Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO JUEVES 5 s 6 s 2008 ABC HOGAR XXI ESCAPARATES INTERACTIVOS Unas pantallas táctiles transparentes permiten a los comercios estar abiertos las 24 horas, además de sustituir a los tradicionales carteles de papel POR MARTA VILLALBA MADRID. Imagine poder consultar toda la colección de ropa de su tienda favorita aunque el establecimiento esté cerrado. Pues esto es posible con las pantallas transparentes y táctiles TouchPanel. Fabricadas por la empresa española Smartec, están orientadas no sólo a comercios sino como sustitutas de los carteles tradicionales. Permiten a las empresas mostrar sus catálogos (de pisos, coches... las ofertas (promociones especiales, precios por servicio... y hasta hacer compras (por ejemplo, reservar billetes a través de internet) Los contenidos se muestran en la pantalla a través de un proyector. Y pueden provenir tanto de un reproductor de DVD como de un PC o un MP 4. La pantalla se adhiere por dentro al cristal del escaparate o se cuelga del techo en el interior del comercio. Soporta la más alta definición (Full HD) El Café de los Austrias, un clásico de Madrid, luce una de las pantallas TouchPanel. Con unos clic sobre ella, los transeúntes pueden ver las cartas de comida y bebida en cuatro idiomas. La gente se queda muy sorprendida porque es un establecimiento antiguo con un aparato muy moderno dice a ABC Román, encargado. El café también muestra fotos del establecimiento y está preparando otros contenidos como la posibilidad de que los peatones puedan consultar un callejero, ver la TV los horarios del teatro y los tablaos o quién sabe si algún día publicidad. Los peatones no suelen acercarse a tocar la pantalla, no saben que pueden interactuar con ella apunta Román. Por eso, preparan una presentación que indique esa posibilidad. Y es que puede elegirse que la pantalla sea táctil o no. Tenemos 35 modelos, en tamaños estándar que van desde las 30 pulgadas hasta las 130 explica el director de Smartec, Luis Pancorbo. También es posible hacer una a medida. Suelen comercializar un paquete con la pantalla de 40 pulgadas, el proyector, el soporte para éste, un PC y la instalación. Sin la función táctil cuesta 3.500 euros, con ella 900 euros más. No necesita de un mantenimiento elevado, sólo cambiar la lámpara del proyector. La pantalla funciona con luz directa del sol y es resistente a los rayos ultravioleta afirma Pancorbo, para quien están claras sus ventajas frente a la los carteles tradicionales: Ahorra los costes de impresión, de colocación, de distribución. Su uso en el tiempo es ilimitado, y se tiene la certeza de que se ha colocado, pues se controla toda la campaña (con la posibilidad de segmentarla) desde un servidor central Recreación de la Vía Láctea, a partir de las imágenes captadas por el telescopio Spitzer NASA La NASA recorta dos brazos de estrellas a la Vía Láctea Las imágenes enviadas por el telescopio espacial Spitzer evidencian que la galaxia no tiene cuatro brazos, sino sólo dos A. PASCUAL MADRID. La Vía Láctea, la galaxia que alberga a nuestro planeta, tiene dos brazos de estrellas, no cuatro como creían los astrofísicos. El hallazgo ha sido posible gracias al telescopio de infrarrojos Spitzer, puesto en órbita por la NASA en 2003. La teoría de los cuatros brazos de la galaxia, que se intuía equivocada, había sido imposible de confirmar hasta ahora debido a que la Tierra se encuentra dentro de la misma. Sin embargo, el estudio concienzudo de 800.000 imágenes enviadas por el telescopio espacial han permitido elaborar una nueva hipótesis. Según Robert Benjamin, astrónomo de la Universidad de Wisconsin, sólo existen dos apéndices con gran densidad de estrellas jóvenes, Scutum- Centauro y Perseo, mientras que los otros dos, Sagitario y Norma, están compuestos de gases y pequeñas zonas de formación estelar. El Spitzer nos ha proporcionado un punto de partida para repensar la estructura de la Vía Láctea. Ahora seguiremos revisando nuestros esquemas del mismo modo que los exploradores que navegaban alrededor del mundo tuvieron que corregir sus mapas declaró Benjamin desde el Jet Propulsion Laboratory de la NASA. masas gaseosas, se ha podido reunir un mosaico espacial que comprende más de 110 millones de estrellas. Para trascender y organizar el flujo de información, Benjamin y su equipo desarrollaron un software específico para contar y medir la densidad de los cuerpos estelares. De este modo pudo constatar, como esperaba, el aumento de estrellas en el brazo mayor, Scutum- Centauro. No obtuvo estos resultados en Sagitario y Norma, ahora considerados brazos menores, que presentaron densidades inferiores y una composición diferente. Perseo, al estar situado en el extremo más lejano de la galaxia, no pudo ser observado. Los científicos estadounidenses también han obtenido información detallada sobre el denso y alargado bulbo de estrellas que conforma el núcleo de la Vía Láctea. Además, al identificar el lugar donde nacen los dos brazos, el equipo de la Universidad de Wisconsin ha concluido que el bulbo es más extenso de lo que se creía: Ahora podemos unir estos brazos, como un rompecabezas, y determinar, por primera vez, su estructura, ancho y posición Más información en: http: pantallas transparentes. smartec. es Teorías erróneas Durante décadas, los astrónomos confeccionaron modelos de la galaxia basándose en las observaciones de los gases cósmicos, que sugerían una estructura en espiral barrada con cuatro brazos principales. A partir de investigaciones de una sección, y en ocasiones con un solo método, los científicos dibujaron un mapa completo de la Vía Láctea. Desafortunadamente, cuando se comparaban estos modelos, no coincidían- -ironizó Benjamin- -Era como estudiar a un elefante con los ojos vendados Los datos que desde la pasada década viene arrojando el programa de Grandes Observatorios comenzaron a chocar con las conjeturas clásicas. Gracias a la visión infrarroja del Spitzer, capaz de atravesar Más información: http: www. nasa. gov mission pages spitzer main Unos transeúntes interactúan con la pantalla instalada en el madrileño Café de los Austrias DANIEL G. LÓPEZ