Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 s 6 s 2008 La ofensiva etarra s Atentado contra El Correo ESPAÑA 19 Nada podrá cambiar nuestro Vocento, en el punto compromiso contra el terror de mira de los Juan Carlos Martínez Gauna s Director de El Correo miso en esta lucha es claro, inamovible y ningún atentado lo podrá cambiar. En esto no tenemos ninguna duda. Pero además ETA ha querido extender el círculo del miedo. Han atacado a partidos políticos como en el caso de Mondragón, por citar el último ejemplo; a la Guardia Civil, como se comprobó en Legutiano; a las empresas que construyen la Y vasca... Y ahora atentan contra el principal periódico del País Vasco. Buscan hacer daño, claro que sí, pero sobre todo inocular el miedo. No lo van a lograr. dé a las rotativas y en la redacción se reunió un equipo de seis personas para preparar la información del crimen. A las cinco y media de la madrugada volvimos a poner en marcha las rotativas y a las seis y cuarto ya estaba lista la información: la portada, una página interior y el editorial No nos silenciarán Hemos logrado distribuir 60.000 ejemplares con la noticia, que llegaron a Bilbao y a sus márgenes izquierda y derecha. pistoleros ETA intentó silenciar al periódico de mayor tirada del País Vasco. No lo logró. Su director está orgulloso del trabajo de sus compañeros PABLO MUÑOZ MADRID. La redacción de El Correo sabe que su inequívoco compromiso contra el terror hace al periódico objetivo preferente de la banda terrorista, como ayer se volvió a demostrar. Su director, Juan Carlos Martínez Gauna, antiguo compañero de ABC, donde ejerció como director adjunto hasta su nombramiento como máximo responsable de la histórica cabecera vasca, relata sus sensaciones pocas horas después del brutal ataque. ¿Cómo se enteró del atentado? ¿Cuál es el estado de ánimo de la redacción? -A las tres y veinte de la madrugada, un cuarto de hora después de la explosión me llamó el director adjunto, que a su vez había sido informado por uno de nuestros fotógrafos, Luis Calabor, que está especializado en temas de sucesos. A partir de ese momento comenzamos a trabajar. Yo me trasla- -Está bien, en parte porque ya está curtida en estos temas, aunque impresionada. Pero hace su trabajo como siempre. Quiero agradecer las innumerables muestras de solidaridad recibidas, políticas, sociales y de compañeros. Ha habido periódicos que han puesto sus instalaciones a nuestra disposición. No lo vamos a olvidar. ABC BILBAO. Las cabeceras de Vocento en el País Vasco ya han sufrido en varias ocasiones los ataques de los asesinos de ETA. No sólo El Correo sino también el Diario Vasco que se distribuye en Guipúzcoa, han sido objeto de atentados que, en ningún caso, han variado un milímetro la línea editorial de los dos rotativos, a pesar de haber sufrido golpes tan duros como el vil asesinato del director financiero del segundo de los diarios citados, Santiago Oleaga. Pero incluso muchos años antes, la primera persona vinculada al sector de la comunicación asesinada por ETA fue Javier Ibarra y Bergé, secuestrado el 20 de mayo de 1977 y cuyo cadáver apareció el 21 de junio de ese año en el bosque del Monte Gorbea. Ibarra era consejero del Banco de Vizcaya y de Babcock Wilcox y también consejero delegado de El Correo Español. El Pueblo Vasco una de las empresas matrices de Vocento. Antes del brutal atentado de ayer en las rotativas de El Correo este periódico había sufrido otras acciones violentas como el ataque con cócteles molotov y la explosión de un artefacto en su sede de Vitoria, que causó considerables daños materiales. En concreto, la redacción de la delegación del diario en Bilbao sufrió en 2001 ataques con cócteles molotov, al igual que las instalaciones del periódico en la margen derecha. Además, en la delegación de Vitoria, colocaron un artefacto explosivo. En 2002 la Ertzaintza detectó un libro bomba contra el vicepresidente del Grupo Correo, Enrique Ibarra. En cuanto al Diario Vasco el peor atentado fue el asesinato de su director financiero, Santiago Oleaga, el 24 de mayo de 2001. Pero ya un año antes, en abril de 2000 ETA había lanzado un cóctel molotov contra sus instalaciones. Germán Yanke -El objetivo principal era introducir el miedo. Buscaban hacer daño, no les importaba que hubiera muertos, pero sobre todo la banda quería amedrentarnos porque conocen perfectamente el peso específico que nuestro periódico tiene en la sociedad vasca. Han lanzado el mensaje de que tenemos que bajar el pistón en el tema del terrorismo, pero tienen que saber que nuestro compro- ¿Qué buscaba ETA con el salvaje atentado? PERIODISMO EJEMPLAR l periodismo ejercido con honradez no es nunca fácil pero, en el País Vasco, como en todos los lugares en los que se vive la amenaza totalitaria, se ha convertido en una profesión E de alto riesgo. Los terroristas de ETA, que quieren imponer violentamente sus postulados, tienen una larga trayectoria de atentados, amedrentamiento y amenazas contra los periodistas y los medios de comunicación: el ejercicio de la libertad, el empeño por contar lo que pasa- -que implica identificar a los enemigos de la democracia- -se ha convertido en un enemigo a batir. Los verdugos, aún causando dolor y destrozos, demuestran así la virtud de la libertad de prensa. José María Portell y José Luís López de la Calle fueron asesinados, como el directivo del Diario Vasco Santiago Oleaga. Gorka Landaburu fue herido por una carta bomba, que también fue enviada a otros que tuvieron mejor fortuna. La casa de Carmen Gurruchaga fue atacada en San Sebastián, como amenazados muchos otros domicilios. Son ya demasiados los periodistas que han tenido que abandonar el País Vasco, los que deben trabajar con escolta, legión los amenazados y maltratados. Es larga también la nómina de los medios de comunicación atacados, como ayer- -otra vez- -el periódico El Correo uno de los grandes, cuanto más respetado por los ciudadanos más odiado por los asesinos. No es posible evitar el miedo, pero sí, como vemos cada día, superarlo. Por las empresas y por los periodistas, muchos anónimos pero igualmente esforzados. En la historia de la rebelión de la sociedad vasca contra sus verdugos, de la pérdida paulatina de la pusilanimidad ante el terrorismo, la contribución del periodismo vasco, con todas sus imperfecciones, es fundamental. Y, como se ve nada fácil, aunque no hay ni habrá bomba que pueda con la responsabilidad de seguir siendo los depositarios de un derecho- -el derecho a la información- -que es de todos sus conciudadanos.