Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 DEPORTES Tenis s Roland Garros MIÉRCOLES 4 s 6 s 2008 ABC Otra escabechina de Rafa Nadal Destrozó a un impresionado Almagro sin darle una sola opción y jugará las semis ante Djokovic JOSÉ MANUEL CUÉLLAR ENVIADO ESPECIAL PARÍS. El tenis, contra lo que parece, es un deporte muy mental. Se juega con sensaciones, con toque, con muchos pensamientos que se apelmazan en la cabeza. Y de cómo está cada cual se desvela en sus declaraciones anteriores. Tanto Verdasco como Almagro dijeron en la previa de sus partidos con Nadal cosas como que ya casi todo estaba hecho, que estaban muy contentos de dónde habían llegado y que estaban muy felices de haberse conocido. Señales de que instintivamente ya estaban derrotados porque, además, luego está Nadal, que son palabras mayores. Almagro lo comprobó enseguida. A su estado conformista (no había más que ver sus tres aces en comparación con los veinte de media que había metido en los anteriores partidos) hubo que añadir a Rafa, que va como un cohete, imparable, en otra galaxia. El problema de afrontar a Nadal hoy en día es la intensidad de su juego. Lo juega todo al doscientos por cien: cada punto, cada juego, cada set, cada partido de cada día, de cada mes, de cada año. Va a su casa y en la playstation juega con intensidad y apaliza a Ferrer, al gordito de Nalbandian, a Costa y, por supuesto, a su relaciones Benito, que no sabe ni dónde están los botones. Duerme y sigue jugando con intensidad. Y no hay manera de afrontar a un tipo así. Es imposible. Almagro pareció mucho peor de lo que es. Además de que jugó fatal, porque no es normal la cantidad de errores no forzados que cometió, Nadal lo exprimió como un limón. Iba cualquier juego 40- 0 para el balear, Nicolás le tiraba un winner imposible siquiera de tocar por cualquier otro, y ahí llegaba el arapahoe la devolvía y la ponía en la raya, otro palo a la línea contraria, y llegaba como una flecha, como si le fuera la vida en ello, ni un desmayo, ni un segundo de respiro. Un rival agotador, capaz de desquiciar a cualquiera. Almagro miró el partido en la letanía, anonadado por la pista, con las distancias enormes entre las rayas de fondo y la lona, por bolas pesadas y por un rival que era una montaña. Se fue diluyendo como un azucarillo, como un tenista menor cuando en realidad tiene un potencial enorme. Pero nada le dejó hacer Nadal. Lo tapó todo con ese puño de acero y mandó a otro amigo al matadero. Resultados Hombres Nadal gana a Almagro, 6- 1, 6- 1, 6- 1. Djokovic (Ser) a Gulbis (Let) 7- 5, 7- 6 (3) 7- 5. Mujeres Ivanovic (Ser) gana a Schnyder (Sui) 6- 3, 6- 2. Jankovic (Ser) a Carla Suárez, 6- 3, 6- 2. Hoy: Ferrer- Monfils (sobre las 16.00, por La 2 de TVE) Federer- González. Dementieva- Safina. Kuznetsova- Kanepi. Su rival en semifinales será Djokovic, que son palabras mayores. El serbio, no obstante, lo pasó mal con el principito letón, Ernest Gulbis, que jugó con un desparpajo y potencia tremendos. Llevó a Nole al máximo en cada manga, pero ahí se impuso la experiencia del serbio (sólo un año más de edad, pero muchos más de circuito) y su mayor consistencia. Con todo, Gulbis dejó huella: ojo a éste, que lo tiene todo para subirse al carro de los top ten. Poco después de que Gulbis despertará a la dura realidad, a Carla Suárez se le acabó el sueño. Le pasó un poco lo que a Almagro, que inconscientemente sintió que ya había hecho más que suficiente. Y tenía razón. Ante Jankovic todo fue diferente, incluso ella misma. La velocidad de bola fue mayor, la canaria no llegó con tanta comodidad a las jugadas y cometió muchos más errores no forzados, incluso en voleas y derechas que en condiciones normales no habría fallado. A pesar de que empezó bien rompiendo el servicio de la serbia, pronto vio que ella misma no podía aguantar el suyo, demasiado débil para el potente resto de Jelena, que lleva camino de pelearle el número uno a su compatriota Ivanovic. En el 4- 3 para Jankovic, ésta rompió el servicio de la española y ya se fue hasta el 6- 3 final de la primera manga a pesar de que aún tuvo opciones de equilibrar el resultado. Pero se veía que no podía. El peso de la bola, la longitud de los golpes, la sensación de toque, todo iba mal o, al menos, no lo suficientemente bien para ganar a la serbia. Sí pasaron Virginia Ruano y Anabel Medina, que ya están en semifinales de dobles. Fin del sueño para Carla Nadal festejó su 22 cumpleaños y su clasificación para las semifinales de Roland Garros REUTERS Almagro: Este Nadal ganará en Roland Garros muchos años más Nicolás Almagro apareció tras el partido poco apesadumbrado, consciente de que hubo poco que hacer durante el choque: No hay mucho que decir. Él juega con un ritmo altísimo y me ha superado de principio a fin. Hoy he perdido ante el futuro campeón de Roland Garros a menos que pase algo raro. Es más, como siga jugando así, va a ganar Roland Garros todo el tiempo que quiera El jugador murciano ponía ejemplos de cómo se había sentido en la pista: No sé, nunca estuve cómodo, ni con el saque, ni con la derecha, el revés no me corría y él estaba mucho más adaptado a las distancias de la pista que yo. Además, no sé, es que lanzaba la bola y le botaba seis metros. Era dificilísima de devolver. No he tenido buenas sensaciones pero es que él también ha jugado un partido muy completo Por su parte, Carla Suárez se expresó de forma parecida a Nicolás: He hecho muy buen torneo y estoy muy contenta. Sin embargo, hoy me he quedado con un sabor un poco amargo porque me hubiera gustado estar más en pista La española comentó que me he encontrado más lenta que otros días y creo que la bola me pesaba mucho más que en anteriores ocasiones. Claro que también contaba que estaba jugando contra la número tres del mundo y eso se nota