Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID MIÉRCOLES 11 s 6 s 2008 ABC Cuevas, de 79 años, tampoco acepta ser culpable de los delitos de coacción y detención ilegal La mujer presentó un certificado médico para justificar su incapacidad para acudir al Juzgado Los familiares de las víctimas dicen que no está impedida y que tiene un patrimonio de 300 millones de euros Prado Nuevo (San Lorenzo de El Escorial) lugar de las supuestas apariciones de la Virgen, tiene restringido el acceso FOTOS: DE SAN BERNARDO La vidente millonaria niega ser culpable de estafa y asociación ilícita Luz Amparo Cuevas elude el juzgado y declara en una de sus residencias de ancianos MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. La titular del juzgado de Instrucción número 4 de San Lorenzo de El Escorial, María Lourdes Platero, tuvo que desplazarse ayer hasta una residencia de ancianos para tomar declaración a Luz Amparo Cuevas, 79 años, conocida como la vidente de El Escorial contra la que pesa una querella por los delitos de estafa, asociación ilícita, coacción y detención ilegal. José Mariano Benítez de Lugo, abogado de la parte querellante- -la Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones de El Escorial- señaló ayer que Cuevas ha negado todos los delitos que se le imputan. Dice que ella no estafa, que no coacciona y que toda la gente entrega libremente sus bienes. A mí, esta postura no me ha extrañado. Todo acusado siempre se suele declarar inocente. Lo que espero es que la juez lleve a cabo todas las diligencias pertinentes que solicita la acusación para aclarar todo. Ante la probabilidad de que se diera por sobreseído el caso, recurriríamos Luz Amparo Cuevas presentó un certificado médico para no ir a declarar al juzgado. Este hecho provocó que se especulara sobre el lugar donde iba a No es de recibo que hayan tenido que ir a tomarle declaración a su residencia de ancianos. Amparo Cuevas no está impedida. Vino al pueblo a votar en las últimas elecciones y va todos los veranos a la playa Juan Carlos Bueno estaba acompañado por su hermano Alfredo. Ambos se referían a las mañas de Cuevas durante veintisiete años para hacerse con las donaciones A nuestro hermano- -decía Alfredo- -le captaron y se quedaron con todos sus bienes. No podemos verle. Es imposible Nos han dicho expertos que esta gente se maneja como una secta. Hay que investigarlos a fondo añadía Juan Carlos. A su lado, José Antonio Menoyo, otro de los afectados y querellantes. Cogieron a mi madre. Ella venía a todas las romerías de Prado Nuevo. La captaron hacia 1997. Presenté una demanda por incapacidad y logré la tutela, pero, más tarde, mi propia madre me denunció por malos tratos y me desheredó, a mí y a mis hijos. Esperamos que Amparo vaya a la cárcel, ella y toda la cúpula de las seis o siete fundaciones con que cuenta La citada asociación insiste en su querella que en torno a un fenómeno religioso los denunciados se aprovechaban de unas personas para desposeerlas de todo su patrimonio. Donaban a cambio de promesas de redención Se calcula que la vidente, su familia y sus seguidores han obtenido al menos 300 millones de euros, cantidad que, según Juan Carlos Bueno, figura en el Registro de la Propiedad a base de pisos, chalés y terrenos. Los próximos días pueden ser claves. La Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones alberga la esperanza de que la juez no archive el caso y pida más pruebas testificales y documentales. Mi madre me desheredó Abogado y miembros de la Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones, ayer, ante el Juzgado prestar testimonio la vidente. Se hablaba de su domicilio, un lujoso chalé en la urbanización Los Llanos, allí mismo, en San Lorenzo de El Escorial, camino hacia Valdemorillo. Pero también se especulaba con una residencia, al parecer de ancianos, que ocupa los números 12 y 14 de la calle de Carlos III, en San Lorenzo de El Escorial. Todo menos ir ella misma al juzgado. Al final, como casi todos sospecharon, la juez tuvo que ir a ese centro de mayores que, según muchos testimonios, está atendido por falsas monjas. Aquí, en la residencia de la calle de Carlos III, había un silencio sepulcral. En el rótulo de entrada rezaba: Fundación Virgen de los Dolores. Todas las puertas, cerradas a cal y canto. De vez en cuando, alguien fisgoneaba tras las cortinas de las ventanas sin dejarse ver. Ni un ruido. Ni una voz. Nadie que viéramos moverse en el interior. Cuando nos interesamos por Luz Amparo Cuevas a través de un toque en el telefonillo, una voz femenina y de pocos amigos respondió: No hacemos ningún comentario Juan Carlos Bueno, presidente de la Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones, se mostraba muy airado a las puertas, ayer, del juzgado. Silencio sepulcral