Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 11- -6- -2008 ABC Fallece Mariemma, estandarte de la danza La artista vallisoletana murió ayer a los 91 años en una residencia de Madrid, donde se encontraba ingresada después de sufrir, en 2005, un derrame cerebral. Fue una artista y una maestra excepcional, que aportó elegancia y dignidad a la danza española POR JULIO BRAVO FOTO: SIGEFREDO MADRID. Llevaba mucho tiempo ingresada- -en 2005 sufrió un derrame cerebral- -y los aficionados a la danza ya se habían hecho a la idea de no ver su figura menuda caminando gallarda- -incluso cuando ya las piernas no le respondían- -por el pasillo del patio de butacas. Mi gran pasión ha sido siempre la danza dijo hace once años, durante la presentación de sus memorias, recogidas en un revelador libro titulado Mis caminos a través de la danza Palabras que se completan con un escrito en el que explicaba el porqué de esa pasión. En mi niñez era un modo instintivo de manifestarme, en mi adolescencia, la necesidad natural de expresar mis estados de ánimo. Luego, la transformación de emociones, sentimientos e ideas en movivimentos rítmicos. Y siempre, siempre, un deseo incontenible, un impulso irrefrenable de despegarme del suelo física y espiritualmente Ayer, bailarines, coreógrafos y maestros coincidían en declararse huérfanos y lamentaban la pérdida, en pocos meses, de figuras como José Granero, Luisillo, Pilar López, Alberto Lorca y la propia Mariemma. José Antonio, director del Ballet Nacional, declaraba a Efe que se está yendo en pocos meses la columna vertebral de la danza española A Mariemma- -Guillermina Martínez Cabrejas era su nombre real- -le dolía la danza española, engullida y ahogada en los últimos años por el devorador flamenco: Ser un bailarín completo de danza española es lo más difícil- -decía a ABC hace quince años- Lo que me entristece es que todas estas chicas que están estudiando desde el principio todas esas formas tan ricas y tan extraordinarias de nuestro baile (la escuela bolera, el folclore, la danza estilizada) después, cuando se hagan profesionales, lo único que se encuentran, y para lo que se les contrata, es para bailar flamenco. Y entonces se preguntan que por qué han estudiado tanto. Me da tristeza pensar que no es algo circunstancial, y pienso que, de seguir así, la danza clásica española, la danza estilizada, estará perdida dentro de quince años Aída Gómez Bailarina y coreógrafa HUÉRFANOS H ace unas semanas se fue Pilar López. Ahora, y con apenas unas horas de diferencia, Mariemma y Alberto Lorca. A la tristeza personal por su pérdida se une la tristeza de comprobar que quienes amamos la danza española nos hemos quedado huérfanos. Figuras como Mariemma han sido para varias generaciones de bailarines una referencia; de hecho, ella fue el primer personaje femenino que yo tuve como referencia en el baile. Conocí a Mariemma cuando yo tenía doce años, en el Conservatorio, y tra- bajamos juntas poco después, codo con codo, en el montaje de Danza y tronío en el Ballet Nacional, una obra maravillosa que repuse después, cuando dirigí la compañía. Las coreografías de Mariemma eran muy distintas a todo lo que se había visto hasta entonces. Había trabajado muchos años en París y se notaba la influencia en la estilización de su danza. Ella fue, de hecho, quien estilizó la danza española, y también quien dio continuidad a la Escuela Bolera, un estilo que ha sobrevivido gracias sobre todo a Mariemma. Su trabajo coreográfico ha tenido siempre como denominador el buen gusto y la musicalidad; de figuras como Mariemma he bebido, como tantos otros artistas de mi generación, y a ellas he querido rendir homenaje en mi último espectáculo, Permíteme bailarte Es mucho lo que les debemos y lo que tenemos que agradecerles. No tenía pelos en la lengua, y le gustaba exponer sus ideas, convencida siempre de lo que decía, de lo que hacía. Poseía un fino sentido del humor, y arañaba cuando se encontraba con alguna situación que consideraba injusta. Nació el 10 de enero de 1917 en la localidad vallisoletana de Íscar- -donde hace un año se creó el museo que lleva su nombre, y en el que se expone su amplio legado- pero sus primeros pasos los dio en París, a donde se trasladó su familia cuando ella sólo tenía dos años. Su madre le enseñó a bailar la jota y las sevillanas. En el teatro de Chatelet empezó sus estudios de ballet, y con el maestro Francisco Miralles aprendió la escuela bolera... Y allí conoció a la que sería su gran espejo y su Norte artístico: Antonia Mercé, La Argentina el recuerdo de esta mujer despertaba siempre un brillo en la mirada de Mariemma, que hablaba con devoción de la artista. En 1990, Mariemma saldó su deuda con la celebración de un homenaje a La Argentina que ha quedado como uno de los hitos de la danza española reciente. Y es que Mariemma sabía mucho de hitos. Volvió a España a finales de 1939, al poco de Sin pelos en la lengua Siempre me han preguntado- -dijo- -qué es la estilización: ir a la raíz y elevarla, cultivarla hasta hacerla universal Mariemma, en su casa madrileña en 1993