Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Pleno de control al Gobierno JUEVES 5 s 6 s 2008 ABC Zapatero sigue sin hablar de crisis y alardea de los activos de la economía Rajoy le exige medidas s El PP ofrece su ayuda al Gobierno para frenar a Ibarretxe MARIANO CALLEJA MADRID. Sigue sin haber crisis. Hay dificultades desaceleración y, sobre todo, circunstancias internacionales Pero no crisis. Al contrario, el presidente del Gobierno, que no pierde el optimismo, está convencido de que España va a saber afrontar esta dificultad, salir adelante y crecer con fuerza Mariano Rajoy dedicó su pregunta semanal a Zapatero en la sesión de control del Congreso a la crisis económica. Recordó el mal dato del IPC (4,7) el paro de mayo (el peor desde 1979) y el aumento del déficit exterior. La confianza de las empresas y de las familias españolas está en mínimos y usted parece no darse por enterado le espetó el presidente del PP, que preguntó a Zapatero qué va a hacer y qué piensa de todo esto. Parece que a usted no le importa, pero a los españoles, sí apostilló. Los diputados populares apoyaron a su presidente con un aplauso (sin disidencias) Zapatero, que lleva unas semanas en el Congreso sin despeinarse en los debates, respondió de forma plana, aburrida, sin contraatacar. Como mucho, se limitó a dar un pellizco a su oponente: No es conveniente ignorar las dificultades. Y tampoco exagerarlas Y ya está. Ni una palabra más alta que otra contra Rajoy. El presidente se centró en transmitir todo el optimismo que pudo. Algo que controla a la perfección. Reconoció que, como consecuencia de circunstancias internacionales, tenemos un proceso de desaceleración y de pérdida de capacidad de crear empleo Pero aseguró que hay confianza en el mundo sobre la economía española, porque ha hecho un buen recorrido Más allá de los datos coyunturales añadió, la economía española tiene activos importantes: unas cuentas públicas saneadas, un sistema financiero sólido y 20 millones de personas trabajando. Rajoy no se dejó contagiar por ese optimismo y buscó el cuerpo a cuerpo: No le estoy preguntando al comentarista, le pregunto a un gobernante que tiene que tomar decisiones El líder del PP negó que haya confianza en la economía española, como lo demuestra el CIS. Acusó a Zapatero de estar en las frases: habla de pesimismo, de optimismo. Pero ese no es el tema. Usted tiene que decir cómo se remedia esto Las familias no quieren chascarrillos ni chistes, quieren medidas y que usted se comporte como un gobernante Zapatero no se dio por aludido. No devolvió a Rajoy ni un reproche y su réplica fue más plana que su intervención anterior. No debería fiarse tanto de las encuestas, creo que no es bueno se limitó a decir. En cuanto a las medidas que le pedía Rajoy, el presidente no aportó ni una nueva. Eso sí, puso como ejemplo de lo que está haciendo el Gobierno para ayudar a las familias el regalo de los 400 euros a los contribuyentes, así como el aumento de las pensiones mínimas, la ayuda a la vivienda y el diálogo social. También el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, preguntó a Zapatero por la subida del precio de los carburantes y su impacto en sectores como la pesca o los transportes. Mariano Rajoy, ayer en el Congreso, durante su interpelación al presidente del Gobierno El jefe del Ejecutivo compartió la preocupación del grupo nacionalista y señaló que el Gobierno trabaja para reducir la dependencia del petróleo, y estudia rebajar la fiscalidad del IRPF y del IVA en los sectores más perjudicados. Tras la crisis económica, la portavoz del Grupo Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, preguntó a la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, cómo va a impedir el Gobierno el referéndum ilegal de Ibarretxe en el País Vasco. La respuesta de De la Vega fue tajante: Le aseguro que no va a haber referéndum ilegal en el País Vasco. Nuestra Constitución y nuestro Estado de Derecho tienen mecanismos para pararlo A la portavoz del PP no le convenció la respuesta. Pasen de las palabras a los hechos pi- JULIÁN DE DOMINGO Zapatero plano y aburrido dió. A Ibarretxe hay que decirle que no, pero hay que decírselo para siempre, y si quiere acompañamiento para eso, llámenos, que estaremos de su parte De la Vega respondió a un comentario de la diputada sobre las diferentes posiciones del PSOE con una alusión a la crisis del PP en el País Vasco. Más información sobre el Congreso: http: www. congreso. es EL JEFE DEL EJECUTIVO PASA DEL CONGRESO Quedan dos plenos en la Cámara antes de las vacaciones y los jueves todavía siguen libres porque no hay proyectos del Gobierno que tramitar ÁNGEL COLLADO MADRID. En la medida en que la oposición se recrea en su crisis, Zapatero más rehúye el debate y se crece en el eufemismo. Sigue sobrado a cuenta de la victoria electoral y hace como si la crisis económica no fuera con él y el desafío de Ibarretxe se tratara de una cuestión de trámite burocrático. No hay que exagerar es la consigna. Enfrentado ayer en el Pleno de control del Congreso a ambas cuestiones, despachó con displicencia desde el escaño y se fue sin aportar nada nuevo. Preguntado por Erkoreka sobre traspasos de competencias al Gobierno vasco, amagó con abordar el reto de la consulta secesionista, se quedó en proponer que los nacionalistas cumplan la Constitución y le sobró un minuto de los dos y medio a que tenía derecho para explayarse. Después, ante el torrente de datos sobre la crisis económica que le planteó Rajoy, Zapatero hizo lo contrario: se extendió en consideraciones generales- -de comentarista como dijo el presidente del PP- consumió su tiempo y se quedó sin margen para devolver los golpes. Lo que no vamos a hacer es... Los diputados socialistas se quedaron con las ganas de escuchar algún tipo de remate dialéctico de su jefe, pero ya le habían apagado el micrófono, calculó mal o no se molestó siquiera en hacerlo. Fuese y no hubo nada pero le aplaudieron igual. El pasotismo parlamentario del presidente del Gobierno no afecta a la esencia de su dis- curso. Al crecimiento del paro se refirió como pérdida de la capacidad de crear empleo No hay que exagerar nunca. El caso es llegar al verano con una nueva operación disimulo sobre la magnitud de la crisis que ya le salió bien antes de las elecciones. En el Congreso tendrá pocos problemas, sólo quedan dos plenos, la vida parlamentaria languidece porque no arranca- -los jueves ni se reúne la Cámara porque no hay proyectos del Gobierno- -y la oposición tampoco tiene más fecha en su calendario particular que el congreso de Valencia del 20- 22 de este mes. Luego habrá otra semana de Pleno y después todo vacaciones hasta mediados de septiembre, sin preguntas, interpelaciones ni mociones molestas. Zapatero pasa