Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 ABC EN EL RETIRO VIERNES 6 s 6 s 2008 ABC La Casita del Pescador La Casa de Fieras Darse el capricho El Retiro está salpicado de caprichos que guardan el sabor de un tiempo en que el estrés no era la enfermedad de moda. La Casita del Pescador fue construída durante el reinado de Fernando VII y hoy es un centro de información al visitante. Como un libro de Salgari Era uno de los lugares míticos para los niños de hace años, muchos años. Visitar la antigua Casa de Fieras era pasear por las páginas de Salgari y de Kipling, por un mundo de aventuras, piratas y tierras exóticas donde los osos dormían la siesta y los elefantes llegaban volando. CHEMA BARROSO, 6 de agosto de 2004 ANTONIO R. NARANJO, 16 de agosto de 1964 Lagos, ríos, cascadas... Tras el curso del agua milagrosa Además de la frondosidad de sus árboles y del aroma primaveral de las flores, del dulce canto de los pájaros y del ir y venir relajado y sin prisas de la gente, otro de los grandes protagonistas, otro de los actores principales del Parque, es el agua. Arroyuelos, pequeñas cascadas, fuentes, ríos, lagos y estanques salpican todo el precioso mapa del Parque del Retiro y crean un microclima en el que la paz y el sosiego del paseante siempre son posibles. Y en tiempos, no era difícil creer que uno se encontraba en un carmen granadino en lugares como este pequeño lago, donde se levantaba el bellísimo quiosco árabe, hoy ya tristemente desaparecido. VIRGILIO MURO, 1930 CARLOS SARTHOU CARRERE, 1920 La mano del hombre y la mano de la Naturaleza Hay que guardar las formas por muy extrañas que sean En el Retiro las formas viven muchas veces al límite de lo imposible, rompiendo los márgenes de la geometría. Los árboles se manifiestan caprichosamente, libres de los dictados y cuidados del hombre, y sólo atentos a los mandatos de la Madre Naturaleza. El intenso contraste entre el trabajo de la mano del ser humano expresado a través de una cabeza de carnero ¿el diablo otra vez por aquí? contrasta con los originales e insólitos dibujos creados por los cinceles de la Naturaleza. Porque en el Parque conviene siempre ir con los ojos muy, pero que muy atentos. SIGEFREDO, 13 de marzo de 2008