Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 s 6 s 2008 OPINIÓN 11 EL TORERO REPUBLICANO ante el tricolor sin ninguna necesidad, y no está, un poÓLO le falta Lupe Sino, y las gafas negras de Camaner, Gaspar Llamazares? rá, y los zapatos blancos y marrones, y Angustias Esto cada día lo entiendo menos. El Pipo le inventó al Sánchez, qué pena, pena, y la leyenda de la bandera Cordobés la leyenda del robagallinas que se hace torero de España en la Monumental de México. Sus partidarios para quitar el hambre en la casa de los hijos de un fusilason los nietos y bisnietos de los que empeñaban el coldo. El mito de O llevarás luto por mí La gente iba a la chón para ir a ver a Manolete. En cuanto a Islero sus plaza para ver si la hermana del Cordobés se compraba o exégetas, los tomistas del Aquinate de Galapagar, aseguno un vestido negro. Esto es como lo del Cordobés, pero ran que quizá ya lo ha parido una vaca. Todo esto del tocon Sabina y la III República en el papel de Lapiemismo me suena. El tomismo es siempre lo misrre y Collins. Los toros al alcance de los que les mo. Qué me van a contar a mí, que en tiempos de importan un pimiento, pero como El RepublicaPepe Luis Vázquez mi padre era manoletista, a no está de moda, hay que ir, como si fuera la ópemuerte, y en casa se conservaba como una ejecura. ¿Pero qué tontuna es ésta del Torero Republitoria de nobleza el extra que sacó El Ruedo cano? ¿Es que la gente va a la plaza no para ver si cuando lo de Linares. El sueño de la razón produsale por la Puerta Grande, sino para ver si la Face monstruos, y cuando España está en crisis, tomilia Real sale por la puerta chica de La Zarzuedo el mundo tieso y sin poder llegar a fin de mes, la, camino de Cartagena, mientras el Torero Reproduce estos monstruos, más mediáticos que ANTONIO publicano da la vuelta al ruedo con el Rey traganlos relojes que anuncian los Rivera Ordóñez o BURGOS do allí, en barrera, de jet- set y oro, de pintamoque el tigre de Jesulín. Al precio que va el gasoil nas del cuché, y la Infanta, encima, pidiéndole la oreja? volveremos pronto al gasógeno, por lo que es completa ¿Con la banda tocando Gallito No: tocando el Himno mente lógico que haya aparecido el Manolete de turno. de Riego. Y con Sabina, Víctor Manuel, el Gran GuayoCastilla del Pino decía que la manoletina era como el min y los del No a la Guerra (grandísimos aficionados, saludo falangista brazo en alto, un ¡Arriba España! tararí, que el toro va a salir) sacándolo a hombros, pues con la espada y la muleta. Y que esa estética del hieratisson capitalistas en todos los sentidos de la palabra. mo tenía el verticalismo de los sindicatos franquistas. Es como lo de la salvación de la Fiesta. Dicen que El Miro lo que ahora vuelve locos a los tendidos, pone la reTorero Republicano ha salvado la Fiesta. Y se lo creen. venta a reventar, congrega a los pintamonas de toda EsNo, mire usted: a la Fiesta la salvan los chavales que suepaña, saca a pasear la palabra histórica y abre los teleñan con ser toreros, cuyos padres hipotecan el piso para diarios, y quedo sumido en la perplejidad. Con los misque puedan poner y los pongan; la salvan los ganaderos a mos mimbres éticos y estéticos con que fabricaron al talos que les cuesta un dinero mantener el hierro que hereciturno, raro, serio, distante y enigmático Califa del daron; la salvan los anónimos hombres de plata; los proFranquismo, ahora montan el tinglado de la nueva farsa fesionales que no son ni figuras, ni figurones ni figurandel Torero Republicano. ¿Cómo la misma manoletina antes, y que cuando el Torero Republicano estaba retirado, tes era facha y ahora progre? ¿Cómo pisar esos terrenos en la playa, rascándose la barriga, rico podrido, sudaban era con El Cordobés recurso de la dictadura para enajefatiguitas negras en el verano sangriento por las plazas nar al pueblo y ahora plasmación de los valores republide los pueblos, ¡váyase usted al cuerno con el cuento de la canos? ¿Cómo puede haber un Torero Republicano? ¿Es salvación de la Fiesta! ¿Tomista yo? ¡Tequiyá! Yo sigo que hay toreros monárquicos? Y si es el Torero Republisiendo aristotélico de Ordóñez, de Curro y de Pepe Luis, cano, ¿por qué en barrera, Dios mío de mi alma, está Su porque esta moda de ahora es como lo de El Cordobés, peMajestad, reincidente en su masoquismo de que le haga ro con III República en vez de montería con Franco. el feo de no querer brindarle, y está la Corona hocicando EL RECUADRO UNA RAYA EN EL AGUA S TIENEN VECINOS LOS JUECES NO L A presidenta del Tribunal Constitucional tenía una vecina que tenía un fontanero que tenía una hija que era amiga de la vecina. La amiga de la vecina tenía otra hija que tenía un padre que tenía un problema con la madre de su hija. La vecina le contó a la presidenta los problemas de su amiga, le pasó un informe y le dio su teléfono. Y sin más cuitas ni preámbulos, la cuarta autoridad del país se leyó los papeles y llamó a la amiga de su vecina para interesarse por su congoja como si en vez de presidir el más alto tribunal de España fuese la encargada de un centro IGNACIO de atención de mujeres CAMACHO maltratadas. Resultó que la amiga de la vecina tenía un perfil moral dudoso que no venía en los papeles y estaba siendo investigada por inducir el asesinato del padre de su hija. Y que la Guardia Civil escuchaba sus conversaciones telefónicas, en las que de pronto alguien dijo que era María Emilia Casas, la cuarta magistratura del Estado. El respingo del agente de servicio debió ser de aquí te espero; la Guardia Civil está bastante curada de espantos, pero no tiene costumbre de encontrarse a presidentes del Constitucional hablando con sospechosos de asesinato. Lo mismo le ocurrió a la juez encargada del caso, que decidió remitir las cintas de la bienintencionada charla al Supremo, cuyos jueces no han hallado indicios penales en la conducta de la señora Casas. Un alivio para la moral pública: resulta de lo más tranquilizador saber que la persona que dirige el Constitucional no está involucrada en la pesquisa de un crimen. Pero los magistrados del Supremo no tienen la función de dilucidar si una persona capaz de una conducta tan imprudente y poco sensata está capacitada para presidir el órgano de mayor responsabilidad jurídica de la nación. Ésa es una decisión que en un sistema de opinión pública corresponde evacuar al conjunto de la sociedad democrática, y desde luego a la propia interesada, de cuya alta competencia cabe presumir el criterio suficiente para saber que se ha quedado en situación poco airosa. En cualquier país razonablemente articulado en su ética civil, la dimisión constituiría un trámite inmediato en un caso semejante. En el nuestro, la higiene democrática resulta un asunto extravagante y secundario frente la correlación de fuerzas y tendencias políticas- ¿no estamos hablando de jueces? -ante el pleito del Estatuto de Cataluña. Pero no es la bilateralidad confederal, ni el rango de nación, ni los presuntos derechos colectivos de las autonomías lo que ha quedado en entredicho, sino la idoneidad de una alta magistrada del Estado capaz de ofrecer su asesoría espontánea a la hija del fontanero de una vecina, esté o no imputada de homicidio inducido. Y si resulta aceptable, admisible o tolerable que le diga sin mayor cautela que la llame si decide recurrir en amparo Porque el amparo de un tribunal no se puede administrar por razones de vecindario. Y porque si atiende con tanta solicitud el ruego de una conocida existen razones para temer que escuche en primer tiempo de saludo el de un presidente- -o vicepresidenta- -del Gobierno.