Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA El acoso al castellano en Cataluña LUNES 9 s 6 s 2008 ABC La Generalitat implanta una criba catalanista para subvencionar la música El tripartito modifica el sistema de ayudas a la música en directo atendiendo a criterios políticos y lingüísticos D. MORÁN BARCELONA. La música entra en política. Consolidado como uno de los sectores culturales más activos, productivos y en clara expansión, la música en directo ha entrado en la agenda de la Generalitat de Cataluña de la mano de un nuevo sistema de subvenciones abiertamente proteccionista llamado a premiar y priorizar la música catalana. Así, el nuevo programa impulsado por el Instituto Catalán de Industrias Culturales (ICIC) hace referencia en su introducción a criterios de viabilidad económica e interés cultural pero lo único que queda claro es el objetivo de priorizar a los músicos y artistas catalanes atendiendo a criterios exclusivamente políticos y geográficos. Cuesta encontrar argumentos creativos, artísticos y culturales en un sistema de puntuación que establece un primer tramo de condiciones esenciales ligadas exclusivamente a la lengua y al espacio. Atendiendo a esta nueva política de soporte a la música en vivo, tanto los festivales como las salas que programen conciertos obtendrán 1,5 puntos por cada 10 por ciento de intérpretes nacidos o domiciliados en Cataluña y otros 1, 5 puntos por cada 10 por ciento de artistas que compongan e interpreten en catalán. Para poder optar a una subvención es imperativo sumar un total de 12 puntos, por lo que un evento que programe un 40 por ciento de músicos catalanes sólo conseguiría sumar seis puntos. Sólo cuando se hayan obtenido estos primeros doce puntos se podrá acceder al siguiente escalón de condiciones complementarias en el que entran en juego aspectos como la descentralización (7 puntos si, por ejemplo, un festival se realiza fuera de Barcelona) y la descongestión (5 puntos si ese festival se realiza fuera de los meses de verano) viado las opiniones de la propia industria. Creo que marca demasiado cómo tiene que ser la tipología de un festival y recorta la personalidad creativa de quienes programan aseguró Tito Ramoneda, director de The Project, durante la presentación del B- Estival, uno de los festivales que, junto al Festival de Jazz de Barcelona y el Festival de Guitarra, se encarga de programar en Barcelona. Para Ramoneda, es evidente la necesidad de defender la cultura propia, pero sin que eso implique ponerse una venda en los ojos La cultura se hace con todo lo que vive y convive en un mismo espacio. Nuestros creadores necesitan empaparse de todo lo que está fuera. Las ayudas no tendrían que basarse en cuotas; tenemos que ser un poco más abiertos aseguró. Para Alberto Guijarro, director del Primavera Sound, los grandes perjudicados pueden ser, además de los programadores, todas aquellas bandas locales que se expresan en castellano o en inglés. Puede acabar ocurriendo lo mismo que sucedió con el rock catalán justo ahora que empieza a emerger un underground no manipulado. Da la sensación de que se quiere volver a lo mismo aseguró. De hecho, esta nueva política parece chocar frontalmente con una industria que se ha convertido en el principal salvavidas de la crisis discográfica y que, como ha quedado demostrado con citas como el Sónar, el Primavera Sound o el Summercase, va más allá de lo estrictamente cultural y musical para convertirse en una poderosa arma de promoción turística y económica. Así, mientras el Primavera Sound cerró el pasado fin de semana una edición a la que asistieron cerca de 30.000 extranjeros, el Sónar presentó hace unos años un informe en el que cifraba en 47 millones de euros su aportación al PIB de Cataluña. Somos cultura e industria, por lo que sorprende que una iniciativa como esta venga de la mano del ICIC añadió Ramoneda. Ponerse la venda No acaba ahí la cosa, ya que el propio plan contempla una partida especial de 2,4 millones de euros para potenciar cinco festivales que el Gobierno catalán observa como motores de la política del departamento de Cultura Se trata, según la Generalitat, de los festivales más importantes en cada género algo que afecta a la música clásica (Festival de Músiques de Torroella de Montgrí) al ja- Cómo perder oportunidades zz (Festival de Jazz de Terrassa) a la canción de autor (Barnasants) a la electrónica (Sónar) y a la música tradicional (Tradicionarius) Ni rastro, como puede verse, del pop y el rock, acaso los géneros más masivos y los que curiosamente más bandas catalanas abrazan para expresarse musicalmente. No sólo han dejado de lado al Primavera Sound, sino todo lo que sea pop y rock señaló Guijarro, para quien la Generalitat está perdiendo la oportunidad de utilizar el festival a modo de plataforma y aprovechar que cada vez atrae a más público y promotores extranjeros Significativo es el caso del Primavera Sound, un festival que ha quedado excluido de la lista de festivales estratégicos y ha dejado de recibir 50.000 euros en concepto de subvención poco después de haberse aliado con el ICIC para presentar en uno de los festivales más importantes de EE. UU. el South By Southwest de Austin, un showcase de bandas catalanas como Mazoni, Les Aus y Tokyo Sex Machine. Si ya no somos un festival estratégico, ¿por qué tendríamos que volver a hacerlo? se pregunta Alberto Guijarro. El nuevo presidente de ERC, Joan Puigcercós (a la derecha) y el secretario general, Joan Ridao, tras las elecciones del partido EFE Será este nuevo sistema de cuotas el que determinará el destino de los tres millones de euros que la Generalitat, a través del ICIC, destinará a la música en directo, algo que ha llevado a programadores y promotores a manifestar su rechazo a una política elaborada de espaldas al sector y en la que se han ob- Rechazo del sector Puigcercós predica consenso y buscará alianzas para atar la nueva ejecutiva IVA ANGUERA BARCELONA. El nuevo presidente de ERC, Joan Puigcercós, tiene una semana para cerrar con las candidaturas rivales una nueva ejecutiva que permita recuperar la unidad en el partido clave del tripartito que gobierna Cataluña. El sábado ERC celebrará el congreso que debe ratificar la ejecutiva, en la que intentará integrar al sector crítico de Joan Carretero para evitarse sorpresas en la votación de la ponencia política, que los críticos quieren enmendar para imponer una revisión del pacto de gobierno. Con este escenario, Puigcercós y su número dos, Joan Ridao, se apresuraron ayer a mostrar su perfil más conciliador ante Carretero, que quedó a 10 puntos del sector oficialista, al que conminó a mover ficha para empezar a hablar de posibles acuerdos. Mientras, los socios de ERC en la Generalitat respiraban algo más tranquilos con la victoria de Puigcercós y Artur Mas lamentaba que el continuismo se haya impuesto en la formación independentista. Por su parte, el popular Daniel Sirera destacó que la victoria de Puigcercós no reporta más estabilidad al tripartito, sino todo lo contrario, al recordar que se trata del dirigente que optó por abandonar el gobierno hace dos meses.