Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN JUEVES 5 s 6 s 2008 ABC MONTECASSINO DEMIURGO IMPOLUTO DEL FORJADOR DE FELICIDAD AL gratos que no valoran lo que hay. Y están alerta frenS bonito saber que los españoles vivimos mete al estado de ánimo antipatriota que siempre antejor que nadie. En Europa y en el mundo, nos dicede al traidor. Quien está en la liga de lujo cen nuestros muy viajados gobernan- txampionch lig -gracias al Gran Nieto y tes, todos darían la vida por ser nosotros. ¿No no lo disfruta, debiera protestar menos y pensienten todos ustedes ese amable hormigueo sar en irse. Las fronteras están abiertas. de quienes son observados con envidia por tiMucha culpa del mendaz pesimismo tierios y troyanos, alemanes y norteamericanen quienes ponen en duda a nuestro Sancho nos, por Seattle y Singapur? Debieran sentirSolbes Pedro Panza- -también lo llaman Merlo y compartir el gozo con su presidente. Si no lín- el Supremo Indolente dedicado a los núfuera el caso, háganselo mirar. Porque nuesHERMANN meros, que todos los días nos confirma, con tro socialismo de éxito no nos pide ya fe credibilidad y avalado por las cifras, haberse- -tiempo para creer- -como antes de su alarequivocado el día anterior. Eso sí, sin jamás de prestidigitador de primavera. Nuestros pocaer en la cuenta de que podría ser pertinente una derosos renovados y pletóricos nos piden convicdisculpa. ¿A quién, por favor? ¿A quienes no creen en ción, certeza en la felicidad. A prueba de bomba e nosotros? No, ni un paso atras. Nuestro presidente IPC. Pareja, al menos, a la que ellos pasean con gar- -larga vida le deseamos, aléjese de él todo mal- -y bo. Quien no la manifiesta puede ser un incapaz pelos ministros de su gabinete- -los que tienen permiro también- ¡cuidado! -un saboteador. Los entuso para hablar- -nos lo recuerdan día a día. Es triste siastas de este Gobierno saben lo que se dicen cuanque aún existan gentes por aquí que nunca entendedo desprecian los lamentos de los desaprensivos e in- E rán que es mejor esta España moderna de junio del 2008, con sus pequeños sobresaltos, que aquella mugrienta nación en declive, atávica y semilegionaria que reflejan los datos económicos de 2004. Aún resuena la firme arenga del Supernieto reflejada a cinco gloriosas columnas en el diario de campaña: Zapatero garantiza que España está a salvo de la crisis financiera A salvo estamos. Palabra de Jiménez- Arnau o garantía de Zapatero. Hay españoles, especialmente en el Gobierno y sus aledaños, que viven mejor que nunca. Muchos sin querer saber que son españoles. Otros, convencidos y orgullosos de serlo, viven peor. Un poquito peor cada día. Pero tranquilos todos porque nada hay mejor que el liderazgo. Y si en la economía somos realmente inexpugnables, nuestro prestigio, poderío y sutil influencia se ha disparado. Nos surgen Metternichs por debajo de los hórreos. Me he resistido en estos últimos meses a confesar públicamente mi simpatía hacia Barack Obama para no interferir en lo más mínimo en el proceso de elección que estaba desarrollando el Partido Demócrata Impresionante documento esta declaración de... Pepiño Blanco cuyo autocontrol ha evitado que las elecciones en EE. UU. den un vuelco. Zapatero forja las reglas del mundo económico y Blanco es nuestro demiurgo impoluto. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Víctimas vivas del terrorismo Bien por la propuesta de Rosa Díez sobre las víctimas vivas del terrorismo, apoyada en el Congreso de los Diputados por todos los partidos (menos por ERC, que junto a los proetarras parece no tener nada que temer de la banda ETA) y que viene a hacer justicia de una situación en la que, por desgracia, viven demasiadas personas, amenazadas por su lucha por la libertad y la Constitución frente a la lacra del terrorismo etarra y de su submundo. La impagable deuda con las víctimas que han entregado hasta su vida o sus heridas por la defensa del Estado de Derecho estaba pendiente de reconocimiento por parte de aquéllos que por su palabras o actos son perseguidos por ETA. Y si sólo por cinco minutos cada ciudadano tuviera la verdadera solidaridad de intentar imaginar y sentir en uno mismo lo duro que debe ser, por culpa del terrorismo, tener que soportar el dolor de la vida de un familiar perdido, de una herida abierta, de la tensión de las amenazas al girar una esquina o al revisar los bajos de un vehículo, de saber que eres acosado por expresar tu libre opinión; si todos sintiéramos lo que se ven obligados a padecer las valientes víctimas del terrorismo, la batalla sobre los cobardes etarras tendría muchos puntos ganados. Cuestión de solidaridad democrática y de justicia. David García Madrid La educación y los nacionalismos Leí una vez que la patología social que afecta a los ciudadanos estaba en la educación. En los nacionalismos, el sistema de enseñanza, dominado por ellos, permite y ampara disfunciones y alteraciones impropias de la democracia. Este es el caldo de cultivo que define al ciudadano. El sistema educativo en las comunidades autónomas go- bernadas por nacionalistas- separatistas casi siempre va en perjuicio de la lengua de Cervantes, aunque sea la lengua materna de la mayoría de la población. Ya lo decía don Gregorio Peces- Barba en 2003, en su artículo Anatomía de un disparate: El comportamiento de los nacionalistas fue muy ambiguo. Rechazaron la autodeterminación, se abstuvieron en el referéndum de la Constitución. Organizaron la educación desde el odio a España y a los españoles. Fueros desleales al no cumplir con los pactos, etcétera Todo se hace desde el poder político de unos dirigentes que intentan cambiar una realidad que no les gusta. No se trata de promocionar el catalán, el vascuence o gallego sin relegar el español en la vida oficial. Los perjuicios recaen sobre la población. La tensión traerá consigo el empobrecimiento humano y cultural de esas sociedades. En mi modesta opinión, el Gobierno debe garantizar el derecho de los ciudadanos a elegir el idioma que prefieran en sus relaciones con la Administración. Habría que retirar las competencias en educación de esas comunidades autónomas, aplicando el artículo 155 de la Constitución, pues no sé para qué decían: Hay que gobernar pensando en España en su conjunto, rechazando las demandas de los nacionalismos que van más allá de nuestra Carta Magna A. Ramírez Díaz La Granja de Torrehermosa (Badajoz) Imprudencia inexcusable Nos encontramos ante una imprevisión impensable en una de las más altas magistraturas del Estado, enormemente dañosa para el crédito de una institución tan depauperada hoy como la Justicia. Cualquier interpretación benevolente que quiera hacerse de la intervención de la presidenta del Tribunal Constitucional en un asunto privado, no resiste el severo juicio crítico que debe recibir al entremezclar los intereses privados con los públicos, poniendo en entredicho la objetividad y la imparcialidad del ejercicio de la función pública. Comprendo el compromiso humano de la señora Casas, pero su responsabilidad es tan elevada que la menor sospecha de parcialidad la inhabilita para el ejercicio del cargo. La magistrada tendría excusa si se hubiera limitado a informar a su interlocutora sobre cómo acceder al asesoramiento técnicojurídico que brinda la Ley de Protección Integral contra la Violencia de Género, pero desde el instante en que se interesó por el devenir procesal de una futura acción judicial, quedó contaminada jurídicamente para ser objetiva a la hora de impartir justicia, porque ella mejor que nadie sabe que en última instancia y a través del recurso de amparo, podría acabar conociendo el caso en tribunal del que forma parte. Por tanto, no sirven justificaciones bienintencionadas que defiendan que su asesoramiento fue accidental o futurible, teniendo en cuenta que la iniciativa la tomó la propia presidenta, quien, en buena lógica, debería haber extremado su cautela, absteniéndose de provocar con su acercamiento una confusión entre lo público y lo privado. ¡Qué paradoja! El resultado de esa actividad prohibida a la autoridad abunda en el desprestigio sobre la imparcialidad del Alto Tribunal en materia de garantías consitucionales, gracias en esta ocasión no a los políticos, sino a la intervención de su presidenta, la que en un ejercicio supremo de obrar imprudentemente ha manifestado de forma inequívoca un superior desconocimiento de sus deberes e incompatibilidades. Depurar esa responsabilidad por incompatibilidad sobrevenida incumbe al Tribunal en pleno por mayoría simple de sus miembros. Sergio Santamaría Santigosa. Gerona