Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 11 s 6 s 2008 Irlanda vota el Tratado Europeo INTERNACIONAL 35 Irlanda cierra la campaña del referendo con un desesperado llamamiento al sí Los contrarios al Tratado de Lisboa afirman que cabe una renegociación del texto EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Cuatro millones de votantes decidirán por 490 millones de europeos en el referéndum de mañana en Irlanda, único país que ha convocado una consulta popular sobre el Tratado de Lisboa. Esa responsabilidad añadida llevó ayer, último día de la campaña, a una masiva llamada al sí por parte de casi todas las fuerzas parlamentarias e instituciones, mientras el sólido no sigue demostrando su fuerza en las encuestas. El rechazo al Tratado, de todos modos, parece haber perdido terreno en los últimos días a medida que se ha ido reduciendo el elevado número de indecisos. El último sondeo situaba el voto favorable en el 43 por ciento y el contrario en el 38 por ciento, con aún un 19 por ciento de votantes que no han decidido su opción. Pero el resultado se da por completamente abierto. El primer ministro, Brian Cowen, hizo ayer una última apelación para que se apoye el Tratado de Lisboa, texto de reforma institucional que incorpora parte de la Constitución europea que no llegó a buen puerto y adapta la UE a su nueva realidad de 27 países. Como Taoiseach término gaélico utilizado para el jefe del Gobierno estoy profundamente convencido de que la ratificación del Tratado de Lisboa es crucial para el futuro de este país dijo Cowen. Convencer a la opinión pública irlandesa ha sido la principal ocupación de Cowen en el escaso mes que lleva en el puesto, en el que sucedió a Bertie Ahern. Éste dimitió precisamente para no poner en peligro la victoria del sí porque debido a un caso de presunta corrupción económica que está en los tribunales, el referéndum podría haber sido utilizado como ocasión de castigo contra él. En la campaña ha habido actuaciones conjuntas tanto de los tres partidos en el Gobierno (el mayoritario Fianna Fail, los Demócratas Progresistas y los Verdes, aunque esta última formación ha evitado solicitar formalmente el voto afirmativo debido a su división interna sobre el particular) como del Fianna Fail del primer ministro Cowen y los dos principales partidos de la oposi- HORIZONTE Ramón Pérez- Maura IRLANDA Y LA SOPA BOBA ucho es lo que se juega Europa en el referendo de mañana en Irlanda sobre la ratificación del Tratado de Lisboa. La clamorosa ausencia de cualquier información sobre la consulta en las ediciones de ayer de publicaciones internacionales como el Herald Tribune o el Wall Street Journal Europe -y en otros menos globales- -debe ser un aldabonazo que nos advierta de los peligros que afronta la construcción europea. Si no fuera por la gravedad del asunto, haría reir el que en el mismo día, el gran diario de calidad del Reino Unido y portaestandarte del euroescepticismo británico, The Daily Telegraph dedicara su principal información de carácter comunitario a contar que un eurodiputado pagó durante años un salario de 8.000 libras al mes a su pareja homosexual en calidad de asistente parlamentario. A 48 horas de que el Tratado de Lisboa pueda ser defenestrado, ésa es la noticia. Los riesgos que corre mañana la construcción europea son muchos. Primero porque resulta especialmente grave que uno de los países que más se han beneficiado de la solidaridad de la UE desde su fundación, uno de los que ha rozado las cimas de la prosperidad gracias a sus socios de la UE, sea el que ahora da muestras más persistentes de euroescepticismo. Toda crítica política es legítima, pero quizá sea necesario pensarla doblemente cuando se es uno de los que se ha amamantado en esa ubre durante más tiempo. Porque las ayudas de la Unión no son una sopa boba permanente, sino un incentivo para lograr unos niveles de competitividad y prosperidad y, a partir de ahí, ser capaces de navegar solos. Y contribuir con nuestra riqueza a crear riqueza en otros países. Si se diera la aviesa situación de que el no que anticipan algunos sondeos triunfara en el referendo de mañana en Irlanda, la UE haría bien en replantearse todas sus estrategias. Primero, porque parece inviable una construcción política que agrupa a veintisiete países y 495 millones de habitantes y que puede paralizarse por un país de cuatro millones; y segundo, porque si ni los más beneficiados por este proyecto valoran sus réditos, es que algo está muy mal hecho. M Decisión crucial El primer ministro de Irlanda, Brian Cowen, en una rueda de prensa, ayer, en Dublín ción, el Fine Gael y el Partido Laborista. El Sinn Fein es el único partido con representación parlamentaria opuesto al Tratado de Lisboa. Sin apenas presencia en el Parlamento, con sólo cuatro de los 166 que tiene la Cámara (a diferencia de su poder en Irlanda del Norte) la formación encabezada por Gerry Adams parece más bien buscar apropiarse del elevado porcentaje que se espera para el no Adams negó que no vaya a haber un plan B en el caso de que los irlandeses rechacen el Tratado, e indicó que en el caso de que esto suceda, lo que ocurrirá es que el Gobierno de Dublín tendrá oportunidad de renegociar con más fuerza sus intereses nacionales. Para el Sinn Fein y otros grupos extraparlamentarios opuestos al nuevo texto, la neutralidad militar por parte de Irlanda queda en cuestión. También esgrimen argu- EPA Convencer a la opinión pública ha sido la ocupación del primer ministro en el mes que lleva en el cargo mentos económicos, como los blandidos ayer por las centrales sindicales, que califican el Tratado de Lisboa de neoliberal Aunque la cúpula de los principales sindicatos se ha decantado por el voto afirmativo, parte de sus organizaciones convocaron una rueda de prensa para señalar que el texto no reconoce suficientemente el derecho de los trabajadores. La jornada de reflexión de ayer estuvo precedida anteanoche, en la hora de mayor audiencia, de un debate en la televisión pública en el que a favor del sí participó Íñigo Méndez de Vigo, eurodiputado español del PPE. Moratinos, convencido de un resultado favorable ABC MADRID. El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, se mostró ayer convencido de que los irlandeses dirán sí mayoritariamente al Tratado de Lisboa en el referéndum del próximo jueves, a pesar de que algunos sondeos de opinión apuntan a una victoria del no En su comparecencia ante la Comisión Mixta Congreso- Senado de la Unión Europea, Moratinos aseguró, no obstante, que si ganase el no la UE sabría cómo reaccionar para seguir avanzando en la construcción europea porque, nadie- -afirmó- -va a detener la fuerza integradora de la UE informa Europa Press. Según Moratinos, los Veintisiete no tienen ningún plan B ante un eventual rechazo de los irlandeses al Tratado, que devolvería a la Unión a la crisis vivida tras el rechazo de franceses y holandeses a la fallida Constitución Europea. Irlanda es el único país que debe aprobar el Tratado de Lisboa en referéndum, porque así se lo exige su legislación nacional. El resto de países miembros lo ha hecho ya o tiene previsto hacerlo en los próximos meses por vía parlamentaria. El Congreso e los Diputados español prevé ratificarlo el próximo 27 de junio, pero previsiblemente, debido al descanso vacacional, habrá que esperar a septiembre para la ratificación por el Senado.