Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL Elecciones presidenciales en EE. UU. s El duelo final JUEVES 5 s 6 s 2008 ABC ¿Qué quiere Hillary Clinton? La ex primera dama, pese a las críticas de mala perdedora, no reconoce su derrota entre crecientes presiones para que Barack Obama la incluya como número dos en su candidatura P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Como mujer bastante metódica que trabaja por objetivos, todo hace indicar que Hillary Clinton se ha embarcado en el proceso de seleccionar su próxima meta tras haber sido derrotada por Barack Obama en la épica lucha por la nominación presidencial del Partido Demócrata. Lo que se considera como la primera vez que un candidato del establishment del partido no triunfa desde la irrupción de Jimmy Carter en las aguas políticas de los Estados Unidos envenenadas por Watergate. Pese a las críticas de no saber perder con elegancia, la ex primera dama no ha reconocido su derrota como obligan los más básicos cánones electorales de la democracia americana. Y fiel a su fama de contumacia férrea, se ha embarcado en un periodo de reflexión guiado, según sus propias palabras por los mejores intereses de nuestro país y de nuestro partido Sin dejar de insistir en que ella ha ganado 18 millones de votos y es la candidata más viable frente al republicano John McCain. La senadora no ha dudado en utilizar la expresión ¿Qué quiere Hillary? para esbozar algunos objetivos políticos y exigencias de respeto ante una multitud de seguidores congregada durante la noche del martes en un campus universitario de Manhattan. Pero sus principales aliados políticos han sido bastante más explícitos al reiterar que la ex primera dama está interesada en aparecer en las papeletas de noviembre como candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos en el histórico ticket encabezado por Barack Obama. El gran argumento esgrimido a favor de esta especie de oferta de gobierno de coalición dentro de la Casa Blanca, contraria a los principios de un sistema presidencial como el de Estados Unidos, es que el Partido Demócrata ha quedado gravemente dividido tras La senadora Hillary Clinton, durante un discurso de campaña ayer en Nueva York los cinco meses de primarias. Y Hillary Clinton ha demostrado su capacidad para ganar en ciertas partes del país críticas las elecciones presidenciales de noviembre. Pese a la mala sangre acumulada entre sus campañas, Barack Obama ya ha indicado que la senadora Clinton con todos sus méritos debería figurar en cualquier selección de posibles candidatos a la vicepresidencia. Mientras la campaña del senador por Illinois lleva ya semanas elaborando esa lista, ayer mismo ha trascendido que esos esfuerzos de selección serán encabezados por un triunvirato de personas de confianza, entre las que figuraría el financiero Jim Johnson, el jurista afroamericano Eric Holder y Caroline Kennedy, la hija de JFK y una de las artífices del respaldo electoral prestado por el legendario clan político de Estados Unidos al senador afroamericano. A pesar de intentos frustrados de comunicación durante la última noche electoral, Barack Obama tuvo finalmente ayer oportunidad de hablar por teléfono con Hillary Clinton. Con indicaciones de un posible contacto más profundo en las próximas semanas y quitando importancia al he- EPA Gobierno de coalición cho de que la senadora por Nueva York se haya negado a reconocer su derrota optando por mantener un tono desafiante y casi victorioso. Robert Johnson, el magnate negro de la televisión estadounidense y conocido patrocinador de Hillary, ha indicado ayer que la ex primera dama se encuentra absolutamente preparada para aspirar al cargo de vicepresidenta. Y que ella LAS DUDAS DE LOS DEMÓCRATAS EN ESPAÑA SOBRE EL TICKET OBAMA- CLINTON Gil Carvajal, delegado de Clinton: Obama necesita los votos de Hillary para ganar Gil Carvajal, uno de los responsables de la organización del Partido Demócrata en España, asistirá al congreso de septiembre en representación de los demócratas en el extranjero. Es muy importante recordar que la victoria de Obama no ha sido abrumadora, y que tiene que ganar las bases que conquistó Clinton en las primarias afirma este compromisario de la senadora por Nueva York residente en Madrid. Ahora somos la minoría crítica, y reconocemos la brillantez de Obama, y el error estratégico de la campaña de Clinton de centrarse en los grandes estados. Pero ambos son muy complementarios. Ella ha dado mucha sustancia política en la campaña, representan un contraste entre la retórica y la solidez afirma este defensor de Clinton. Obama necesita los 18 millones de votos que ha obtenido Hillary- -casi la mitad de los emitidos en las primarias- -para ganar el voto popular en noviembre. La sugerencia del ticket común parte de ella. Ella cree que es necesaria, y tiene argumentos fuertes para defenderlo concluye Carvajal. Sean Carroll, voluntario de Obama: Clinton es la más conocida, pero no la única Sean Carroll se involucró activamente en el movimiento pro- Obama como voluntario en su campaña en España, donde sus seguidores obtuvieron una contundente victoria en las primarias celebradas en Madrid y Barcelona en febrero. Clinton merece ser tomada en consideración para ser vicepresidenta, pero no ostenta en exclusiva el derecho de serlo sólo por haber llegado a donde ha llegado. Es la más conocida, y hay muy poca gente que no la conozca, pero otros candidatos reforzarían la idea de novedad y cambio de Obama afirma. Hay que tener en cuenta que muchos republicanos sienten un fuerte rechazo hacia ella, y les gusta la idea de poder enfrentarse a ella, aunque sólo sea como vicepresidenta cree. Ahora, Obama deberá optar entre seguir a su instinto y elegir un número dos con quien esté cómodo, o hacer caso a los cálculos políticos y a lo que indiquen los resultados de las primarias: si Hillary suma o resta votos resume. Pero, de una manera u otra, los dos van a colaborar. Ha sido una batalla a muerte, pero las heridas no son tan profundas como para que sólo con un dream- ticket se curen las ideas