Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
114 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion MIÉRCOLES 4- -6- -2008 ABC José Miguel Contreras, consejero delegado de La Sexta, durante una entrevista concedida tiempo atrás para hacer balance de la cadena privada de TV DANIEL G. LÓPEZ La Sexta ultima una petición al Gobierno para emitir contenidos de TDT de pago El objetivo es obtener la autorización antes de diciembre y aprovechar la campaña navideña para lanzar la oferta comercial F. ÁLVAREZ MADRID. La Televisión Digital Terrestre (TDT) de pago puede ser realidad en España antes de fin de año. La Sexta tiene previsto solicitar este mismo mes al Gobierno el cambio de su contrato concesional, requisito necesario para utilizar una tecnología cuyo uso no contempla la normativa vigente en España. El calendario que maneja el operador, según ha podido saber ABC, prevé que la eventual autorización se logre antes del próximo mes de diciembre, con vistas a aprovechar la campaña de Navidad para lanzar la oferta comercial de la TDT de pago, que, básicamente, consiste en un descodificador y una tarjeta prepago. La estrategia de La Sexta ha tenido muy en cuenta los plazos de tiempo que conllevó el cambio de contrato concesional de Canal al que el Gobierno del PSOE permitió ofrecer sus contenidos en abierto, hoy bajo la cabecera de Cuatro. La solicitud de Sogecable (propietaria de Cuatro y Digital se produjo el 22 de febrero de 2005. La luz verde llegó cinco meses después, el 30 de julio, en el último consejo de Ministros del curso político. Los gestores de La Sexta han diseñado un escenario similar para el nacimiento de la TDT de pago. Su petición se basa en el argumento de que la aceptación de esta nueva tecnología contribuirá al desarrollo del sector y, por ende, al anunciado apagón analógico de abril de 2010. Además, en el periodo que va de junio a diciembre se estima que se produzca el preceptivo informe favorable del Consejo de Estado a propósito de la modificación de las condiciones previstas en el contrato de prestación de servicio. Es importante tener en cuenta que la petición de la cadena privada al Ejecutivo no será un cambio regulatorio que afecte al conjunto del sector audiovisual. Su demanda estriba en un interés particular para aprovechar los recursos que brinda una tecnología que, en su momento, la ley no pudo prever. Después, si el Gobierno accede a la petición de La Sexta, el resto de operadores interesados en utilizar la TDT de pago deberán dirigirse de forma individual al Ministerio de Industria para proceder a la oportuna actualización de su concesión administrativa. La Sexta lleva ya tiempo estudiando las oportunidades de la TDT de pago y los elementos técnicos que requiere esta tecnología. El principal handicap de la operación es implantar un parque suficiente de descodificadores preparados para la TDT de pago y las tarjetas con las que adquirir los exclusivos contenidos que se emitan, tareas para las que se parte de cero en España. Entre los proyectos figuran la venta de tarjetas en quioscos de Prensa e incluso la posibilidad de pago a través del teléfono móvil. Uno de los prototipos que gozan con mayor aceptación consiste en un aparato desencriptador de la señal de muy reducido tamaño- -conocido en el argot como mochila- que conectado entre el descodificador de TDT y el receptor de TV permitirá al espectador comprar los contenidos deseados. Además, en un principio se codificaría parte de la programación de La Sexta que ahora se recibe en abierto, especialmente los fines de semana, aunque después se estudiaría hacer de pago íntegramente alguno de sus canales. Informe del Consejo de Estado El Proyecto TDT 2.0, en su segunda fase El sector audiovisual lleva año y medio estudiando la viabilidad de la TDT de pago y, en su caso, cómo garantizar una solución de explotación horizontal, para lo cual se puso en marcha el llamado Proyecto TDT 2.0. La iniciativa se desarrolló en una primera fase en Badajoz, apadrinada por Abertis. La conclusión fue doble: primero, desde el punto de vista técnico, la TV Digital Terrestre de pago era no sólo viable, sino incluso muy sencilla de aplicar; segundo, la clave eran los contenidos que se le ofrecieran a los espectadores. Actualmente, el Proyecto TDT 2.0 se encuentra en su segunda fase- -ya sin Sogecable ni Telecinco, ambos contrarios a la aprobación inmediata de la TDT de pago- donde el objetivo es depurar la parte tecnológica y analizar cuál es la fórmula óptima de explotación comercial. Una de las alternativas más sólidas consiste en la creación de una sociedad conjunta entre todos los operadores interesados, con la entrada de algún socio cofinanciador de la inversión.