Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL Primera visita de Estado de Felipe Calderón a España LUNES 9 s 6 s 2008 ABC México, la reforma interminable Los cambios estructurales promovidos por el presidente Felipe Calderón- -que el miércoles comienza una visita de Estado a España- -se ven frenados por el chantaje del PRI POR MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Felipe Calderón llegó a la Presidencia de México en diciembre de 2006 con un programa de reformas estructurales para el país que pocos discutían, pero que nunca nadie se atrevió a impulsar de manera decidida. Ya, ni siquiera el propio mandatario, que este miércoles comienza una visita de Estado a España. Calderón ha llevado al Congreso planes menos ambiciosos de lo previsto en principio, y tampoco éstos han podido salir adelante de la manera planeada. El boicot del caudillo populista Andrés Manuel López Obrador- -su principal adversario en las elecciones de julio de 2006- -y el chantaje del Partido Revolucionario Institucional (PRI, que ejerció el poder de forma autoritaria durante siete decenios) han sido frenos casi insalvables. López Obrador, tras denunciar un fraude electoral inexistente, desconoció las instituciones democráticas y se proclamó presidente legítimo Este cacique urbano (como lo define el historiador Enrique Krauze) utiliza a su grupo político, el Partido de la Revolución Democrática (PRD, segunda fuerza parlamentaria) para oponerse sistemáticamente a todas las iniciativas del Ejecutivo. Al tiempo, moviliza a sus seguidores para bloquearlas mediante algaradas callejeras. Por su lado, el PRI controla la mayoría de los poderosos gobiernos estatales, y dosifica sus apoyos y deslealtades con la mira puesta en las legislativas parciales de 2009, donde las encuestas le otorgan una victoria amplia. Así, Felipe Calderón ha visto cómo sus propuestas eran rechazadas o pasaban desleídos los trámites del Senado y la Cámara de Diputados. Su primera reforma fue la electoral, que descabezaba al Instituto Federal Electoral (IFE) una de las instituciones más fiables del país. De ser un organismo autónomo e independiente, el IFE y el discurso político quedan ahora en manos de los partidos, en menoscabo de las libertades de opinión y de expresión. Después vendría una reforma de la Justicia que, a final de sexenio, incorporará la presunción de inocencia para los sospechosos de haber cometido un delito (en México, como en El Salvador, uno es culpable hasta que demuestre lo contrario) La siguiente iniciativa presidencial fue la reforma del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSTE) Pendiente de la resolución de un amparo ante la Suprema Corte, es apenas un parche que palia a duras penas el enorme agujero que supone para las arcas públicas el pago de las pensiones para los funcionarios jubilados. A renglón seguido, una reforma fiscal con la que el Estado pretende recaudar más de 7.000 millones de euros. En realidad, más que de una verdadera reforma se trata de la aplicación de nuevos impuestos: 2 por ciento a los depósitos bancarios superiores a 25.000 pesos (unos 1.500 euros) 20 por ciento a juegos de apuestas y sorteos, 17,5 por ciento a las empresas, pago de Impuesto sobre la Renta a las grandes operaciones bursátiles... La economía informal- -en la que se desempeñan 25 millones de mexicanos- -todavía queda fuera de uno de los sistemas recaudatorios menos eficaces del continente. El paso posterior, que ahora agita la vida del país, fue la presentación de una tímida reforma petrolera que permitiría a la empresa pública Pemex contratar operadores privados para construir y operar refinerías (pese a ser el sexto productor mundial de crudo, México importa casi la mitad de la gasolina que consume) crea bonos de participación exclusivos para los mexicanos y dota de autonomía financiera y de gestión a la paraestatal. En ningún caso se mencionan las reformas laboral y sindical, que los expertos consideran imprescindible que lleve aparejadas. El Gobierno, que esperó a que el PRI culminara su asamblea nacional para elevar el proyecto al Congreso, se vio Nuevos impuestos Felipe Calderón, durante el discurso inaugural de la Mesa de Negocios con el Gobierno de México EFE El PRI dosifica sus apoyos y deslealtades con la mira puesta en las legislativas parciales de 2009 Calderón cometió el error de confiar su gestión al secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño El Gobierno sólo destina 500 millones de dólares a frenar la escalada del precio de los alimentos sorprendido por la acción de López Obrador, quien movilizó a miles de mujeres (las adelitas para impedir la entrega del patrimonio nacional a intereses extranjeros mientras los senadores del PRD ocupaban la Cámara Alta. Los priistas y el oficialista Partido Acción Nacional (PAN) tuvieron que ceder y consentir un debate público antes de que el proyecto se discuta en el Parlamento. Destacados líderes del PAN critican en privado que Calderón confiara en los dirigentes del PRI para sacar adelante su política energética. El mandatario cometió, además, el error de confiar su gestión al secretario de Gobernación y ex asesor suyo en la Secretaría de Energía, Juan Camilo Mouriño, cuya familia mantiene desde hace años negocios vinculados con Pemex. Las sospechas de tráfico de influencias le sirvieron a López Obrador para desviar la atención de la crisis del PRD, que tres meses después de su proceso interno sigue sin elegir a sus órganos de dirección en medio de escandalosas irregularidades electorales. La última apuesta de Calderón ha sido destinar 20.000 millones de dólares (más que el presupuesto para Educación o asistencia social) al subsidio de la gasolina. Una medida que ha sido tachada de populista y que contrasta con el aumento del 5,5 por ciento del precio de los combustibles, apro- Subsidio de la gasolina