Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CIENCIAyFUTURO MARTES 10 s 6 s 2008 ABC Identificado un minigen supresor de tumores que controla leucemias Se abren dos vías de tratamiento, con terapia génica y fármacos ya disponibles N. R. C. MADRID. Una investigación internacional liderada por dos grupos españoles ha identificado el mecanismo que controla el desarrollo de la leucemia mieloide crónica, la linfoide aguda y algunas leucemias infantiles. Todas son enfermedades hematológicas que sólo en España afectan a unas 4.000 personas cada año. Marcos Malumbres, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y José FernándezPiqueras, del Centro de Biología Molecular (CBMSO) han averiguado que la clave está en un microRNA, el miR- 203. Los microRNA son minigenes que generan pequeñas moléculas de ARN capaces de regular la mayor parte de los genes de nuestras células. Pueden favorecer el desarrollo de tumores o suprimirlos. El microRNA identificado pertenece a este último grupo y funciona como un supresor de tumores. En concreto, impide la producción del gen alterado que causa ciertos tipos de leucemia. De ahí, el interés de los investigadores que confían en diseñar nuevas estrategias de tratamiento. Nuestros resultados sugieren que la recuperación de este microRNA en los tumores puede tener efectos terapéuticos en determinadas leucemias agudas y crónicas Los detalles se publican en la revista Cancer Cell Los descubrimientos de ciencia básica, como éste, suelen tardar años hasta llegar al enfermo. Pero en este caso, puede haber una transferencia casi inmediata del hallazgo del laboratorio hasta el hospital. Ya existen dos fármacos disponibles del que se podrían beneficiar este tipo de pacientes. El hallazgo abre también una vía para realizar terapia génica, es decir inyectando directamente en sangre el minigen supresor de tumores. En estos momentos, este tipo de leucemias se tratan con quimioterapia que inhibe la capacidad del gen alterado. El problema es que el tratamiento genera resistencias. DISTRIBUCIÓN DEL HÁBITAT DEL MAMUT El análisis del ADN mitocondrial de cinco mamuts lanudos demuestra que hubo dos poblaciones genéticamente diferenciadas dentro de esta especie 30.000 años 6.000 años Tamaños relativos Elefante indio Elefante africano Mamut lanudo El mamut lanudo se escindió en dos clanes genéticos Ambos cohabitaron durante miles de años, aunque la Clase I sobrevivió a la Clase II, ya que pudo cruzar el estrecho de Bering A. PASCUAL MADRID. Un estudio publicado hoy por la revista Proceedings y en el que han participado las universidades Complutense y Carlos III, ha demostrado la existencia de dos variantes o clados genéticos del mamut lanudo de Siberia. A tenor del análisis del ADN mitocondrial procedente de 73 muestras capilares de estos paquidermos, los científicos describieron dos tipos diferentes- -bautizados como Clase I y Clase II- -de mamut que cohabitaron, cuanto menos, durante diez mil años. La Clase I, la más conocida, tuvo una amplia dispersión geográfica al atravesar el estrecho de Bering, mientras que su hermano genético, que desapareció antes, circunscribió su existencia a las riberas de los ríos Kolyman y Lena. La anterior extinción de la Clase II plantea a los expertos una díficil cuestión sobre las causas. Siguiendo las leyes de la evolución, lo lógico sería pensar que esta variante no supo adaptarse al entorno cambiante de la época, lo que llevó a sus miembros a la desaparición. No obstante, y a la luz del análisis de las estructuras protéicas de ambas especies, las diferencias funcionales entre ellas no fueron significativas. Esto ha llevado a los paleontólogos a sostener que los motivos tuvieron más que ver con la deriva genética que con la selección natural. Al hilo de esta hipótesis, el informe apunta a la diseminación territorial como causa probable. La concentración de toda la especie en una zona restringida habría podido propiciar un cuello de botella demográfico capaz de impedir la evolución de esta modificación del mamut. El primer ejemplar completo de Mamut Lanudo fue hallado por el botánico escocés Mikhail Adams en 1806, cerca de la desembocadura del río Lena, en Siberia. De una altura semejante a la de un elefante medio actual, se estima que la última colonia de Lanudos desapareció hace aproximadamente 10.000 años. Aunque no existe una teoría consensuada al respecto, un estudio publicado recientemente por el investigador David Nogués- Bravo, del Museo Nacional de Ciencias Naturales, señaló al cambio climático, unido a la acción antrópica, como principales causas de su extinción. El incremento de la temperatura experimentado por la Tierra durante el Pleistoceno obligó a estos grandes mamíferos a refugiarse en latitudes más frías, cerca de su peor amenaza, los asentamientos humanos y sus cazadores. Más información: www. cnio. es www. cbmso. ABC ¿Selección o deriva? NASA La primera muestra, fallida La primera muestra de 200 mililitros de suelo marciano recogida por la sonda Phoenix se quedó estancada antes de llegar al instrumento que debía analizarla. El horno TEGA, en efecto, no envió la señal que confirma que los materiales están en su interior. Más información: http: www. pnas. or g cgi doi 10.1073 pnas. 0802315105