Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 10 s 6 s 2008 ABC Los emigrantes no somos personas, somos herramientas Junot Díaz s Premio Pulitzer 2008 Casi una década después de aterrizar en el panorama literario con la colección de relatos Los Boys el escritor dominicano, afincado en Estados Unidos, se estrena en la novela con La maravillosa vida breve de Óscar Wao POR DAVID MORÁN FOTO: ELENA CARRERAS BARCELONA. Ocurrió una noche cualquiera- -o, mejor dicho, una mala noche- -en la que Junot Díaz (Santo Domingo, 1969) se topó con La importancia de llamarse Ernesto de Óscar Wilde y trató de pronunciar el nombre del escritor irlandés en dominicano. Vino todo como un relámpago asegura el novelista caribeño afincado en Nueva Jersey a propósito de La maravillosa vida breve de Óscar Wao (Mondadori) novela que le ha valido el Premio Pulitzer y en la que relata la triste y cómica vida de un dominicano atípico que ni baila bachata ni es un playboy y cuyo máximo sueño es convertirse en el Tolkien caribeño mientras comparte piso en un gueto de Nueva Jersey con su madre y su hermana. La ciencia- ficción, la dictadura de Trujillo, la vida en el gueto, la diáspora dominicana, una extraña maldición e infinidad de referencias culturales y literarias se dan la mano en esta novela que, como asegura el propio autor, pretende ser un mapa de los Estados Unidos de la actualidad. desde el prisma del tercer mundo: cuando ves todo ese privilegio te das cuenta de que todo eso se ha conseguido a base de invasiones y violencia política. Y nadie se da cuenta de eso. Muchos amigos míos pertenecen a familias que vienen de países ocupados por los Estados Unidos, y entre todos formamos como un gueto de personas de países ocupados. Nadie piensa que casi todos los emigrantes están en Estados Unidos debido a algún gesto político. americano el día que me dieron el Pulitzer, aunque estoy convencido de que si ahora salgo de aquí y me pongo a disparar a la gente las televisiones hablarían de un escritor dominicano. En Estados Unidos los emigrantes no somos personas, somos herramientas, y estamos siempre en un estado de indefinición. -En la novela aborda también la historia dominicana y, sobre todo, la dictadura de Trujillo, a quien llega a comparar con el Sauron de El señor de los anillos Un momento del ensayo de Sigfrido en Valencia ROBER SOLSONA ¿Recuerda la masacre que hubo en el Virginia Tech? Pues el joven que lo organizó todo había llegado de Corea a los seis años y, sin embargo, todos los noticiarios hablaban de un coreano, no de un coreano- americano. A mí me consideraron -A estas alturas y después de más de treinta años, ¿cómo se le ve a usted en Estados Unidos? ¿Cómo un americano más o como un dominicano? -No creo que un ciudadano medio pueda llegar a saber lo que es vivir bajo una dictadura tan colosal. La gente que ha tenido esa experiencia lo quiere olvidar. Aún así, lo que a mi me interesa es comprobar cómo en los círculos literarios serios hay muy pocas discusiones sobre el poder absolutista y, en cambio, los autores de cómic y los escritores de ciencia- ficción y literatura fantástica están obsesionados. Es como si fuese de mal gusto hablar de dictaduras. Yo creo que si el mundo terminase, lo que tendría que sobrevivir no son los libros, sino los cómics, ya que es ahí donde se encuentra la llave para entender la historia de Estados Unidos. La Fura dels Baus vuelve a poner la tecnología al servicio de Wagner El Palau de les Arts estrena hoy Sigfrido dirigido por Zubin Mehta MARTA MOREIRA VALENCIA. El Palau de les Arts de Valencia estrena esta tarde la tercera parte de la monumental Tetralogía de Wagner, producción que en manos de la Fura dels Baus ha llevado el lenguaje lírico a una nueva dimensión tecnológica. El sello hiperbólico de la compañía catalana, reforzado con las videocreaciones de Franc Aleu y la escenografía de Roland Olbeter, llega con Sigfrido al episodio más arduo de El Anillo del Nibelungo aquel que transcurre en la Tierra y que musicalmente es considerado el menos lírico y más difícil de escuchar. El director indio Zubin Mehta defenderá desde el foso esta compleja partitura de duetos y largos soliloquios, que Wagner abandonó en 1857 para retomarla en 1869. El reparto está encabezado por el tenor Leonid Zakhozhaev, la soprano Jennifer Wilson y el barítono Juha Uusitalo. Después de los gigantes de El oro del Rin y los dioses de La Valquiria el devenir de este extenso drama musical aterriza ahora en el mundo de los hombres, donde la lucha codiciosa por el poder está desencadenando una hecatombe ecológica. Los elementos escenográficos- -grúas, vestuarios multimedia, proyecciones en tres dimensiones, figurantesacróbatas- -sufren constantes mutaciones, al ritmo que se arruina la naturaleza. Entre los nuevos protagonistas de esta tercera parte de la saga destaca la aparición Fafner, un dragón de diez cabezas y once metros de largo, monitorizado con un sistema de control numérico. Este prodigio de sofisticación- -cuyo sobrecoste ha sido financiado al estilo norteamericano, es decir, con un patrocinador privado- que en la historia lucha a muerte con el protagonista, sobrevolará el foso para buscar a Sigfrido entre los músicos. El coste total de la Tetralogía asciende a tres millones de euros, pero tanto el Palau de les Arts como La Fura dels Baus confían en la amortización de una parte importante de la inversión con el traslado de este montaje de carácter mediterráneo a otros teatros y espacios públicos. Al final lo caro sale barato afirma Padrissa, al tiempo que desafía a calcular el coste de la suma de cuatro producciones tradicionales. Nosotros hemos concebido una obra global de estética homogénea, en la que reutilizamos muchos elementos El mayor reto vendrá el año que viene, con la representación íntegra de las quince horas de la saga. Hay que dejarse llevar, el tiempo no existe recomiendan sus creadores. Un dragón de once metros -La imagen que se da sobre los dominicanos es siempre la de un hombre hipermasculino. pero yo quería escribir sobre el dominicano más raro del mundo. Santo Domingo necesitaba un nerd como héroe. Además, un muchacho como Óscar me era muy útil, porque para narrar la realidad dominicana reciente se necesita una narrativa cercana a la ciencia- ficción. El realismo no es capaz de hacerlo porque, ¿cómo le explicas a alguien 500 años de esclavitud? El realismo no sirve. ¿De dónde nace el personaje de Óscar, ese antihéroe que viene a ser la antítesis a lo que se supone que es un dominicanos? ¿Y hasta que punto es necesario, además de cambiar de género, cambiar también de país para explicar esa realidad? -Cuando estoy en Estados Unidos siempre estoy pensando en lo que vi y viví en Santo Domingo. Además, los Estados Unidos sólo se pueden entender Junot Díaz, durante la entrevista en Barcelona