Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES Eurocopa 2008 LUNES 9 s 6 s 2008 ABC La selección de Portugal que dirige Scolari también habla en español ABC MADRID. La selección portuguesa, encuadrada en el grupo A de la Eurocopa es la más españolizada de cuantas participan en la competición, ya que, a excepción del combinado dirigido por Luis Aragonés, cuenta con el mayor número de futbolistas que juegan en la Liga española. El combinado luso tiene hasta cinco jugadores que pertenecen a clubes españoles, como es el caso del guardameta Ricardo Pereira, que defiende la portería del Betis, el de los defensas Pepe del Real Madrid y Miguel Brito del Valencia, o de los centrocampistas Deco del Barcelona y Simao Sabrosa del Atlético de Madrid. Se da la circunstancia de que todos ellos, salvo el defensa valencianista, fueron titulares en el primer partido del combinado portugués en la competición, en el que el central madridista Pepe fue el mejor jugador de su equipo y autor del primer gol en la victoria ante Turquía (2- 0) Tras Portugal, aparece en dicha lista la selección holandesa que tiene cuatro representantes en las figuras de Ruud Van Nistelrooy, Arjen Robben y Wesley Sneijder, todos ellos del Real Madrid, y Boulahrouz, del Sevilla, y el combinado nacional francés con tresfutbolistas del Barcelona como son Eric Abidal, Lilian Thuram y Thierry Henry. Con dos jugadores de la Liga se encuentran Alemania, con el bético David Odonkor y el madridista Christoph Metzelder, Italia, con Gianluca Zambrotta, ya traspasado por el Barcelona al Milán, y el sevillista Morgan De Sanctis, y Grecia, con Angelos Basinas del Real Mallorca y Giorkas Seitaridis del Atlético de Madrid. A continuación aparecen cinco selecciones que cuentan en sus filas con un futbolista que juega en España como son el turco Nihat Kahveci, del Villarreal, el rumano Cosmin Contra, del Getafe, el polaco Euzebiusz Smolarek, del Racing de Santander, el sueco Christian Wilhemsson, del Deportivo de La Coruña, y el checo Jaroslav Plasil, del Osasuna. Tan sólo cuatro de las dieciséis selecciones presentes en la Eurocopa de 2008 no cuentan con ningún representante en el fútbol español, como son los casos de los organizadores, Austria y Suiza, además de Rusia y Croacia. Luka Modric Centrocampista de Croacia LA NUEVA PERLA DE JUANDE ES EL CRUYFF CROATA Juega con el dorsal 14 a la espalda y es el líder de la nueva generación de jugadores croatas, que ha devuelto la ilusión al país E. V. E. El tercer puesto logrado en el Mundial de Francia en 1998 fue el cenit de la selección croata, fruto de una generación irrepetible liderada por Suker y Boban. A partir de ahí, la peregrinación por el desierto ha sido demasiado larga, pero la aparición de una nueva hornada de talentosos futbolistas le ha devuelto al primer plano del fútbol europeo. Luka Modric es el mejor exponente de esa generación que vuelve a hacer soñar a todos los croatas. Un centrocampista con mucha clase, que explotó definitivamente en el partido que dejó fuera de la Eurocopa a Inglaterra. Aquel choque en Wembley le abrió las puertas de la Premier, donde jugará la próxima temporada a las órdenes de Juande Ramos. El Tottenham se adelantó a todos los grandes del continente pagando 25 millones por el pase de este centrocampista rubio y desgarbado al que muchos llaman el Cruyff de los balcanes por su parecido físico con el holandés. Al lado de Juande tendrá la oportunidad de crecer como jugador, para buscar un techo que parece no tener límites. Su lugar preferido en el campo es la media punta, desde donde maneja a su gusto el ritmo del partido. Su defecto es que no ve puerta con facilidad, aunque siempre elige momentos importantes para marcar. Su primer gol con la camiseta nacional se lo hizo a una Italia recién proclamada campeona del mundo y ayer volvió a demostrar que no le pesa la responsabilidad al lanzar el penalti que significó la primera victoria croata en la Eurocopa. Esta vez tampoco faltó la voltereta al más puro estilo Hugo Sánchez en la celebración, otro de los sellos de identidad de Modric, que ayer se presentó oficialmente ante el fútbol europeo. El croata Modric transforma el penalti señalado contra Austria AP Croacia aprovecha la inocencia de Austria Ganó gracias a un penalti a los tres minutos, pero decepcionó ante una anfitriona que mereció mejor suerte ENRIQUE YUNTA Tres minutos aguantó el pulso Austria, tres minutos en los que la afición mantenía la ilusión que le concede ser país coanfitrión de esta Eurocopa. Pero no tiene muchos alicientes el pueblo austríaco para seguir enganchado a este torneo, en el que participa únicamente por ser uno de los organizadores. Austria es, con mucho, el equipo más endeble de los dieciséis que participan y su trayectoria, salvo sorpresa mayúscula y pese a morir ayer con la cabeza bien alta, acaba con el tercer encuentro de esta primera fase. Carente de talento, con poco veneno en la zona ofensiva, encima peca de ingenua y regaló a Croacia una pena máxima a las primeras de cambio que trastocó el guión de un partido a ratos anodino y que concluyó con los croatas suplicando el pitido final. Lo único que hizo ese penalti clarísimo de Aufhauser sobre Olic fue adelantar los acontecimientos. Fue un empujoncito para que los balcánicos hicieran valer su rotunda superioridad ante una selección que pobló su zaga con tres centrales y cuyos carrileros apenas tenían Austria Croacia 0 1 bujados de forma decepcionante a medida que avanzaba la tarde vienesa. Dio la sensación de que Croacia no necesitaba más. Se vio tan confiada que indultó a Austria y le fue regalando metros hasta el extremo de concederle todo el protagonismo en la reanudación. Sólo Olic, delantero correoso y de notables movimientos, dio la talla. Se esperaba mucho más de los croatas, cuya fase de clasificación fue inmaculada y en la que dejó en la cuneta a la mismísima Inglaterra. Hipotecado su juego a la magia de Modric, del que apenas hubo noticias, fue perdiendo crédito hasta el extremo de encerrarse en el tramo final para defender a ultranza las embestidas de Austria, que lo intentaba por activa y por pasiva con balones aéreos. Puede estar satisfecha por sumar tres puntos, pero Croacia tiene potencial para mucho más. El segundo acto tuvo un inicio del todo diferente, con una Austria mucho más impetuosa y atrevida, liberada de la presión que conlleva el primer partido de un gran campeonato. Incapaz, superada e incluso sorprendida, Croacia entendió que debía dormir el choque y lo hizo poblando la medular, un remedio que no sirvió para mucho y que no evitó las llegadas locales. Kienast tuvo el empate con un cabezazo en el último minuto. Austria (3- 4- 3) Macho; Prodl, Pogatetz; Aufhauser, Saumel (Vastic, m. 60) Standfest, Gercaliu (Korkmaz, m. 68) Ivanschitz, Linz (Kienast, m. 73) Harnik. Croacia (4- 4- 2) Pletikosa; Corluka, R. Kovac, Simunic, Pranjic; Srna, N. Kovac, Modric, Kranjcar (Knezevic, m. 61) Petric (Budan, m. 72) y Olic (Vukojevic, m. 82) Árbitro: Pieter Vink (Holanda) Mostró la cartulina amarilla a los locales Pogatetz, Saumel y Prodl y al visitante Robert Kovac. Gol: 0- 1, m. 4: Modric, de penalti. Los locales se sueltan la melena Turquía, Rumanía, Polonia... recorrido, con viajes tan cortos que no pasaban de la medular. Croacia, ajena al ambiente, obvió las hostilidades y asumió el mando de buen principio, conectando con facilidad y moviendo el balón para desesperación local. Antes del penalti, que sirvió para que Modric se presentara al Viejo Continente, los de Bilic habían amenazado las inmediaciones de Macho. Un arranque efervescente de los balcánicos, desdi-