Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 7 6 08 ROSA BELMONTE LA VACA QUE RÍE 12 S 6 LOS SÁBADOS DE El moño de la Callas El primer adiós- -el de las pasarelas- -de Yves Saint Laurent, entre sus modelos y de la mano de su querida Deneuve AFP Cabezas de autor a globalización (otra) ya la inventaron las hermanas Carita, Rosy y Marie, de las que me acordé a propósito de la muerte de Yves Saint Laurent. Las inventoras del concepto de belleza global estaban convencidas de que un peinado perfecto no era suficiente, por eso también se dedicaron a desarrollar productos y tratamientos de belleza. Volviendo a los pelos, fueron las maestras peluqueras detrás de los diferentes looks capilares de Catherine Deneuve en Belle de jour cuyo vestuario era de Saint Laurent. Con moño, con casquete, con diadema de flores, suelto con recogido frontal... (podrán decir lo que quieran de las veces que las chicas de Sexo en Nueva York se cambian de ropa pero el cambio de peinado canta mucho más) Como peluquero es posible que sea más recordado Alexandre, fallecido a principios de año (y que abrió salón junto a las Carita en 1952, separándose en el 57) el tipo que peinó a Elisabeth Taylor en Cleopatra o puso diamantes en el moño de Jacqueline Kennedy una noche de 1961 en Versalles. Pero las Carita son las autoras del corte de pelo de Juliette Gréco, del moño de Maria Callas, de la cola de caballo de Brigitte Bardot, del flequillo de Mireille Mathieu y del aspecto de la entonces estudiante de arquitectura Farah Diba. Las Carita no son sólo las de las cremas y los spas. L A ver, las uñas negras de Amy Winehouse en Lisboa. ¿Cómo es posible llevar tanta mugre? Lo de borracha y drogadicta, pase, pero esas uñas resultan intolerables La polilla y la herrumbe O lo que rima con la olla y la herrumbre. La primera vez que vi la novela de Mary Cholmondeley en una mesa de novedades (Periférica la ha editado por primera vez en castellano) leí La polla y la herrumbre Cogí el precioso libro (eso es importante, ¿por qué a las grandes editoriales les importa un pimiento hacer libros feos, con fotos de películas recientes y ordinarieces semejantes? ojeé la contraportada, las referencias sobre la autora, los nombres de Cyril Connolly, Jane Austen, Henry James (de quien fue amiga) o Jean Rhys y me pregunté qué significaría polla. Hasta que me di cuenta de que ponía polilla. Pedazo de animal. Tengo que dar la razón a los que dicen que cosas como Sin tetas no hay paraíso atraen al principio sólo por el título (aunque luego enganchen por otras razones) Cholmondeley es austeniana. No entiendo muy bien que Mark Twain quisiera desenterrar a Jane y darle en la cabeza con sus tibias y, sin embargo, admirara la ironía y las ideas críticas de las obras de Mary, como si tales virtudes no estuvieran en las novelas de Austen. Parece un odio sin pies ni cabeza. Pero es verdad que La polilla y la herrumbre es un libro estupendo y sus dos protagonistas, también. Un libro que, al ser pequeñito, me he llevado a todos sitios. A la peluquería, a la consulta del médico, a la cola del banco. Arriesgándome (y ha pasado) a que hubiera alguien que también leyera polla en la portada. Uñas, muslos, brazos ay extremidades y complementos de las extremidades que chupan más cámara que el resto de la persona. A ver, las uñas negras de Amy Winehouse en Lisboa. ¿Cómo es posible llevar tanta mugre sin ser mecánico de los de antes o el tío Cachirulo del Portal de Belén? Lo de borracha y drogadicta, pase, pero esas uñas resultan intolerables. Segundo a ver, las piernas de la tenista Carla Suárez. Desde los muslos de Maradona no había visto semejantes columnas sosteniendo a alguien. Y tercer a ver, los brazos de la doblista Vivi Ruano (doblista es una palabra que me encanta, como duelista) Se le han puesto como los de Mary Pierce. Es un concepto muscular distinto del que gastaba Martina Navratilova que ahora, más fofa, pinta. Sus cuadros, expuestos en Wimbledon, parecen papel de regalo. Los hace dando pelotazos. La cosa se llama Tennising H