Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL LUNES 9 s 6 s 2008 ABC Un demente siembra el pánico en Tokio al matar a puñaladas a siete personas El agresor confesó que estaba cansado de vivir, tras provocar una matanza en Akihabara, barrio de la electrónica PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Como si se tratara del protagonista de uno de los violentos juegos de ordenador que se venden en sus innumerables tiendas de electrónica, un joven desequilibrado fue ayer apuñalando a todo el que se encontraba a su paso en el barrio tokiota de Akihabara. Pero no se trataba de ningún simulador para la Playstation ni al final de la partida esperaba una nueva pantalla o un bonus track sino la más dramática realidad: siete personas asesinadas a cuchilladas y otra docena heridas a plena luz del día y en una de las zonas más bulliciosas y turísticas de la capital nipona. En el peor crimen masivo ocurrido en Japón en los últimos años, Tomohiro Kato, de 25 años, irrumpió en Akihabara a la hora del almuerzo al volante de una camioneta Isuzu alquilada con la que invadió la acera, atropellando a varios transeúntes. A continuación, se bajó del vehículo y empezó a apuñalar a los heridos que yacían sobre el suelo, encaminándose hacia la estación de metro más cercana y clavándole su cuchillo a los atónitos y petrificados peatones. En unos minutos, el demente sembró el pánico y dejó tras de sí un horrendo reguero de sangre hasta que un policía le desarmó con una porra mientras otro le apuntaba con su pistola. Cuando los agentes consiguieron detenerle, ya había quitado la vida a seis hombres, con edades comprendidas entre los 19 y los 74 años, y a una mujer de 21. Vine aquí a matar gente, no me importaba a quién confesó a los policías que lo detuvieron al ser arrestado, según informó la agencia nipona Jiji Press. Dijo que se había cansado de vivir y que estaba harto de todo explicó a AP un portavoz del Departamento de la Policía Metropolitana de Tokio, Jiro Akaogi. Mientras los agentes se llevaban al agresor, el escenario de la matanza se llenaba de coches de policía y ambulancias, cuyos médicos atendían a los heridos en plena calle bajo la atónita mirada de cientos de viandantes. Estoy horrorizado porque podría haber sido uno de los muertos si hubiera llegado un poco antes declaró a la agen- Médicos, paramédicos y la policía de Tokio toman el control del lugar en el que un demente asesinó a siete personas AP Del gas sarín a los suicidios pactados en internet P. M. D. Aunque Japón es uno de los países más seguros del mundo al estar prohibida la tenencia de armas, están proliferando los ataques con puñales y cuchillos. De hecho, la matanza de ayer coincidió con el séptimo aniversario del asesinato de ocho niños en un colegio de Osaka. Estas masacres han despertado el miedo en la sociedad nipona, que sufrió en los 90 los ataques con gas sarín de la secta Verdad Suprema y ha visto la multiplicación de los suicidios colectivos pactados en internet. La última moda para matarse es mezclar unos detergentes cuyos polvos químicos liberan unos gases tóxicos muy peligrosos. Vine a matar gente Detención de Tomohiro Kato, autor de la matanza AFP cia France Presse Wataru Amano, un camionero de 26 años que acude con frecuencia al barrio de Akihabara. En Japón, el paraíso de la electrónica, esta zona de Tokio es famosa por las numerosas tiendas donde se venden desde ordenadores hasta equipos de música pasando por televisores de pantalla plana o cámaras de fotos. Además, Akihabara se ha convertido en el punto de reunión para muchos frikis nipones por la abundancia de establecimientos donde se comercializan cómics y vídeos manga que destacan por sus altos contenidos en violencia y sexo hasta con menores de edad. En consonancia con estas perversiones ampliamente extendidas en la sociedad japonesa, en Akihabara se venden abiertamente DVD pornográficos con niñas y hasta las camareras de algunos cibercafés van disfrazadas de colegialas. Pero, por desgracia, la realidad superó ayer en Akihabara al videojuego más macabro.