Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA La memoria histórica selectiva de la izquierda SÁBADO 7 s 6 s 2008 ABC Cataluña pone al descubierto sus fosas, mientras Defensa mantiene el secretismo en la de Alcalá En contraste con la política de la Generalitat, el Ministerio no da explicaciones sobre la investigación en la Bripac POR I. ANGUERA BARCELONA. El 1 de febrero de 1939, un día antes de que la Guerra Civil acabara en Vic con la llegada del Ejército Nacional, cuatro vecinos de la localidad barcelonesa de Gavà movilizados por el Gobierno de la República murieron en ese frente y fueron enterrados, junto a una quincena más de soldados desconocidos, por un pagés en la vecina localidad de Gurb. Dos supervivientes explicaron a las familias, de regreso a Gavà, cómo habían muerto y dónde estaban enterrados Antonio Olivella, José Roig, Juan Soler y Gabriel Ivern. Ahora, 69 años después, sus restos serán exhumados para recibir sepultura en su Gavà natal. El pasado miércoles, un equipo de once investigadores- -antropólogos, arqueólogos y forenses, de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y del Instituto de de Medicina Legal de Cataluña- -inició la exhumación de la fosa de Gurb, un trabajo que servirá para fijar el protoco de actuación en futuras exhumaciones al amparo de la Ley de Fosas catalanas, que se tramita paralelamente en el Parlamento autonómico. Frente al secretismo con el que el Ministerio de Defensa ha cubierto la investigación en la fosa de Alcalá de Henares- -en la que se sospecha que podría estar enterrado el dirigente comunista Andreu Nin- -la Generalitat está empeñada en dar la máxima publicidad a los trabajos de Gurb, que ayer abrió a la prensa. Apenas dos días después de iniciarse la excavación, la antropóloga Assumpció Malgosa ya reconocía ayer que los trabajos han deportado las primeras sorpresas, porque los cuerpos se encontraban a mayor profundidad de la prevista y dentro de una estructura funeraría mucho más elaborada de lo esperado. Los familiares no nos habían hablado de una construcción con paredes señala la historiadora Queralt Soler, responsable de la Unidad de Desaparecidos y Fosas Comunes de la Generalitat. De hecho, los cuatro únicos familiares que vivieron la colocación de la lápida con la que se señalaba la fosa común sólo recuerdan que durante todos estos años han seguido viniendo cada 1 de febrero. Son los propios historiadores los que tienen que refrescar su memoria a medida que van haciendo hallazgos. Según el relato de las familias. tras acabar la guerra acudieron al lugar indicado por los supervivientes, junto a la Masia de Can Cadet, y el propietario les explicó que había cargado a los soldados republicanos muertos en un carro y los enterró aprovechando un margen junto a una riera. Además, había recogido objetos personales de los soldados antes de enterrarlos, objetos que entregó a las familias: unas botas, unas mantas y la fotografía de la hija de uno de ellos. Al equipo coordinado por Malgosa aún le quedan por delante dos semanas de trabajos de campo en Gurb, a los que seguirá la investigación en el laboratorio, para identificar los restos de los cuatro fallecidos reclamados por sus familiares. Un trabajo que se hará en base a la reconstrucción facial de los cráneos encontrados para compararlos con fotografías de la época y posteriores pruebas de ADN y que debe concluir antes de fin de año. Entonces, el resto de los cuerpos será inhumado en el cementerio de Gurb. La fosa de Gurb es una prueba piloto para fijar el protoco que debe guiar a la Generalitat en futuras exhumaciones, aunque los responsables del área de Memoria Histórica advierten de que sólo una pequeña parte de las 179 fosas documentadas en Cataluña se abrirá. Sólo se procederá a la exhumación cuando lo reclamen familiares y exista un trabajo historiográfico documentado que avale la petición. Exhumación de uno de los cadáveres de la fosa de la localidad barcelonesa de Gurb YOLANDA CARDO Primeras sorpresas Muere un matrimonio atropellado por un conductor borracho P. VADILLO C. ECHARRI BADAJOZ CEUTA. Salvador, de 74 años y su mujer Adelina de 72, murieron el jueves en torno a las diez de la noche, arrollados por un turismo, cuyo conductor fue detenido y dio positivo en el control de alcoholemia. Está acusado de dos delitos de homicidio por imprudencia grave. El atropello se produjo en la población pacense del Valle de Matamoros. El matrimonio regresaba a su casa tras dar un paseo por la N- 435, que atraviesa ese municipio. El 112 halló los cuerpos del matrimonio, ya sin vida, tendidos en el asfalto a tan sólo 100 metros de su vivienda según señalaron algunos de sus vecinos. Las víctimas murieron en el acto, según el servicio de Emergencias, debido a los politraumastimos que les provocó el choque. En el mismo lugar del siniestro, fue detenido el autor de los hechos, de 32 años y cuyas iniciales son I. V N, se. gún informó la Delegación del Gobierno de Extremadura. Conducía un Seat León y dio positivo en el control de alcoholemia, según el equipo de atestados de la Guardia Civil. Los vecinos volvieron a quejarse de las condiciones del lugar donde se produjo el atropello, un punto con una importante siniestralidad. Se trata de una travesía que cruza el pueblo, muy utilizada para pasear, pero sin arcenes y con mala visibilidad. Una de las vecinas de las víctimas, Isabel Cordón, se refería ayer a la mala suerte de la pareja, mientras mostraba los restos de sangre que aún quedaban y el impacto de los guardarraíles. Atropello mortal sin carné No fue el único atropello mortal de la jornada. En Ceuta, el niño Mohamed Said, de 11 años, fue arrollado por un vehículo que era conducido por una mujer, vecina del chaval, que no tiene carné de conducir. En un principio, el marido de ésta trató de autoinculparse del accidente, si bien después reconoció a la Policía que era su mujer la que guiaba ilegalmente el vehículo.