Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES JUEVES 5 s 6 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DEL AGUA FALSO PACTO L EL COMIENZO DE LA ERA OBAMA L desenlace de las primarias demócratas a favor del senador Barack Obama representa un punto crucial en la historia política contemporánea de Estados Unidos: por primera vez, un ciudadano de raza negra va a optar- -con posibilidades reales de ganar, al frente de la maquinaria de uno de los dos grandes partidos nacionales- -a la presidencia del país. Resultaría aventurado pronunciarse sobre la oportunidad de un fenómeno, necesario para la salud de cualquier sociedad, teniendo en cuenta la historia de desencuentros raciales en EE. UU. ni si esta circunstancia racial será decisiva en el proceso electoral que ahora comienza, pero es un hecho que el camino por el que va a transitar Obama no lo ha pisado nadie todavía. Lo mismo habría podido decirse de una mujer candidata, pero, en este caso, la confirmación de la derrota de Hillary Clinton puede interpretarse como el punto final de la era política definida por un apellido que ya estuvo en el poder durante los dos mandatos de su esposo, también responsable de una larga candidatura que ha venido siendo preparada meticulosamente desde que el matrimonio dejó la Casa Blanca. Uno de los mayores lastres de la senadora Clinton ha sido, precisamente, el hecho de formar parte del stablishment político del país, con el que gran parte del electorado se siente en desacuerdo. Y, si se quiere, esta despedida política de los Clinton también tiene que ver con el final de otra era dinástica, la de los Bush, con la que se ha intercalado desde el campo republicano en los últimos años. Los norteamericanos entran ahora en un periodo político completamente nuevo. No cabe duda de que el mensaje sobre el cambio es el que más rentable le ha resultado a la postre a Obama, y muy probablemente este lema seguirá siendo el eje de su oferta a los electores. Sin embargo, el candidato demócrata debería afinar mejor su proyecto político, que hasta ahora no ha pasado de ser una vistosa colección de buenas intenciones, pero de poco calado para la mi- E sión a la que aspira. Hay elementos en su programa que quizás hayan resultado útiles para ganar votos durante el largo periodo de las elecciones primarias, pero que no serían compatibles con la responsabilidad de dirigir a la principal potencia mundial. Hillary Clinton había hecho de la resistencia numantina una prueba de su determinación personal, pero la larga agonía de estas primarias puede que haya agotado al Partido Demócrata, necesitado de recomponer sus filas durante los meses que restan para el arranque de la campaña presidencial. Dada la ferocidad con la que ambos se han atacado en los últimos meses, no parece realista que los dos presenten una candidatura conjunta- -Obama a la presidencia e Hillary a la vicepresidencia- -porque no han dado muestras de ser políticos compatibles. Sin embargo, no es descartable que Obama le ofrezca el puesto, aunque sólo fuera para que una renuncia caballerosa de la ex primera dama dejara un poso de tranquilidad de cara a la convención del mes de agosto y al vencedor, las manos libres para elegir un compañero de ticket más eficaz para competir con el aspirante republicano, John McCain. Para este último, el desenlace de las primarias demócratas le permite, por fin, saber quién va a ser su adversario y contra quién tendrá que competir en la decisiva elección de noviembre. Un político conocido, héroe de guerra, casi un anciano, que representa al modelo ideal de la América del siglo pasado, frente a un candidato jóven, cuya heroicidad ha sido sobreponerse precisamente a ese estereotipo tradicional, pero que señala un rumbo incierto y para algunos demasiado nuevo. A McCain no le favorece ser vinculado a la herencia de George W. Bush, pero tampoco quiere llevar al país hacia una ruptura total con el pasado. El candidato Obama- -a pesar de sus reiteradas referencias a la figura de John F. Kennedy- ni siquiera tiene un pasado en el que los electores puedan inspirarse. a ministra Elena Espinosa intenta lograr la cuadratura del círculo. La retórica suena bien: en vez de guerra del agua, propone un gran pacto nacional que nunca pensó en promover su antecesora, Cristina Narbona. Lo malo es cuando se anuncia que el acuerdo excluye de antemano cualquier trasvase de aguas del Ebro a las regiones levantinas. Una vez más, se imponen las exigencias de los socios radicales del Gobierno y quedan sin atender las necesidades de los ciudadanos de la Comunidad Valenciana y de Murcia, cuyos consejeros advierten ya que, en estas condiciones, no se sumarán al posible pacto. En definitiva, buenas palabras y ningún hecho concreto. La política hidráulica del Ejecutivo sigue dependiendo de la meteorología y de las conveniencias políticas, lejos de cualquier racionalidad. El reciente trasvase a Barcelona quedó descartado gracias a las lluvias abundantes, pero demostró cumplidamente que así no se puede gestionar un recurso escaso e imprescindible. El PSOE se resiste a aplicar en materia de agua los criterios de eficiencia y solidaridad. Aunque con un tono más dialogante que en la pasada legislatura, Medio Ambiente continúa siendo un instrumento al servicio de los intereses partidistas a corto plazo. Los socialistas pretenden salir del paso con un mero cambio de imagen, pero la naturaleza no entiende de divisiones artificiales y sólo un plan de alcance nacional que no excluya ninguna posibilidad puede aportar el rigor imprescindible a una política errática y oportunista. BORRÓN DE HACIENDA D icen que incluso las mejores plumas echan borrones, pero lo conveniente es corregirlos inmediatamente y con explicaciones públicas. Es el caso de Hacienda en su relación con los contribuyentes del IRPF Los actuales sistemas electrónicos de información y liquidación son- -o deberían serlo- -ejemplares, cómodos para el contribuyente y eficaces para el fisco. Sin embargo, resulta que el sistema de confección de borradores produce errores que generan serias dudas en el contribuyente y un posible abuso de posición del recaudador. El caso requiere explicaciones y aclaraciones inmediatas. El ciudadano tiene derecho a la seguridad y a que se cumpla la ley sin dejar espacio al abuso. Si hay errores en los sistemas electrónicos de declaración, deben resolverse por cuenta de la Administración, que debe reponer su derecho, incluso con prima compensatoria, en favor del particular perjudicado. Lo que está en juego es la credibilidad de un sistema que hasta ahora gozaba de una imagen de eficacia.