Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7- -6- -2008 GENTE www. abc. es gente EN SU PUNTO 107 Cierra el pico, Spike Lee Clint Eastwood ha sacado al justiciero que lleva dentro y le ha pedido a su colega que se calle. Lee había criticado al director de Banderas de nuestros padres por no sacar actores negros en su película POR F. M. B. MADRID. El diario británico The Guardian ha tirado de la lengua a Clint Eastwood, que se ha decidido a responder al también director Spike Lee, quien le había echado en cara la ausencia de intérpretes negros en Banderas de nuestros padres (Y menos mal que Lee prefiere el baloncesto y no se enteró de lo de Luis Aragonés) La cinta contaba la historia de la célebre fotografía en la que varios soldados izan su bandera en la batalla de Iwo Jima. En una entrevista en el posparto del festival de Cannes, Eastwood se pregunta si Lee ha estudiado historia alguna vez Un tipo como él debería cerrar el pico asegura. Ya se quejó cuando hice Bird -sobre la vida del músico Charlie Parker- -y preguntó por qué la hacía un blanco. Pues porque la hice yo. Podía haberse adelantado y dirigirla él, pero estaba haciendo alguna otra cosa Clint zanja rápido la cuestión sobre el color de sus actores: Es cierto que en Iwo Jima hubo un pequeño destacamento de soldados negros, pero ellos no izaron la bandera. Si los hubiera puesto ahí, la gente diría: Este tío ha perdido la cabeza En The Changeling su último filme, Eastwood tampoco se ha inventado ninguna jodida historia sobre negros, porque le preocupa más el rigor histórico que rodar un anuncio sobre la igualdad de oportunidades Cuando la película es en un 90 por ciento negra, como Bird utilizo un 90 por ciento de negros disparó. Tampoco es probable que Clint, que tiene siete hijos con cinco mujeres, se quede sin dormir por esta polémica. En sus comienzos fue tildado de fascista por su papel en Harry el sucio y grupos cristianos no le perdonaron lo que consideraban una apología de la eutanasia en Million Dollar Baby Beatriz Cortázar ANA Y LOS SIETE QUE NO LA CREYERON Clint Eastwood, en una imagen reciente; donde pone el ojo, pone la palabra AFP El canciller de Perú boicotea a Indiana Jones LIMA. El canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, recomendó ayer no ir a ver la última entrega de Indiana Jones por los errores que el filme comete sobre Perú, donde se ambientan las aventuras de esta leyenda del cine. En declaraciones a CPN, el ministro de Exteriores ironizó sobre que la ciudad costera de Nazca aparezca en el entorno de Cuzco, que en Perú bailen rancheras y por contra que en México se hable el quechua. Se debería haber invertido un poco de tiempo en investigar bien reconoce. El actor, el pasado día 4, en la presentación del filme en Tokio AFP a vuelto a hacer lo que más le gusta en esta vida, trabajar, y encima en una serie de éxito como es Hospital Central (Telecinco) donde interpreta a Celia, una experta en virus que acude a ese centro para acabar con una epidemia. De momento serán dos capítulos, quién sabe lo que vendrá después. Celia mueve algunos cimientos de ese hospital cuando se enteran que dejó atrás su vida en América tras enamorarse de una celebridad de Hollywood. Hasta aquí la ficción. La realidad es mucho más dura. Este trabajo le ha servido a Ana Obregón como paréntesis tras protagonizar durante las dos últimas semanas la polémica más desagradable que se recuerde de su trayectoria. Desde el día que se supo que su ex guardaespaldas estaba detenido por su presunta implicación en un asesinato, las cosas nunca fueron iguales para los Obregón, y en particular para la actriz. Las transcripciones de las grabaciones que la policía hizo a Eloy Sánchez (el detenido) sacaron a la luz las conversaciones que supuestamente mantuvo con la actriz y en donde le encargaba que propinara una paliza a Jaime Cantizano. Ana ya ha aclarado que jamás realizó ese encargo, que como mucho sería un calentón puesto que sólo recuerda lo enfadada que estaba con el presentador por un programa que aludía a su hijo. Pero esto ya suena a repetido. Lo nuevo son las últimas transcripciones que publica Interviú que ayer adelantó su salida semanal para contar cómo Eloy se sacaba un sobresueldo actuando como chivato de algunos paparazzi a los que informaba de dónde, cuándo y con quién salía la persona a la que se supone tenía que custodiar. Vamos, que Obregón tenía el enemigo en casa y ni se había enterado. Menuda joya. Ahora Ana asegura que ya no hablará más y es que dice que sólo siete de los 48 millones de españoles se han creído que quisiera darle un susto a Jaime Cantizano. ¿Otra de Ana y los siete? H