdalena Álvarez y Corbacho y... -parecen estar a otra cosa. El Euribor está en máximos históricos. La inflación es la más alta de 1995. El paro puede descontrolarse aún más en los próximos meses, cuando la construcción cierre obras a la vuelta del verano. La economía crece a duras penas unas décimas y la caída de la confianza ciudadana no tiene freno. Zapatero actúa como si presidiera el Gobierno de un país imaginario. NUEVO ATAQUE AL CASTELLANO a decisión del Gobierno balear de imponer el catalán como única lengua vehicular en la enseñanza pública en educación infantil, primaria y secundaria es un nuevo ejemplo del sectarismo con el que el PSOE se desenvuelve allá donde le haga falta para satisfacer las veleidades de los nacionalistas. En este caso, la cesión ante el pancatalanismo del variopinto Bloc que sustenta a Francesc Antich- -PSM, IU, Los Verdes y ERC- -ofrece a la ministra de Igualdad un motivo real, no de cartón piedra, para dotar de algún contenido a su departamento porque, sencillamente, se va a hurtar a miles de niños el derecho a estudiar en castellano. El modelo lingüístico impuesto no va dirigido al fomento de la pluralidad que pregona el PSOE con tanto ahínco como cinismo, sino a la identificación de los alumnos desde su más temprana edad con los postulados de un nacionalismo discriminatorio y excluyente. Al marginar el castellano, el Gobierno balear no sólo rehúye aquí un mandato constitucional; también atenta contra las más elementales normas del sentido común. L