Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID VIERNES 6 s 6 s 2008 ABC AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano CAYETANERÍO n el verano del 59 la revista Life contrató a Hemingway en la creencia de que en aquel verano caerían en los ruedos de España o Luis Miguel u Ordóñez, y que eso atraería a muchos suscriptores. En esta primavera que iba a ser la del cambio climático Esperanza Aguirre ha contratado a Cayetano y José Tomás porque ella es mujer y las mujeres se dejan llevar por la emoción que les producen los toreros torpes, por su desvalimiento, y todos los intelectuales de la Comunidad (los ciento cincuenta intelectuales del Esperanza sí que tiene huevos habían convenido en la fragilidad vital de Cayetano y José Tomás. Es de Ronda y se llama Cayetano tituló famosamente Corrochano a un señor que, en efecto, era de Ronda y se llamaba Cayetano. El nuevo Cayetano ha salido ileso de la plaza de Madrid, y las señoras (con Salva, que es la guinda del sistema) le reconocieron el mérito con la orejilla de un toro victoriano incapaz de hacerle daño a nadie, una oreja que viene a ser como esa caracola marina que te pones contra la oreja y oyes el rumor del mar. Cayetano se pondrá contra su oreja la oreja victoriana de un toro que la autoridad competente le había rechazado a El Juli dos días antes y oirá el rumor de ola, ola del campo, de la plaza de las Ventas petada de pantalones teja, camisas a rayas y melenas distraídas. Rumor de olas y rumor de oles de gente que pone cara de estar oliendo una bosta de camello si les hablas del toreo serio y masculino que representan El Cid y Victorino. Cayetano en Madrid, adornándose con las monas de Pascua que le echaron en la novillada de la Beneficencia, y en Bruselas, defendiendo la Fiesta Nacional (término, por cierto, que rechaza la sección taurina de Telemadrid) Fisas, el consejero cultural que tiene de los toros la misma opinión que Alaska y que Vicent, por citar a dos personajes que pelean en la causa del antitaurinismo por mantener su nombre en el cartel. Pobres. ¿Qué sería del antitaurinismo verdadero sin la gestión política del PP en la plaza de Madrid? Pobres, pobres, pobres. ¿Pobres? Marchando otra de Beneficencia. Y puros a Morante. Y orejas a Cayetano. Y vivas a España. La España tunante, cayetana y huera. E Los manifestantes portaron pancartas en las que reclamaban el fin a la presencia de toxicómanos en el barrio Hasta el gorro de yonquis Los vecinos de Embajadores retomaron ayer sus protestas contra los taxis de la droga y la constante afluencia de toxicómanos al barrio s Denuncian que la vigilancia policial por sí sola no erradica el problema y exigen una respuesta de las autoridades POR GUILLERMO D. OLMO FOTO FRANCISCO SECO MADRID. El sórdido inframundo de la droga sobrevive en pleno centro de Madrid. El histórico barrio de Embajadores es desde hace cinco años el punto de partida de las kundas los taxis de la droga, vehículos particulares que transportan a los toxicómanos a los puntos de venta. Y los vecinos están hartos. De esto y de que las autoridades los ignoren. Ayer realizaron su enésimo intento y se manifestaron en la Ronda de Valencia bajo el lema no más kundas Objeto de sus ataques fueron tanto los responsables políticos, ausentes ayer, como algún despistado drogadicto que se dejó ver por la zona, ignorando que su ecosistema habitual se había convertido, por unas horas al menos, en territorio hostil. Yolanda, de 33 años, fue una de estas incautas. Deambulaba por la zona demandando a los transeúntes lumbre para la colilla que portaba entre sus mugrientos labios. Lo que obtuvo fue un aluvión de abucheos y el escarnecedor grito de ¡yonqui, yonqui! de los manifestantes. Yolanda, visiblemente mermada por once largos años de adicción, se preguntaba con un hilo de voz ¿por qué se ponen así? mientras emprendía, tan rápido como le permitía su decrepitud, una prudente retirada. Y es que tantos años conviviendo con las insalubres condiciones de vida de los adictos y la delincuencia asociada a este fenómeno han agotado la paciencia de muchos residentes. Sebastiana regenta un bar que ha sido asaltado varias veces. En el último golpe se llevaron unos jamones. Está tan harta que, según cuenta henchida, al último yonqui que entró a robar, le dejé los huevos para tortilla Contundente consecuencia del hartazgo. Los convocantes de la marcha de ayer no tenían mucho que agradecerle a la Delegación del Gobierno. Denuncian que, aunque la vigilancia policial se intensificó tras sus movilizaciones del año pasado, se evapora durante las noches y el fin de semana. Es precisamente durante la noche cuando la cosa se pone de verdad peligrosa explica Javier, un joven que se la juega cada vez que visita a su novia, que vive en la zona. Además, la Delegación no autorizó que se ocupara la calzada, por lo que el discurrir por unas aceras estrechas y repletas de cubos de basura y motos aparcadas obligó a las muchas mujeres ya maduras que asistieron a escorzos insospechados. En realidad, como reconocen muchos en el barrio, la mera presencia policial no basta: Les toman los datos a diario, pero de ahí no pasa la cosa Santiago Alonso, presidente de la Asociación de Afectados, afirma que el problema es que se han demolido ya todos los poblados y el único que queda es la Cañada Real, y claro, el punto de partida ideal es Embajadores Una dependienta en un establecimiento de tatuajes contiguo a la sede de la Asociación insiste en que este es un problema complejo del que son víctimas tanto los adictos como los vecinos Por mucha Policía que pongan cambiará de sitio, pero no desaparecerá corrobora a pocos metros Ricardo. Sea cual sea la solución, los vecinos se mantienen en que no se rendirán hasta alcanzarla. Saqueo de jamones