Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5- -6- -2008 Berlusconi rectifica y mantiene la ley que considera delito la emigración ilegal 35 El derecho al voto El presidente Lyndon B. Johnson aprobó la Ley de Derechos Civiles, en 1964, que prohibió la discriminación racial en lugares públicos y en instituciones que recibieran fondos federales, y la de Derecho al Voto, en 1965, que finalmente permitió a los negros de los EE. UU. acudir a las urnas. Orgullo negro Malcolm X consiguió dar el salto desde la marginalidad hasta un eficaz activismo político en defensa de una minoría racial maltratada. Cambió su apellido por la X que simbolizaba el nombre africano original que los negros habían perdido. Fue asesinado en 1965, a los 39 años. Hacia el poder político El reverendo Jesse Jackson (1941) fue candidato a las primarias presidenciales del Partido Demócrata en 1984 y en 1988. Aunque no llegó a triunfar, su ejemplo ha allanado el camino a Barack Obama, que sí que va a estar en disposición de disputar la presidencia de los EE. UU. demócratas, McCain es cualquier cosa menos un cambio genuino para Estados Unidos. A la vista de esta tensa introducción retórica a lo que será el segundo tramo del camino hacia la Casa Blanca, Irak se presenta con un punto fundamental de fricción. Según McCain, las intenciones de Obama nos van a empujar a un conflicto todavía más grande y con mayores sacrificios Mientras que el candidato demócrata ha acusado al republicano de respaldar una política donde todo lo que hacemos es buscar razones para permanecer en Irak, mientras gastamos miles de millones de dólares al mes en una guerra que no está ofreciendo mayor seguridad a Estados Unidos John McCain también ha invitado a Obama para celebrar una decena de debates asamblearios durante este verano por todo el país, empezando en Nueva York y si es preciso compartiendo el mismo avión para ahorrar dinero. Según McCain, la propuesta es un proyecto que no pudieron materializar en su momento el presidente Kennedy y su contrincante republicano, el senador Barry Goldwater. Un candidato casi de película Entre las claves para explicar el fenómeno Obama figuran su carisma personal, oratoria inspiradora, capacidad prodigiosa para recaudar donaciones, una maquinaria política moderna y una estrategia centrada en ganar delegados P. RODRÍGUEZ WASHINGTON. En las películas de Hollywood, hace ya tiempo que se ven presidentes negros de Estados Unidos. Pero, desgraciadamente, tienden a aparecer cuando- -por apocalípticas exigencias del guión- -al planeta Tierra y todos sus habitantes les quedan tan sólo tres o cuatro días de existencia ante el inminente impacto de un masivo asteroide u otra catástrofe colosal difícilmente evitable. Aunque es verdad que a toro pasado, todas las campañas ganadoras tienden a resultar brillantes, Barack Obama ha demostrado ser un candidato casi de película. Por lo menos en lo que respecta a ganar contra todo pronóstico. No blanco, carecer de conexiones familiares o afinidad con el establishment de tu propio partido, pocos años de experiencia en primera fila de la política, entrar en la vida pública por una puerta tan corrupta como la de Chicago, tener un nombre raro haber reconocido abiertamente pecados de juventud... no formar parte ni del cursus honorum ni del modus operandi óptimo para ser un aspirante a ocupar la Casa Blanca de Estados Unidos. Obama ha roto todos esos convencionalismos al ganar la nominación del Partido Demócrata con una mezcla de factores intangibles, como su carisma, pero también con una estrategia y una maquinaria capaces de hacer frente y ganar a la marca Clinton. En retrospectiva, Obama se ha inventado su propia ruta hacia la nominación del Partido Demócrata. Desde conseguir votantes nuevos e inspirar plusmarcas de participación a un esfuerzo de financiación al margen de los grandes donantes acaparados por Hillary Clinton. Confirmando que en EE. UU. se vota con la papeleta pero también con la cuenta co- Oferta de diez debates La mercadotecnia electoral ha vinculado a Obama con Kennedy REUTERS rriente, el senador por Illinois ha conseguido reunir en este ciclo electoral más de 265 millones de dólares, sobre todo con ayuda de internet y a través de pequeñas cantidades, Incapaz de competir directamente con la fama de Hillary en los grandes Estados de la Unión, Obama se ha concentrado en jurisdicciones más pequeñas empezando por los caucus de Iowa. Una estrategia que a la postre ha resultado decisiva en su batalla contra ex primera dama. Sobre todo, cuando ese pulso de cinco meses se ha transformado en una pelea incremental por conseguir el mayor número posible de delegados, a la postre factor más relevante que ganar en los Estados con mayor relumbrón en el mapa electoral. Sin la carga de grandes expectativas y un bagaje mucho más ligero, con la bandera esperanzadora del cambio, la candidatura postracial de Obama ha conseguido este final sorprendente en la primera parte de su película política. Su propio camino ABC. es Más información en el blog Barras y Estrellas en abc. es internacional