Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9- -6- -2008 Primera visita de Estado de Felipe Calderón a España INTERNACIONAL 39 Un plan de infraestructuras a la española El presidente Calderón presentó hace un año un ambicioso Plan Nacional de Infraestructuras 2007- 2012, dotado con un presupuesto de 250.000 millones de dólares (unos 160.700 millones de euros) para el que se cuenta con la participación de las firmas españolas del ramo. Ése es, sin duda, uno de los ejes en su viaje a nuestro país, y así lo explicaba días atrás su embajador en Madrid, Jorge Zermeño, durante un encuentro con empresarios españoles. El Plan contempla la construcción y modernización de carreteras, puertos y aeropuertos, así como el desarrollo de obras hídricas e inversiones en energía y protección medioambiental. Varias firmas españolas ya han mostrado interés en participar en el proyecto de mayor relevancia para México, que incluye la creación de cinco aeropuertos y vías de trenes suburbanos. Los proyectos se prolongarían entre 20 y 30 años y se realizarán principalmente mediante concesiones. Además, el coordinador de ProMéxico (entidad que se encarga de promocionar el comercio y la inversión extranjera en México) Jesús Ramón Rojo, animó a los empresarios inmobiliarios españoles a invertir en la creación de vivienda en tierras aztecas. M. M. C. Miembros de la Policía y del equipo forense, junto a dos cuerpos decapitados en Ciudad Juárez, el pasado 2 de junio AP Un país que vive en constante guerra contra los cárteles del narcotráfico En el año y medio de mandato de Calderón se han producido más de cuatro mil muertes M. M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. El Estado mexicano y los cárteles del narcotráfico protagonizan una guerra sin cuartel que se ha cobrado, en el año y medio de mandato de Felipe Calderón, más de cuatro mil vidas. Bajo la amenaza de convertirse en un narcoestado- -partes del territorio ya estaban dominadas por los criminales- el Gobierno ha recurrido a su maquinaria más sólida para enfrentarse a estas organizaciones, cada día más sofisticadas y mejor armadas. Carente de una policía nacional, con unos cuerpos de seguridad locales corruptos y poco confiables, Calderón recurrió al Ejército (más de 35.000 soldados) para desplegarlo en doce regiones del país. Desde diversos sectores se le ha reprochado que su plan no vaya acompañado por una mejora en las tareas de inteligencia y una profunda limpieza entre los poderes públicos que encubren a estas bandas. La ofensiva puso fin a décadas de statu quo entre políticos, policías, jueces y narcotraficantes que ampararon los gobiernos del PRI. El aumento del precio de los estupefacientes en Estados Unidos es una evidencia de que se ha reducido el volumen de drogas que cruzan la frontera. Pero también ha crecido el consumo interno y los malhechores han ampliado el abanico de sus actividades, que ahora incluye el robo, el secuestro y la extorsión. El desplazamiento territorial de estas mafias a consecuencia del acoso militar ha desatado también la lucha entre los clanes por controlar nuevos espacios, con su consecuente baño de sangre. Una violencia macabra en la que proliferan los cuerpos decapitados a modo de advertencia. A los cárteles de Juárez, Sinaloa, Tijuana y el Golfo hay que sumar ahora a Los Zetas, escuadrones paramilitares (donde abundan los kaibiles, ex soldados de elite guatemaltecos) que operaban al servicio de los narcos y que se han independizado en medio del río revuelto. Además, está frenada por el Congreso estadounidense la Iniciativa Mérida, un Plan Colombia para México que contemplaba la entrega de 500 millones de dólares (reducidos, después, a 350) para la lucha contra el tráfico de droga. El Gobierno mexicano rechaza que esta ayuda se vincule a la supervisión del Legislativo del vecino del norte. El desencuentro llevó a Felipe Calderón a denunciar, ante gobernadores de ambos lados de la frontera, que el mercado norteamericano de la droga es el mayor del mundo, y siendo un problema cuyo origen está en esos consumidores, hay quien pretende que México lo enfrente y resuelva por sí solo. EE. UU. pone los consumidores y nosotros ponemos los muertos El embajador estadounidense, Tony Garza, replicaría que se trata de un problema compartido, y se le debe dar una solución compartida México le reprochó que EE. UU. no ejerza ningún control sobre las armas que se venden en su territorio y acaban en poder de los narcos mexicanos. Frenada la Iniciativa Mérida bado meses antes, que sería aplicado de forma escalonada. Al mismo tiempo, sólo se destinan 500 millones de dólares a frenar la escalada de los alimentos. Calderón comenzó su mandato con una severa crisis por el alza en el precio del maíz (la tortilla de este cereal es el alimento nacional básico) Problemas éste, la escasez y carestía de los alimentos, que junto a la pobreza (que afecta a casi la mitad de los 104 millones de mexicanos) y la desigualdad choca con los buenos resultados macroeconómicos que ha heredado y mantenido de sus predecesores. En su viaje a España, Felipe Calderón será recibido por el Rey y por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y mantendrá contactos con empresarios españoles y con la comunidad mexicana que reside en nuestro país. Su agenda, que va del miércoles 11 al sábado 14, incluye asistir a la inauguración de la Expo Zaragoza 2008, además de compartir unas horas en Barcelona con autoridades municipales y autonómicas.