Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 s 6 s 2008 MADRID 53 El Ayuntamiento sólo encuentra garrafón en una de cada cien botellas Los informes del Laboratorio Municipal aseguran que esta práctica está casi erradicada S. M. MADRID. En la capital no hay garrafón Eso dicen los estudios del Ayuntamiento madrileño, que desmienten rotundamente una de las principales leyendas urbanas de la noche madrileña: durante diez años de análisis de muestras en pubs, discotecas y bares, los resultados son tan buenos que, inevitablemente, despiertan cierto escepticismo. Con el nombre de garrafón se denomina una práctica fraudulenta por la cual una botella de un licor o bebida alcohólica de marca conocida se rellena con la misma bebida, pero de otro nombre comercial de menor calidad y precio. Es, por tanto, un fraude para el consumidor, que cree estar consumiendo una determinada marca y que paga por ella, mientras recibe una copa de calidad inferior. Esta práctica está expresamente prohibida, y se castiga con penas que van desde la sanción económica a retirada del mercado e incluso recurso a la vía penal (en los casos de riesgo para la salud) Para los responsables de Salud del Ayuntamiento- -a cuyo frente está José Manuel Torrecilla- el garrafón puede llegar a suponer un peligro si los alcoholes utilizados para la elaboración de estas bebidas de Cómo reconocerlo Aspecto exterior. Se examina la botella que contiene la muestra: su forma y tamaño, el precinto legal, las etiquetas y leyendas del envase, los cierres, tapones dosificadores y cuantas señales exteriores puedan aportar pistas de manipulación. Cualquier alteración de alguno de estos elementos exteriores será indicio de posible fraude. Análisis del contenido. Se comprueba si la muestra es apta o no para el consumo, y también si es genuina: si sus componentes y las concentraciones en las que están presentes en la muestra coinciden con los del patrón. ANÁLISIS DEL GARRAFÓN EN ESTABLECIMIENTOS DE OCIO Muestras analizadas durante los últimos ocho años por el Laboratorio Municipal de Madrid Vodka 126 (2,6 Whisky 126 (50,35 Ron Dorado 126 (14,01 Ron Blanco 126 (11,25 Ginebra 126 (21,8 sustitución no reúnen las suficientes garantías sanitarias para su consumo directo bien por uso de alcoholes industriales, exceso de metanol, presencia de colorantes prohi- bidos, etcétera El Laboratorio de Salud Pública del Ayuntamiento de Madrid comenzó a realizar controles analíticos de bebidas en 1985 para investigar el alcance del garrafón en los establecimientos de la capital. Las campañas han continuado desde entonces. La mayoría de las muestras que llegan al laboratorio son aportadas por los ser- vicios de inspección, que las toman en establecimientos de ocio del municipio. No obstante, también se atienden muestras llevadas por particulares y organismos públicos. En el periodo comprendido entre 2000 y 2007 se hicieron 578 controles oficiales para verificar la calidad de diferentes bebidas alcohólicas. La mayoría de las muestras correspondían a whisky, ginebra y ron de marcas de prestigio, por ser éstas las de mayor demanda en el mercado De esos casi 600 exámenes, sólo en cinco casos se demostró que la bebida había sido manipulada y sustituida por otra de inferior calidad, lo que representa una incidencia del 0,9 de las investigadas. El análisis se hace comparando la muestra recogida de una botella en un establecimiento con una original aportada por el fabricante o distribuidor. ABC