Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IBEX- 35 ABC VIERNES 13.600,90 6- -6- -2008 I. G. MADRID 1.460,74 1.443,74 1.424,54 1.430,90 J 5 V 30 L 2 M 3 EURO- DÓLAR 1,5593 1,5508 1,5521 1,5466 J 5 V 30 L 2 M 3 X 4 13.431,70 13.300,00 V 30 L 2 M 3 13.239,30 13.341,20 X 4 1.434,86 X 4 1,5402 J 5 ECONOMÍA 39 www. abc. es economia Solbes advierte a Sebastián que no habrá un euro para el Vive, su plan estrella El ministro de Industria señala, ante decena de ejecutivos, que las asociaciones empresariales son insaciables J. A. NAVAS, J. GONZÁLEZ MADRID. El plan Vive (vehículo innovador- vehículo ecológico) anunciado a bombo y platillo por el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha provocado un enfrentamiento entre éste y el ministro de Economía, Pedro Solbes, sobre cómo financiar la retirada y achatarramiento de los vehículos de más de 15 años de antigüedad de nuestro parque automovilístico. Mientras las ayudas que ofrecía el recientemente desaparecido plan Prever procedían de Hacienda, para este nuevo plan no habrá un sólo euro de los Presupuestos. Hace pocos días, Pedro Solbes ya advirtió que con la deducción de los 400 euros no había margen presupuestario para más ayudas o cheques. Por ese motivo, Sebastián ha tenido que recurrir al ICO (Instituto de Crédito Oficial) para que abra una línea de crédito por importe de 1.500 millones de euros, tal y como anunció ayer. El ministro de Industria cuantificó el plan Vive en un mercado potencial de 4,5 millones de vehículos de más de 15 años. En consecuencia con estos datos y con la financiación dispuesta por el ICO se podría decir que a cada uno de esos vehículos le correspondería la módica cantidad de 333 euros brutos. Una subvención que realmente no parece muy atractiva para persuadir a que nadie cambie de coche y menos en las actuales circunstancias económicas con la confianza de los consumidores situada en sus mínimos históticos. Precisamente, con objeto de incentivar el ánimo comprador de nuevos vehículos, el Ministerio de Industria está explorando soluciones financieras alternativas que pasan por la puesta en práctica de un gran pacto con la banca para que apoye la adquisición de vehículos por el sistema de renting una modalidad de arrendamiento financiero con opción a compra que cada día tiene más adeptos en el mercado español de automoción. Si Miguel Sebastián explicó el miércoles sus planes para esta legislatura en el Congreso, ayer volvió a calcar su largo discurso- -incluyendo alguna que otra broma- -ante decenas de empresarios, entre los que se encontraban numerosos presidentes de las compañías más importantes del país. Arropado por las ministras de Innovación, Cristina Garmendia, y de Vivienda, Beatriz Corredor, así como otros altos cargos de la Administración, Sebastián no tuvo reparos en decir que las asociaciones empresariales son, a veces, insaciables lo que provocó gestos de sorpresa en más de uno de los comensales. En la primera parte de su aburrida intervención en el acto organizado por Nueva Economía Forum, Sebastián se puso el traje de ministro de Economía y se refirió a la desaceleración económica en nuestro país, producto de tres choques: el financiero, el del petróleo y el de la vivienda Sobre el último pronóstico de la OCDE, que rebaja al 1,6 su previsión de crecimiento de la economía española para este año, Sebastián dijo que espero que se siga equivocando en sus estimaciones con nuestro país como lo ha venido haciendo en los tres últimos años También instó a los pesimistas en materia económica a aportar alguna herramienta o idea para combatir la situación actual en lugar de infundir pesimismo pues el pesimismo no crea puestos de trabajo Ya en su papel de ministro de Industria, Sebastián volvió a referirse a la tarifa eléctrica sin aclarar las numerosas incógnitas suscitadas a raíz de su intervención en la Cámara Baja. Incluso, provocó las risas entre los asistentes al insistir en que habrá ciudadanos que no pagarán nada por la electricidad aquellos que tengan un consumo mínimo con una potencia inferior a 3 kW. Tampoco desveló cuál será el primer tramo de consumo gratuito en todos los recibos de la luz. La x la concretaremos en unos días apuntó. La propuesta de orden ministerial será remitida a la CNE la próxima semana, según ha podido saber este periódico. En cuanto a las concentraciones empresariales en el sector energético nacional y europeo, Sebastián echó flores a algunos de los presentes al decir que en España tenemos magníficas eléctricas y subrayó que preferimos como Gobierno que haya empresas españolas, pero no interferimos en supuestas operaciones empresariales, en alusión al posible interés de la empresa estatal francesa EDF sobre Iberdrola. El triple choque económico ABC. es Miguel Sebastián, ayer, en el Palacio de Congresos de Madrid EFE Toda la información sobre las propuestas de Industria en: abc. hoyinversion. com Pacto con la gran banca El sector eléctrico, perplejo ante las declaraciones de Zapatero sobre la falta de agua para las nucleares J. G. N. MADRID. Las declaraciones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al periódico Financial Times en las que afirma que España no construirá más centrales nucleares por los costes que generan, pero también porque un país vulnerable a las sequías no tiene suficiente agua para refrigerar los reactores, han provocado, cuanto menos, incredulidad y sorpresa entre el sector eléctrico y la industria nuclear. Fuentes consultadas por este periódico han recordado que las centrales nucleares necesitan grandes cantidades de agua, pero que el 98 se devuelve al medio del que se toma, sea un río, un embalse o el mar, después de enfriarse. El resto, se evapora. Hay que subrayar que el agua que se utiliza sólo se destina al circuito de refrigeración de la instalación, por lo que nunca puede contaminarse. Cada central nuclear tiene una concesión de consumo de agua. Una instalación tipo de 1.000 MW, tiene un consumo de entre 15 y 20 hectómetros cúbicos al año, según el Foro Nuclear. Además, todas las centrales de generación eléctrica que emplean turbinas de vapor, como las que utilizan carbón y gas natural, también necesitan grandes cantidades de agua como refrigerante para producir la condensación del vapor que, al expansionarse en la turbina, mueve el generador y produce la electricidad.