Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Política exterior MARTES 10 s 6 s 2008 ABC El Gobierno alemán defiende a Trichet y pide que Zapatero se explique El presidente del BCE insiste en que los tipos podrían subir s Berlín regaña a Zapatero: Para nosotros la independencia del banco es irrenunciable R. VILLAPADIERNA G. SANZ BERLÍN MADRID. Lejos de amainar, la polémica creada por José Luis Rodríguez Zapatero el pasado sábado con su petición de prudencia y responsabilidad al presidente del Banco Central Europeo (BEC) Jean- Claude Trichet, aumenta. Ayer, el Gobierno Federal Alemán instó al presidente del Gobierno español a aclarar las inusuales críticas realizadas contra Trichet, subrayando el principio de independencia de la institución. Y el propio Trichet, en rueda de prensa en París, sin referirse explícitamente a Zapatero, sí dijo que mantiene sus declaraciones del pasado jueves sobre una eventual subida de las tasas en julio. No es segura, pero es posible Lo que hemos dicho apunta a la estabilidad de precios y protege a los más pobres, que son los más vulnerables a la subida de precios añadió Quien sí fue un paso más allá fue el vicepresidente del banco, el griego Lucas Papademos, rechazando que las palabras de su presidente hayan generado volatilidad en los mercados financieros. Durante la presentación en Fráncfort (Alemania) del Informe de estabilidad financiera de junio de 2008, Papademos afirmó: No acepto la opinión de que nuestro comunicado sobre la política monetaria pueda afectar de alguna manera adversamente a la volatilidad de los mercados Por su parte, el viceportavoz del ejecutivo germano, Thomas Steg, sí se distanció abiertamente del Ejecutivo socialista español y dijo que el Gobierno que preside Angela Merkel no tiene crítica alguna que realizar al BCE, ni sobre su presidente Trichet Thomas Steg quiso salvar la autonomía del banco y advirtió que si el señor Zapatero lo contempla de forma diferente tendrá que explicarlo mejor. Thomas Steg dejó claro que para nosotros la independencia del banco es irrenunciable, la posición del gobierno alemán es clara en esto y no tenemos por qué elevar criticas al respecto que la Ejecutiva Federal Socialista comparte lo dicho por su jefe de filas. El número dos del PSOE recordó que el presidente francés, Nicolás Sakozy, criticó a Trichet el pasado septiembre en una entrevista a Le Monde en la que Blanco lo compara con Sarkozy Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, salió ayer en defensa de lo dicho por Rodríguez Zapatero el pasado sábado en León. Blanco comenzó por afirmar El vicepresidente del BCE, rotundo con Moncloa: No acepto la opinión de Zapatero sobre los tipos decía que la política del BCE de inyectar liquidez sin reducir los tipos da facilidades a los especuladores y se complica la tarea para los emprendedores Blanco recordó ayer que los mismos medios de comunicación que critican ahora a Rodríguez Zapatero alabaron a Sarkozy el pasado septiembre por sus palabras contra Trichet. El secretario de Organización Socialista recordó que las palabras de Trichet, el pasado jueves, anunciando una posible subida de tipos en la reunión del BCE prevista para el 3 de julio tuvieron una consecuencia inmediata en la escalada histórica del euríbor hasta el 5,41 al día siguiente, viernes. Ayer, en el inicio de la semana, el Euríbor, índice de referencia para la mayoría de las hipotecas, situó su tasa diaria en el 5,429 y marcó un nuevo máximo histórico por segundo día consecutivo, tras el nivel alcanzado el viernes pasado. En España, la polémica también siguió ayer. El portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Fomento del Congreso, Andrés Ayala, criticó que Rodríguez Zapatero esté más preocupado en criticar a Trichet que en coger el toro por los cuernos en clara alusión al problema de los transportistas. Y el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, criticó al presidente del Gobierno por escandalizarse con el BCE, un organismo que, según enfatizó, responde únicamente a criterios de inflación y no a criterios sociales El Gobierno- -insistió Llamazares- -no puede eludir su responsabilidad echando la culpa al BCE, ya no conoce lo que es el BCE. Es la catedral del neoliberalismo en Europa. Espantarse de que Banco Central Europeo dé doctrina es tanto como espantarse de que El Vaticano dé doctrina ABC. es Zapatero espera, ayer, en Moncloa la llegada del gobernador de Nuevo México (EE. UU. EFE Más información sobre los tropiezos del Gobierno en política exterior en www. abc. es Los compañeros de Couso niegan ante el juez que hubiera tiradores iraquíes en el hotel Palestina S. S. MADRID. Los periodistas españoles que se encontraban el 8 de abril de 2003 en el hotel Palestina de Bagdad (Irak) donde murió el cámara de Telecinco José Couso, declararon ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz en una ampliación de testimonio, tras revocar la Sala el procesamiento de tres militares estadounidense. Los compañeros de Couso señalaron que no había nadie del Ejército iraquí en el edificio, sino funcionarios que no iban armados ni suponían amenaza alguna según informaron fuentes jurídicas. Además, Jon Sistiaga, Olga Rodríguez y Jesús Quiñonero apuntaron al juez que los soldados de EE. UU. dispararon contra el hotel porque quisieron; sin motivo y con la idea de amedrentar a la prensa Asimismo, Sistiaga se pronunció sobre el auto de la Sección Segunda, donde se recoge que admitió en su declaración inicial la existencia de espías e informadores en el hotel que se hacían pasar por periodistas Este es uno de los argumentos a los que la Sala de lo Penal se remite para sostener que no es descartable que el disparo desde el carro de combate se realizara con la creencia de que había tiradores iraquíes en el Palestina. Así, el periodista acusó a los magistrados Ángel Hurtado (ponente) y Fermín Echarri- -José Ricardo de Prada emitió un voto particular discrepante- -de retorcer su primer testimonio para adaptarlo a su versión Por otro lado, no acudirá hoy a la citación del juez por un problema de permiso la ex sargento estadounidense Adrienne Kinne, que dijo en el programa Democracy Now que sus superiores designaron dicho hotel objetivo militar