Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos VIERNES 6- -6- -2008 ABC Pablo Soto Bravo es, a sus 28 años, el primer programador contra el que las discográficas han lanzado un proceso ANGEL DE ANTONIO Las discográficas cargan por primera vez en España contra un creador de software Promusicae demanda por 13 millones de euros al programador Pablo Soto s Él afirma que todo está cogido con pinzas ISAAC RISCO MADRID. Las primeras acciones contra la piratería digital no han tardado en llevarse a cabo después de que España fuera incluida hace diez días en la lista negra de la Cámara Baja de Estados Unidos por su alto índice de descargas ilegales. Promusicae, entidad que agrupa a la mayoría de discográficas españolas, y las multinacionales Sony- BMG, Warner y EMI presentaron ayer ante los juzgados de lo Mercantil en Madrid una demanda contra Pablo Soto Bravo, programador de 28 años y máximo responsable de las páginas web Blubster, Piolet y Manolito. La acción ha tenido lugar apenas un día después de que la policía acabara con una mafia china que facturaba 150.000 copias piratas al día en Madrid. Según las empresas demandantes, los tres portales ofrecen la descarga pagada de aplicaciones P 2 P que son usadas para el intercambio ilegal de música protegida La demanda es la primera de este tipo que las discográficas presentan en España contra el creador de una aplicación, ya que antes sólo habían planteado acciones civiles contra los usuarios. Sin éxito, ya que el intercambio de archivos es legal. En el escrito de más de cien folios, los demandantes argumentan que Soto desarrolló sus aplicaciones informáticas con evidente ánimo de lucro y con una conducta parasitaria para obtener provecho de la obra de otros. Para ello, señalan, Soto mantenía un servidor central o gateway para garantizar el funcionamiento adecuado de la red, que contaba durante los últimos meses con un número de visitantes conectados de manera simultánea de aproximadamente 235.000 personas. Tras un cálculo conservador de los prejuicios causados, las discográficas reclaman al demandado más de 13 millones de euros y exigen la inmediata clausura de las páginas. Promusicae ha aportado distintas pruebas periciales y notariales para demostrar la veracidad de las acusaciones. En declaraciones a ABC, Pablo Soto se defendió aduciendo que su compañía MP 2 P Technologies es una empresa normal y corriente con domicilio legal en Madrid. La firma, que opera desde el año 2000 y que trabaja junto a dos empresas pequeñas- -Piolet Networks S. L. y Optisoft S. L. -también creadas por Soto, genera ingresos señaló el programador, como cualquier otra La única dife- La estimación es la más cautelosa posible Promusicae ha señalado que el cálculo de los perjuicios causados se basa en la estimación más baja posible De acuerda a ello, los demandantes presuponen que cada internauta que haya adquirido alguno de los tres programas sólo lo habría utilizado para obtener una canción de manera gratuita, por la que cifran una pérdida en ventas por un dólar (aprox. 0,64 euros) Según el propio Soto, sus programas han sido adquiridos por 20 millones de usuarios, que es también la cantidad que las discográficas le piden en dólares (13.029.599 de euros) Además piden que el demandado asuma los gastos de investigación (23.072 euros) así como los gastos del proceso Soto se defiende rencia, continuó, es que el software que han desarrollado permite el movimiento de archivos digitales a través de internet con una facilidad que no había antes Es un avance importante dijo. Respecto a las acusaciones por intercambio ilegal Soto argumentó que su software es una herramienta que sirve para intercambiar archivos de música entre particulares de forma sencilla y a la que se le pueden dar diferentes usos Dependiendo de la legislación de cada país hay un abanico de posibles actos ilícitos que se pueden cometer continuó, de los que sin embargo no se puede culpar al creador. Si me atropellan, yo no denuncio a la empresa que ha construido el coche En un comunicado de prensa previo, su empresa MP 2 P Technologies había señalado que la demanda es un intento de las multinacionales por destruirles, y que optan por el litigio de manera fútil y desesperada ante el advenimiento de la tecnología P 2 P.