Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 s 6 s 2008 OPINIÓN 11 LOS CAMIONEROS ESTRENAN GOBIERNO ta ahora 16.170 euros al año más que hace unos doce meL nerviosismo bursátil o la inestabilidad de los inses. Consideremos también el coste ajeno de la huelga. dicadores carecen de la extroversión sonora de Flotillas pesqueras significativas no salieron al mar, un tumulto económico capaz de colapsar el tráfien protesta por la subida del combustible. Para mañana, co en las carreteras, dejar sin producto de venta a las gael pescado será más caro. Miles de ciudadanos que iban solineras o desabastecer la pescadería del súper de siempara su trabajo o a llevar el niño al colegio quedaron copre. En estas situaciones las respuestas son ya instintilapsados entre convoyes de camioneros huelguistas, hasvas y por su naturaleza masiva desencadenan reacciota en doce kilómetros de retención entre Carabanchel y nes colectivas que bordean el pánico y concitan violenVallecas. Va y viene por los titulares un paquecia soterrada. La jornada de ayer transcurrió te de medidas que resulta francamente obsolesin que el Gobierno socialista hiciera mucho to si lo que se pretende es reanimar un sector y más que proclamar su vocación de diálogo y atrino limitarse a poner parches. Según la Federabuir todos los males a un enemigo exterior que ción Nacional de Asociaciones de Trabajadores es el petróleo. Por parte de los camioneros transAutónomos, tan sólo en esta primera mitad de portistas, la conducción del paro indefinido fue año, casi 40.000 transportistas han dejado su trairregular, poco sistematizada- -el sector da embajo- -generalmente en régimen de autónomo- -pleo a más de medio millón de personas- -y con por los incrementos del precio del crudo. Y el bala ya habitual propensión a que los piquetes inVALENTÍ rril sigue aumentando de precio, sin paliativos, formativos pasen a ser agentes coactivos, en la PUIG de modo que la protesta de los camioneros espafrontera abollada en la que el derecho a la huelga ñoles puede irse desparramando por Europa. tiene que convivir con el derecho de los demás y no ampaUna cosa es no generar alarmismo y otra distinta es rarse en la impunidad del sabotaje. En fin: si el Gobierno la política inerme. Da la sensación de que a Zapatero se de Zapatero llevaba semanas sin saber qué hacer con la le rompió uno de esos muñecos a los que se les da cuerda inminente queja del transporte por carretera, ahora tiey articulan el paso, alzando alternativamente el brazo ne en huelga indefinida a un sector que mueve el 85 por derecho y el brazo izquierdo. Al final, incluso el muñeco ciento de mercancías, mientras que el transporte ferroroto también ha estallado. Sonaban los cláxones de los viario mueve un 2 por ciento y el marítimo, únicamente camiones en paro mientras el mercado acusa el desploel 9 por ciento. No es una magnitud cualquiera. me de las ventas de furgonetas- -baja un 34 por ciento la Este es el estreno auténtico del segundo mandato de matriculación- -y padece gravemente el sector inmobiZapatero, espectacularmente impotente e inane cuando liario: el Deutsche Bank dice que la caída de la vivienda se ha levantado el telón y han cesado los compases pintuen España llegará a un 26 por ciento en tres años. Crece reros y triunfalistas que la situación interna del PP no el paro y el Euribor- -como referencia más ilustrativa de ayudaba a neutralizar. De repente, prologado por un dolas hipotecas- -está en máximos históricos. Hay quien mingo en el que muchos precavidos ya llenaron los depóhabla de largos trimestres creciendo por debajo del 1 por sitos en las gasolineras y se pasaron por el supermercaciento. Las comparaciones con el precedente portugués do, lo que estalla es una cacofonía de tradición callejera, o italiano son desazonadoras. El paquete de medidas de descontento hiperbolizado, de ironía paciente o de esque urge tendría que ser expeditivo y severo. Las cosas tricto cabreo. Hay que convenir en que el bramido de los ya no van a ser lo mismo. Se acabó la alegría del pasacacláxones del transportismo más aguerrido agrava la colille. En circunstancias como la actual, una medida efectisión con la normalidad, como un ulular de maquinarias va siempre ha de escocer un poco. mitológicas al ver que el gasóleo sube un 20,1 por ciento vpuig abc. es en lo que va de año. Llenar el depósito de gasóleo les cues- LISTAS ABIERTAS UNA RAYA EN EL AGUA TIQUI- TACA N tiempos de incertidumbre y desventura el pueblo necesita ilusiones con las que conjurar el desánimo y mitos con los que alimentar sus sueños. El fútbol siempre ha funcionado como vía de escape de sociedades deprimidas, necesitadas de antídotos de éxito rápido o de entusiasmos evasivos; en medio de la cuita más honda o de la discordia más profunda basta soltar un balón para recuperar el sentido de la socialización colectiva. Pero algo va mal en España cuando la selección debuta en la Eurocopa con un ambiente de pesimismo desangelado y cierta sensación derrotista; o el equipo transmite malas vibraciones o la gente anda tan preocupada que IGNACIO ya no acepta euforias arCAMACHO tificiales. Hay colas en las gasolineras y los supermercados, conatos de acaparamiento de víveres y una patente atmósfera de desconfianza social. Cuando la crisis da la cara y los camiones en huelga colapsan el suministro de bienes de consumo, lo que inquieta es el abastecimiento de provisiones para la nevera y no el de los balones para los delanteros. Las economías domésticas carecen de recursos para jugar al vistoso tiqui- taca. Más bien tienen últimamente que conformarse con el catenaccio No hace mucho, en la época feliz en que las vacas gordas pastaban en prados de ladrillo, las grandes competiciones deportivas activaban el mercado de las televisiones de plasma y las pizzerías no daban abasto a la hora de las retransmisiones. A día de hoy en las grandes cadenas de electrodomésticos lucen carteles de rebajas criando telarañas en los escaparates, y los pizzeros de reparto se aburren mirando con recelo el depósito de sus motocicletas. La selección de fútbol, con su historial recurrente de fracasos, suscita tantas sospechas como el panorama socioeconómico, aunque a los jugadores les bastará un buen partido para recuperar parte del crédito, y ese salto cualitativo no está al alcance de las hipotecas. Si al menos hubiese en la alineación una figura estelar, tipo Cristiano Ronaldo, la galvanización popular sería más viable, pero el equipo nacional parece el reflejo de lo que somos: una potencia en horas bajas y tonos grises, asfixiada de mediocridad y necesitada de una sacudida de espíritu. Acostumbrados a las sacudidas volátiles de opinión pública, los futbolistas lo tienen más fácil que el Gobierno. En el fútbol basta un golpe de suerte para cristalizar un estado de ánimo, mientras que en la política se necesita como poco un proyecto que respalde la confianza. Por eso si hoy le ganamos a Rusia es probable que se decrete sola una atmósfera emocional de aliento y esperanza que compense siquiera parcialmente la angustia de las gasolineras sin combustible. Cien camiones plantados estratégicamente pueden paralizar un país, pero esta tarde la gente quiere que los once jugadores de la Roja no bloqueen sus sueños, que son de lo poco que queda gratis. Si España fracasa en Innsbruck cundirá más pesimismo, que según Zapatero es un factor que crea desempleo. A ver si no acaban culpando a Luis Aragonés, ese cascarrabias con cara de eterno cabreo, de la subida del paro. E E