Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 11 s 6 s 2008 ABC UN SOCIO ESTRATÉGICO DE LA UE El país azteca debe encontrar en el mercado europeo una alternativa económica al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) donde la alemana Merkel y el español Zapatero (no estuvieron sus homólogos francés, británico e italiano) sólo lograron materializar unos cuantos abrazos con los Chávez, Cristina Kirchner y demás mandatarios latinos sin que prosperaran los asuntos realmente importantes. La canciller alemana ya se cuidó de atender lo realmente interesante visitando a Lula en Brasil y a Calderón en México. Pero para quien la noticia del nuevo estatus de socio estratégico resulta trascendental es para México. Este país ya se vio inmerso años atrás en una vertiginosa revolución económica cuando se estableció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) con Estados Unidos, Canadá y México como miembros. De inmediato, México se convirtió en el polo de masivas inversiones norteamericanas (y también canadienses) que desplazaron allí sus fábricas para conseguir precios más competitivos. Y la industria mexicana encontró expeditas las fronteras para situar sus productos en el más potente mercado del mundo. Desde ahora, México tiene una alternativa a la gran baza de su pertenencia al NAFTA: la Unión Europea, el otro gran mercado a escala global. Por supuesto que la nueva situación va a exigir redoblados esfuerzos al país. Según la encuesta de la Red Prestomedia, realizada con las respuestas de medio centenar de prestigiosos periodistas latinoamericanos, México deberá mejorar notablemente su competitividad para defender su propia industria al tiempo que el Estado deberá reforzar sus esfuerzos para conseguir mayor eficacia en las campañas que lleva contra el narcotráfico, el crimen organizado y la corrupción. En la última semana de mayo, los carteles mafiosos han acabado con la vida de cuatro altos mandos policiales responsables de la lucha contra el narcotráfico; la ola de terror ha causado un centenar de muertos. Lejos de atemorizarnos, mi gobierno redoblará la lucha ha comentado el presidente Calderón. El asunto de la corrupción está en línea directa con la modernización de la economía mexicana. Según las últimas previsiones del Banxico (Banco Central de México) el crecimiento este año será de entre el 2.4 y el 2.9 por ciento del PIB; habrá 530.000 nuevos empleos (en 2007 hubo 756.000) y una inflación del 3 Pero el precio de los alimentos hará subir la inflación, y la crisis del poderoso vecino del norte (la inversión norteamericana ha descendido un 36 en el primer trimestre) se hará notar. La economía mexicana debe modernizarse, pero eso cuesta sangre, sudor y lágrimas. Resulta ilustrativa la situación del sector petrolero. La Unión Europea ha recomendado a México que debe ir pensando en una forma de privatizar Pemex. La realidad de la gran empresa petrolífera mexicana es que está anclada en la ineficacia. Hoy extrae 300.000 barriles de petróleo al día menos que hace tres años. Calderón, antes de lanzar su tímida reforma de Pemex, se vio obligado a decir que el petróleo es el emblema de la soberanía nacional La situación linda casi con lo ridículo: de cada diez litros de gasolina que se venden en el país, cuatro proceden del extranjero por falta de capacidad de refino de Pemex. El 14 de mayo pasado se inició en el país el gran debate en torno a la reforma de Pemex y, un día después, llegó al Senado la (tímida) propuesta del Gobierno de reforma petrolífera, con todos los partidos de uñas y una opinión pública a favor de la propiedad pública sobre el petróleo nacional. Calderón, un gobernante inasequible al desaliento, tendrá que sumar un punto más a su agenda de asuntos prioritarios (narcotráfico, corrupción, crisis alimentaria, competitividad) convencer a la ciudadanía de la necesaria reforma de la industria petrolera. Antonio Alférez Editor de análisis Prestomedia L a buena noticia se la dio en persona el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, durante su estancia en México: el país azteca se convertía en socio estratégico de la UE, una distinción que tienen contados países en el mundo y en Latinoamérica tan sólo Brasil. La estrategia de la Unión Europea respecto a Latinoamérica parece bastante clara: apuesta total por Brasil y México. Estos dos países mantienen numerosos puntos coincidentes: son dos superpotencias que en pocos años estarán entre las diez economías más poderosas del mundo; son Estados (uno con gobierno de centro derecha y otro de centro izquierda) con solvencia jurídica y financiera y que, de cara a la comunidad política y empresarial mundial, resultan fiables. Dato revelador: en 2007 la inversión internacional en Latinoamérica ha alcanzado los 105.925 millones de dólares, de los cuales casi el 60 por ciento lo han acaparado México y Brasil. Resumiendo: el futuro de Latinoamérica lo definirá lo que ocurra en Brasil y México. Y, desde un punto de vista empresarial, quien no esté en Brasil y México es como si no estuviera en este vasto continente. La Unión Europea sabe que las relaciones a nivel de bloques con Latinoamérica son poco eficaces. Se ha visto en la reciente cumbre de Lima, en Francisco Ortiz Franco, periodista de Zeta asesinado en 2004 ABC Calderón reforzará la prevención de delitos contra la prensa Se compromete a llevar al ámbito federal los crímenes contra periodistas en México BORJA BERGARECHE MADRID. México. 21 periodistas asesinados desde 2000. Siete desaparecidos desde 2005. Uno de los países más peligrosos del mundo para la prensa según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) de Nueva York. En el país norteamericano, que la jurisdicción competente para investigar estos crímenes sea la estatal o la federal determina a menudo que el caso vea la luz o que quede sepultado bajo la losa de corrupción y autocensura que paraliza ciertos estados mexicanos. El lunes, el presidente Felipe Calderón se comprometió en una reunión en Ciudad de México con representantes del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) de Nueva York a llevar al ámbito federal la investigación de crímenes que causen alarma social incluidos los delitos contra la libertad de expresión. La amenaza más importante contra los periodistas independientes en México es la misma que soporta la sociedad en su conjunto, el crimen organizado afirmó anteayer el presidente. En México, el asesinato es un delito del fuero común, y su investigación es responsabilidad de las fiscalías y policías estatales, más vulnerables a la presión de los cárteles de la droga que los organismos federales. El resultado, como han denunciado numerosos organismos de libertad de prensa, es la impunidad que siguió a asesinatos como el del coeditor de la revista Zeta de Tijuana, Francisco Ortiz Franco, tiroteado en Tijuana a plena luz del día en 2004, o el del periodista freelance Brad Will, muerto en los disturbios de Oaxaca del otoño de 2006. El fracaso de las autoridades para investigar a fondo estos crímenes crea una cultura de impunidad que perpetúa la violencia contra la prensa explica Carlos Lauría, responsable para América Latina del CPJ y uno de los asistentes a la reunión. En presencia de los ministros de Interior y de Exteriores de Calderón, el fiscal general del Estado mexicano, Eduardo Medina Mora, anunció la presentación de una propuesta al Congreso en septiembre para enmendar la Constitución y convertir en delito federal todo crimen que cause alarma social según explicaron a ABC fuentes del CPJ. En 2007, el 60 por ciento de la inversión europea en Latinoamérica fue para México y Brasil Según las previsiones del Banco Central de México, el crecimiento este año será de entre el 2,4 y el 2,9 por ciento La UE ha recomendado a México que piense en una forma de privatizar la petrolera estatal Pemex Cultura de impunidad