Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9- -6- -2008 Al Maliki asegura en Teherán que Irán nunca será atacado desde Irak 35 Los celos de la señora Michelle Obama A. G. Nadie en el entorno del candidato está tan en contra del ticket Obama- Clinton como la señora Obama. Aunque en un no tan lejano pasado Michelle Obama decía de Hillary Rodham Clinton que le parecía admirable, inteligente y refinada desde el momento en que su marido la tuvo enfrente las flores se tornaron lanzas. Esta inquina sólo puede ir a más desde el momento en que Hillary ya no sólo es competencia para su marido sino para ella misma. Con semejante vicepresidenta, ¿quién se fijaría en la primera dama? El tándem Barack- Hillary eclipsaría a la pareja Barack- Michelle. Más cuando los mismos asesores de Obama quieren pulir la imagen pública de su esposa, que suscita no poca antipatía justo entre indecisos republicanos. El problema de marca de McCain El Partido Republicano se enfrenta a una crisis de identidad sobre la validez de su agenda política con el desprestigio ilustrado por la pérdida de tres escaños y la extrema impopularidad de Bush POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. La marca republicana está en la basura... si fuéramos comida para perros, nos hubieran retirado del mercado En un ejercicio de llamativa, pública y retadora sinceridad, el congresista Tom Davis- -destacado miembro de la Cámara Baja por Virginia- -ha abierto un significativo debate de autocrítica en el Partido Republicano al producir el mes pasado un memorando de veinte páginas sobre la mala situación y peores perspectivas electorales de los conservadores en Estados Unidos. Con la consiguiente polémica sobre cómo estos problemas de desprestigio pueden afectar a la candidatura de John McCain en las elecciones presidenciales contra Barack Obama. Además de la frustración de no competir en noviembre contra Hillary Clinton, el detonante de estos malos presentimientos ha sido la pérdida en mayo de un escaño vacante en la Cámara Baja correspondiente a un distrito al norte de Mississippi que sobre el papel deberían haber ganado los republicanos sin grandes esfuerzos y que, de hecho, en el 2004 se pronunció a favor del presidente Bush con una ventaja del 62 Pero al final, el puesto en disputa fue ganado (54 a 46 por un demócrata conservador, Travis Childers. Lo que ha sumado la tercera derrota consecutiva para los republicanos en este tipo de elecciones especiales consideradas como una especie de aperitivo de lo que puede venir en noviembre. De acuerdo al comentado análisis del diputado Tom Davis, la atmósfera política de este año sería la peor desde Watergate y mucho más tóxica que la registrada en el otoño del 2006 en cuyas respectivas elecciocambio climático- -podría ayudar a una percepción más favorable de los conservadores. Con oportunidades para crecer entre votantes independientes, hispanos y mujeres. Aunque el ala más hacia la derecha del Partido Republicano considera anatema parte de las nuevas ideas enarboladas por la candidatura de McCain. Para contrarrestar esos temores, el senador por Arizona ha dedicado algunos de sus recientes discursos de campaña a destacar su compromiso con valores tradicionales como el derecho a las armas de fuego o el nombramiento de juicios conservadores. Como prueba de la intensidad de estas preocupaciones, la misma noche de la semana pasada durante la que Barack Obama pasó la revalida de su candidatura al acumular 2.118 delegados, el senador McCain salió a la palestra para entre otras cosas distanciarse políticamente del presidente Bush. Destacando su falta de sintonía en múltiples frentes con el actual gobierno para contrarrestar el argumento de los demócratas de que una victoria de McCain en noviembre sería como dar un tercer mandato a la impopular Administración de Bush- Cheney. Según ha dicho Steve estratega de la campaña de McCain, lo único en lo que todo el mundo en Estados Unidos puede estar de acuerdo es que el mandato del presidente Bush termina el 20 de enero del 2008 A su juicio, estas elecciones presidenciales deben ser sobre el futuro Lo cual explica por qué la agenda del senador evita apariciones conjuntas con Bush, salvo en el frente de la financiación electoral donde el presidente con más de doscientos días de mandato todavía retiene poder de convocatoria entre los donantes del Partido Republicano. A juicio de Newt Gingrich, el ideólogo y ex líder republicano de la Cámara Baja, sin cambios, nos enfrentamos en noviembre a unas catastróficas elecciones Pesimismo que contrasta de forma casi abismal con los sueños de una duradera mayoría conservadora en la política de Estados Unidos, al estilo de lo que ocurrió en el siglo XIX, esbozados no hace tanto tiempo por Karl Rove, el defenestrado gurú electoral del presidente Bush. Distancia política de Bush te, Obama pretende hacer lo mismo en campo contrario. Esto significa que la foto del mapa electoral va a salir especialmente movida este año. Por lo general hay estados considerados irremediablemente rojos (republicanos) o azules (demócratas) entonces la batalla se concentra en los llamados estados cambiantes que esta vez van a ser casi todos. Nadie va a conceder ni un palmo al enemigo. Los estados de Virginia, Colorado y Nevada encabezan la lista de los cosos electorales más disputados. Obama va a prestar especial atención también a Iowa, Carolina del Norte, Nuevo México y particularmente Ohio, un estado clave que en el 2006 pasó de ser feudo republicano a serlo demócrata. Y donde por cierto Hillary barrió de forma apabullante en las primarias. Florida y Michigan, dos estados que en el 2004 se decantaron por muy pocos votos, también pueden ser más propicios al voto republicano si Hillary no figura en el cartel demócrata. A mediados de junio Obama lanzará su primera ofensiva de anuncios y se pateará las arenas republicanas, en un intento de demostrar su fortaleza en solitario y de expandir su base de votantes. El candidato republicano, ayer, tras un mitin en Luisiana AFP El balance presidencial de George Bush parece forzar al Partido Republicano a una inevitable catarsis La peor desde el Watergate nes parlamentarias el Partido Republicano perdió el control del Congreso federal. Entre los factores apuntados para explicar la difícil situación de los republicanos, Davis destaca la guerra, los precios de la gasoli- na, la economía, la crisis inmobiliaria y también la antipatía profundamente enraizada hacia el presidente Bush con unos índices de popularidad comparables a los registrados en sus peores momentos por Richard Nixon. En busca de soluciones, algunos sectores del Partido Republicano confían en la poca ortodoxia de su candidato desde marzo, John McCain. El senador por Arizona- -con ideas de libre mercado y recortes de impuestos pero más receptivo a cuestiones como reforma de inmigración o lucha contra el