Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Juicio contra cuatro mandos policiales por el caso bórico MIÉRCOLES 11 s 6 s 2008 ABC El informe del bórico y ETA se rehízo porque era acientífico y absurdo El jefe de la Unidad de Análisis asegura que ningún superior de la Comisaría Científica le ordenó quitar la referencia a la banda CRUZ MORCILLO MADRID. El jefe de la Sección del Laboratorio Químico- Toxicológico de la Comisaría General de Policía Científica, Francisco Ramírez, detalló ayer en la Audiencia Provincial de Madrid por qué cambió el informe del ácido bórico hallado en la casa de uno de los implicados en el 11- M, las razones por las que lo firmó y qué órdenes concretas recibió de sus superiores, durante la primera sesión del juicio que ha sentado en el banquillo a cuatro mandos policiales. El máximo responsable de Policía Científica, el comisario general Miguel Ángel Santano; el secretario general, Pedro Luis Mélida; el jefe de la Unidad Central de Analítica, José Andradas, y Francisco Ramírez se enfrentan a penas de entre 6 y 9 años años de cárcel y entre 6 y 18 de inhabilitación, multas de 108.000 euros y tres años de suspensión, acusados de los presuntos delitos de falsedad documental y falso testimonio por modificar un informe en el que se apuntaba la hipotética relación entre ETA y los autores del 11- M. A Santano se le imputa además un delito de encubrimiento. La Fiscalía y la Abogacía del Estado solicitaron el archivo de la causa, por lo que sólo se ejerce la acusación popular (AVT, Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11- M y Manos Limpias) La Sección Decimoquinta de la Audiencia consideró legitimadas a estas acusaciones, dado que las doctrinas del caso Botín y Atutxa son contradictorias a juicio del Tribunal. El presidente, Alberto Barreiro, decidió celebrar el juicio para preservar el bien jurídico colectivo El jefe de unidad del laboratorio, el único que declaró ayer, explicó que recibió una propuesta de informe -hasta que no lleva sello oficial del laboratorio no puede considerarse otra cosa, según puntualizó- -del analista (perito) Manuel Escribano tras analizar una sustancia tóxica hallada en casa de Hassan el Haski en 2004, que había sido remitida desde la Comisaría General de Información. Escribano, como hacía en otras ocasiones, incluyó antecedentes y relacionó el ácido bórico (insecticida y cosmético) encontrado en el piso del islamista en Lanzarote con la misma sustancia que había sido hallada en 1999 en el domicilio del antisistema Iván Martínez, y en 2001 en Salamanca en el baño del etarra Juan Luis Rubenach, señalando la posibilidad de que los tres autores estuvieran relacionados. Ramírez, superior directo del perito, consideró que esas conclusiones eran absurdas y acientíficas y no guardaban relación con lo que se les había pedido desde Información. Ramírez consultó con el secretario general de la Científica, Pedro Mélida, y éste tachó en rojo las anotaciones. Al comunicárselo al perito Escribano, montó en cólera y se negó a quitar nada. Mélida ordenó entonces que el informe se reasignara a otro funcionario o bien que se hiciera cargo de él el jefe de la Unidad. Y eso fue lo que ocurrió: Lo asumí yo- -relató Ramírez- -para evitar tensiones en el laboratorio y no poner a nadie en un compromiso respecto a Escribano Puesto que el análisis estaba acabado y revisado se limitó a eliminar las anotaciones y lo fir- mó. No recibí ninguna orden de Santano ni de nadie para eliminar a ETA del documento. A mí nunca se me dijo nada de eso respondió Ramírez al abogado de la AVT, Juan Carlos Rodríguez Segura, que maneja esa tesis, igual que las otras dos acusaciones. El letrado de Manos Limpias intentó cuestionar la capacitación de Ramírez para llevar a cabo los análisis- los he hecho durante ocho años dijo- pero el acusado reiteró que el informe estaba acabado y el cambio obedeció a criterios profesionales. Un año y medio después, este mando y sus superiores se encontraron el documento de Escribano en la prensa sin sello oficial y con la acusación de falsificación. Propuesta de informe Los cuatro mandos policiales, de espaldas, en el inicio del juicio CHEMA BARROSO ARAÑA DE LOS LETRADOS LOS QUÍMICOS Y LA TELA DE El presidente del Tribunal decidió sacar del juicio a la Abogacía del Estado, legitimar a las acusaciones populares y reconducir la reiteración de los abogados C. M. MADRID. El presidente de la Sección Decimoquinta de la Audiencia de Madrid, Alberto Barreiro, sostuvo que la Abogacía del Estado- -acusada de deslealtad por el abogado de Manos Limpias- -había quedado en un limbo al retirar la acusación, por lo que dejó a su representante quedarse en el estrado pero no abrir la boca. Decidió además que el juicio siguiera adelante- -tras dos aplazamientos- -porque aunque sólo hay acusación popular, el delito juzgado es público y se podría haber perjudicado el bien jurídico colectivo dando prioridad a la doctrina Atutxa sobre la del caso Botín y tras dejar claro que le parecían contradictorias. El juez se mostró visiblemente irritado con el abogado de Manos Limpias que planteó al acusado Francisco Ramírez las mismas cuestiones que las otras dos acusaciones e intentó desacreditar la capacitación profesional del mismo a cuenta de su licenciatura. Barreiro se refirió al desinterés del letrado y le remarcó las diferencias entre la Ciencia y el Derecho a base de perífrasis. Los químicos carecen de la tela de araña mental en la que nos enredamos los profesionales del derecho, ironizó. Si se mezclan dos compuestos concretos, dan como resultado otro, siempre el mismo llegó a decir el presidente, que también reconvino al fiscal al inicio de la sesión. En el banquillo se sentaban cuatro acreditados miembros del Cuerpo Nacional de Policía, paradójicamente acusados por asociaciones de víctimas, cuando alguno de ellos fue el encargado de poner nombre, de manera directa, a los restos imposibles de decenas de asesinados el 11- M. Alguna de esas asociaciones aún no se había creado, merced al mazazo de los atentados, cuando los mismos policías ahora juzgados pasaron días encadenados sin dormir recogiendo muestras de ADN tras la carnicería. No son policías de especulación, son científicos. Lo dicen sus manuales.